Despliega el menú
Ocio y Cultura

TEATRO

Elena Rivera: "No tengo miedo de hacer nuevos proyectos, el vértigo es necesario"

Este fin de semana está en el Principal con la obra ‘La vuelta de Nora’, con Aitana Sánchez-Gijón. La actriz de ‘Cuéntame’ y ‘La verdad’ vive un gran momento profesional

Elena Rivera (dcha.) posa junto a Aitana Sánchez-Gijón en el Teatro Principal de Zaragoza
Elena Rivera (dcha.) posa junto a Aitana Sánchez-Gijón en el Teatro Principal de Zaragoza
Ayuntamiento de Zaragoza

Está en Zaragoza, su ciudad natal, presentando su nueva obra. ¿Es su primera vez en el Teatro Principal?

Sí. Y estoy muy emocionada. En realidad esta es mi segunda obra de teatro, tras ‘El arte de la entrevista’. Pero, a pesar de hacer una larga gira, no pasamos por Zaragoza. Y me dio mucha rabia.

Tiene usted una fuerte conexión con esta ciudad.

Aquí están mis padres. Aquí vive mi mejor amiga, que también se llama Elena. Siempre que puedo y el trabajo me lo permite, vengo de visita. El AVE ayuda mucho a no perder el contacto.

Usted empezó en el mundo del espectáculo siendo muy niña, pero siguió viviendo en Zaragoza.

Empecé en ‘Menudas estrellas’, el programa de Bertín Osborne, cuando tenía diez años. Luego, con 13, llegó ‘Cuéntame’. Para rodar las escenas, cogíamos el tren e íbamos a Madrid.

¿Cómo pudo compaginar una serie tan potente como ‘Cuéntame’ con sus estudios y, además, viviendo fuera de Madrid?

Mi colegio era el Santo Domingo de Silos, en Las Fuentes, y se portaron muy bien conmigo. Había una especie de trato, si yo estudiaba y sacaba buenas notas, podía faltar alguna vez. Mis escenas en ‘Cuéntame’ se rodaban juntas, se aprovechaban los mismos decorados y exteriores y se filmaban todas de vez. Aunque fueran de varios episodios. Así, pude compaginar todo.

¿Cómo era su vida escolar, llamaba la atención por salir en la televisión?

No, para nada. Quizá porque era tan niña cuando empecé en ‘Menudas estrellas’ a mí y a mis compañeros nos parecía un juego. Lo mismo con ‘Cuéntame’. No tuve ningún problema ni en clase ni con mis amigos.

¿Cuándo se dio cuenta de que era famosa, de que la televisión es más que un juego?

Un tiempo después de empezar en ‘Cuéntame’ las tramas fueron cambiando y mi personaje acabó siendo la novia de Carlitos, que en realidad es el protagonista de la serie. Entonces se creó un fenómeno de fans en torno a la pareja y empecé a notar que me reconocían.

¿Ha supuesto un problema para usted esa exposición, esa necesidad de proteger la vida privada?

De un tiempo a esta parte he notado que determinados medios se interesan por mi vida personal. Sobre todo, a partir de mi trabajo en la serie ‘La verdad’. Que si tengo novio, que si salgo con otra persona...

Se la llegó a relacionar con Alfred, de ‘Operación triunfo’, tras posar juntos en una foto.

Sí, fue muy curioso, porque tuve que responder a los rumores explicando que el autor de la foto había sido, precisamente, mi novio. No suelo hablar de mi vida privada, pero también soy consciente de que mi trabajo y ese interés van de la mano. Por eso, intento hablar de mi pareja y de mi vida de manera natural.

‘La vuelta de Nora’ está dirigida por Andrés Lima y comparte escenario con Aitana Sánchez-Gijón. Puede decirse que su carrera va en ascenso.

Estoy muy orgullosa de que hayan pensando en mí para participar en esta obra de teatro. En el caso de Aitana, no podía creer que compartiría escenario con ella, para mí es un referente.

¿Qué representa para usted Aitana Sánchez-Gijón?

La admiro como actriz y como persona. Por cómo ha defendido siempre a la mujer, cómo ha mostrado una manera diferente de ver la vida. Su objetivo no ha sido llamar la atención, sino destacar por su constancia. Al enterarme de que ella sería la protagonista de la obra no podía creérmelo.

¿Le dio respeto la responsabilidad que supone esta obra?

El vértigo es necesario. Si te relajas y estás demasiado tranquila, el resultado no va a ser el mismo. Pero no me asustan este tipo de retos, no me da miedo emprender nuevos proyectos. Al contrario, me agarro y pienso que hay que avanzar, seguir hacia adelante.

Quizá al haber empezado tan joven está más acostumbrada al riesgo?

Es cierto que al empezar desde pequeña las cosas se pueden ver de manera diferente. Durante los ensayos, Andrés Lima me dijo que estaba sorprendido por mi aplomo, la calma con la que afrontaba las cosas.

¿Cómo ha sido trabajar con Andrés Lima, un director tan reconocido?

Muy enriquecedor. Andrés es una persona que trabaja desde lo más profundo, con un proceso que parece sencillo pero que, al final, te lleva a tus emociones más íntimas. No te sientes cohibida, pero te enfrenta a asuntos que te pueden remover.

En la obra usted interpreta a Emmy, la hija que abandonó Nora en ‘Casa de muñecas’. Un papel difícil, sin referentes...

El resto de personajes formaban ya parte de la obra de Ibsen, pero el mío ha de crearse de cero. No hay referencias. Tuve que bucear en mis sentimientos, vivencias personales, hasta darle forma. Contar con un director como Andrés Lima fue fundamental.

Etiquetas
Comentarios