Ocio y Cultura

cultura y ocio

Fernando Savater: "El nacionalismo catalán me aburre y me resulta esnob"

Fernando Savater, que publicará en otoño las memorias de amor, ‘La peor parte’, participó en el ciclo ‘Trayectorias’.

fernando savater
Fernando Savater
Oliver Duch

“No me siento tan valiente. Casi todo lo he que sido lo fui; ahora estoy un poco en retirada de todo lo que he sido”, decía este miércoles el escritor y filósofo Fernando Savater (San Sebastián, 1947), que participó en el ciclo ‘Trayectorias’, que coordina José-Carlos Mainer, en el Paraninfo, en diálogo con César Pérez Gracia.

Savater, dado a la sinceridad desarbolada y a la desmitificación de tópicos, anunció que deja la escritura, “no la lectura ni el cine”, el próximo septiembre: publicará unas memorias de amor, ‘La peor parte’. Será, dijo, el final de la escritura porque “yo no tengo una necesidad compulsiva de escribir; sí de leer”.

No responsabilizó a la clase política de la aparente merma de libertades. “Yo soy muy pesimista en lo individual y muy optimista en lo colectivo. La sociedad siempre nos va doler”. Observó que existirán polémicas, tensiones e insatisfacciones. “Donde hay democracia y libertad, hay posturas enfrentadas. ¿Políticos? Los políticos somos nosotros. Vamos a dejarnos de tonterías y de pensar como si los políticos fueran unos marcianos que han bajado en una nave para fastidiarnos la vida. Los ciudadanos eligen, y si algo no les gusta pueden cambiar”.

No le intranquiliza la proyección de Vox. “Lo que me preocupó, en su día, fue un populismo como el de Podemos, que, además, tuvo cinco millones de votos. El día que haya un populismo de derechas como ese me preocuparé… Cuando se me pase el susto por lo de Podemos, ya me preocuparé por Vox”, declaró.

Recordó que, más que “un filósofo a la manera de Kant”, había sido un profesor que había intentado reflexionar la sociedad y la ciudadanía. Abordó el ‘procés’: “El nacionalismo que más me preocupó y más me entorpeció fue el vasco, lo viví más de cerca. No era solo una discusión teórica, estaban matando gente y amenazando. Lo viví muy preocupado y noté su peso entonces. El nacionalismo catalán me preocupa y me aburre también, porque es un nacionalismo profundamente esnob”, resumió Savater.

Etiquetas
Comentarios