Ocio y Cultura

Patrimonio

La maldición del castillo de Santía

Es la única fortaleza a punto de desaparecer de las 252 retratadas por Ortiz Echagüe en los años 50

El castillo de Santía, en el término municipal de Erla (Zaragoza), está a punto de convertirse en un montón de escombros. De propiedad privada, solo queda parte inestable de una pared de la torre, datada en el siglo XIV, y amenaza con caerse en cualquier momento. Hasta aquí, todo entra dentro de lo más o menos desgraciadamente habitual. No es el único castillo aragonés que, pese a tener la consideración de Bien de Interés Cultural, se encuentra en ese estado.

Pero el castillo de Santía no es uno más. Cuando en los años 50 el fotógrafo Andrés Ortiz Echagüe se propuso recoger en una publicación las fortificaciones españolas más importantes ('Castillos y fortalezas', 1956) el de Santía fue uno de los elegidos.

Hoy, 63 años después, es el que peor se encuentra de los 252 (entre ellos, 13 de la provincia de Zaragoza, 5 de la de Huesca, y 6 de la de Teruel) que aparecen retratados en el libro. El único que prácticamente ha desaparecido. 

El castillo de Santía, tal y como Ortiz Echagüe lo retrató para su libro
El castillo de Santía, tal y como Ortiz Echagüe lo retrató para su libro
Ortiz Echagüe

El castillo está situado en una pequeña loma al sudoeste de Erla. La torre originalmente tenía tres plantas con arcos, medía 5x7 metros en planta y estaba rodeada por un recinto amurallado del que aún queda algún vestigio. Los restos del castillo son del siglo XIV, aunque la existencia de la fortaleza ya aparece reflejada en documentos de 1092. En el siglo XVII se le citaba como propiedad de Miguel de Gurrea y en el siglo XVIII era del conde de Contamina, aunque ya estaba abandonado.

El castillo fue incluido en la Lista Roja del Patrimonio Español en el año 2008, y se avisaba de que tres de los cuatro lados de la torre se habían derrumbado poco tiempo atrás. Según el historiador José Luis Ona, "lo más urgente sería evitar que lo único que queda en pie acabe cayéndose, y luego ya se vería qué es lo más adecuado hacer. Da la impresión de que no ha habido expolio de sillares, por lo que incluso se podría reconstruir algo de lo ya caído, apoyándose en fotografías antiguas y en evidencias arqueológicas". 

Etiquetas
Comentarios