Despliega el menú
Ocio y Cultura

festivales

El Monegros Desert Festival regresará el próximo 1 de agosto

La que fuera la más masiva de las citas con la electrónica volverá a Fraga con 20 horas de fiesta tras cuatro años ausente.

monegros desert festival 2014
monegros desert festival 2014
Rafael Gobantes

Signo de los tiempos, el Monegros Desert Festival anunció este viernes a través de las redes sociales su regreso a Fraga tras cuatro años de silencio. Será el 1 de agosto de 2020, en una fiesta que se prolongará 20 horas, de forma ininterrumpida desde las 14.00. Nada más se añade en este avance, que ya se apalabró y se cebó con dosis de misterio el pasado viernes, también en internet.

Nada se dice del cartel, pero el punto en que se interrumpió el festival, en el año 2015, permite especular. En 2014, la que era la cita más masiva con la electrónica en España y, por ende, el festival más multitudinario de Aragón, celebró la que finalmente resultó ser su última edición hasta la fecha, ya que la siguiente se suspendió de manera repentina a solo dos meses de celebrarse.

Entonces, los organizadores, la familia Arnau, fundadora de la popular sala Florida 135, alegaron problemas con los terrenos donde se iba a celebrar la ‘rave’, en parte de su propiedad.

Cambio de tornas

Aquella edición de 2015 iba a suponer un cambio de tornas con respecto a los derroteros que había tomado desde sus primeros pasos, allá por 1994. Iba a cambiar de nombre a Monegros Groove Parade, a reducir el aforo a 20.000 personas y se vendía como una vuelta a sus orígenes, a la más pura electrónica.

Un viraje en lo musical que tuvo que ver con alguna polémica arrastrada del año anterior por la incorporación al cartel de estilos como el ADN techno, el electro, el drum & bass y el hip hop, y de figuras como Steve Aoki o Skrillex.

La familia Arnau quería con esta decisión recobrar las riendas del proyecto (rechazó, incluso, ofertas de compra) y retroceder en el tiempo, incluso recuperar un espíritu más cercano y familiar. De ahí el cambio de nombre, que remitía a la Groove Parade, una ‘rave’ que se celebró por primera vez en 1994 con habituales de Florida 135 y que fue el germen del Monegros Desert Festival, nombre que adoptó en 2004 y que, se confirma, permanecerá en 2020.

Entre los nombres anunciados para aquel malogrado festival de 2015 estaban, entre otros muchos, los de Richie Hawtin y Laurent Garnier, que suponían una declaración de intenciones para recuperar la electrónica más ‘underground’ en detrimento de la ‘electronic dance music’, que había logrado colarse como principal reclamo y, también, todo sea dicho, atraer a las masas.

Detrás de la edición del año 2020 también está la familia Arnau, a través de la empresa Elrow Family, lo que puede dar una idea de los nombres y el estilo de los componentes de ese cartel del próximo 1 de agosto, aún por desvelar.

Etiquetas
Comentarios