Ocio y Cultura

museos

Un tapiz de la Seo zaragozana, estrella de la exposición de Fra Angélico en el Museo del Prado

‘La Crucifixión con la Virgen y San Juan Evangelista’ es el único del mundo inspirado en un dibujo del artista italiano.

Fachada del Museo del Prado.
La exposición de Fra Angelico se podrá visitar hasta el 15 de septiembre en el Museo del Prado.
Javier Pardos / HERALDO

Se titula ‘La Crucifixión con la Virgen y San Juan Evangelista’, está tejido en lana, seda e hilo de oro y mide 212 por 125 centímetros. Pertenece a la colección del Museo de Tapices de la Seo de Zaragoza y no es, por su tamaño ni confección, de los más bellos de sus fondos. Pero se trata de una pieza única en el mundo: no se conoce hasta ahora otro paño antiguo tejido sobre un dibujo original de Fra Angelico. Y, por eso, el Museo del Prado le ha dado un trato preferencial en el seno de la exposición sobre el genio italiano que alberga actualmente entre sus muros y que podrá visitarse hasta el 15 de septiembre.

¿Cómo llegó a la Seo el tapiz? Javier Ibáñez, profesor de Historia del Arte de la Universidad de Zaragoza, tiene claro su recorrido. "Vino con un religioso, Miguel Ferrer, que seguramente tenía origen valenciano –relata–. Sabemos que se ordenó sacerdote en Roma en 1452 y que era secretario personal de Alfonso de Borja (Borgia, en italiano), que acabaría convirtiéndose en Papa con el nombre de Calixto III. Tuvo una carrera eclesiástica fulgurante".

Calixto III fue pontífice solo tres años (1455-58) porque murió al poco de asumir el papado. Pero en ese periodo, Miguel Ferrer fue uno de los hombres más influyentes de la Cristiandad. "Fue en esos tres años cuando encargó el tapiz, que lleva a los pies su escudo personal –asegura Ibáñez–. Es posible incluso que le sirviera como altar portátil. Al morir Calixto III en 1458, Ferrer regresó a España, donde le nombraron prior de la Seo, cargo que ejerció hasta 1461. El prior dejó el tapiz en la sacristía de la Seo con la única condición de que todos los años se prestara al Hospital de Gracia para el Monumento de Jueves Santo. Ferrer murió en 1482".

Italia, Flandes, Francia

La pieza es la única que se conserva de Fra Angélico en esta técnica, la única de un taller que, según la investigación de los historiadores del arte, "contaba con maestros franceses y flamencos. Se sabe que era un taller importante, que hizo un ciclo sobre la Creación que se usó en el Vaticano hasta el siglo XVII. Pero no se conserva nada de este taller, y esta pieza, en su carácter único, ayuda a entender cómo trabajaba. En el paño hay una mezcla de cosas: la figuración es la típica de los maestros italianos pero el fondo vegetal nos evidencia el trabajo de artesanos franceses y flamencos. En cierto modo, el Renacimiento es eso: una mezcla de lo que en su momento se proponía en Italia con lo que se defendía en el norte de Europa". Y Miguel Ferrer, a su vez, es símbolo de otro fenómeno: "el de los canónigos de la Seo que llegaban tras haber visto mundo. Sin ellos, el Renacimiento no hubiera entrado en Aragón de la forma en que lo hizo", concluye Ibáñez.

La rareza del paño ha llevado a incluirlo como una de las piezas más destacadas de ‘Fra Angélico y los inicios del Renacimiento en Florencia’, muestra inaugurada en mayo pasado y en la que el Prado trata de mostrar al monje y pintor en el contexto de su época.

Y no solo eso, sino que rastrea también los inicios del Renacimiento florentino, gravitando siempre en torno a ‘La Anunciación’, una de las obras más importantes del pintor italiano, que se muestra al público tras un intenso proceso de restauración.

La muestra, comisariada por Carl Brandon Strehlke, está integrada por 80 obras, la mitad de ellas de Fra Angélico y el resto de maestros como Brunelleschi, Donatello, Masaccio, Masolino o Filippo Lippi.

‘La Anunciación’, uno de los títulos más importantes de la pinacoteca madrileña, es el eje de la muestra y tras la restauración se presenta tal y como la pintó Fra Angélico. Instituciones como el Louvre, el Hermitage o la Galería Ufizzi han prestado obras a la exposición.

Etiquetas
Comentarios