Despliega el menú
Ocio y Cultura

Qué hacer con niños en Zaragoza

La capital aragonesa ofrece varias propuestas que no pueden pasar desapercibidas para el público familiar.

Imagen de arapimas de hasta más de dos metros en el tanque central del acuario de Zaragoza, una visita imprescindible con niños.
Imagen de arapimas de hasta más de dos metros en el tanque central del acuario de Zaragoza, una visita imprescindible con niños.
A. ALCORTA

Si estás pensando en visitar Zaragoza con niños, sin duda, es una buena idea. El patrimonio arquitectónico de la ciudad dejará impresionados tanto a niños como a mayores pero, para los más pequeños, la ciudad dispone de unas propuestas muy atractivas, más allá de la arquitectura y el arte. Con ellas, el público familiar descubrirá de forma amena todas las maravillas de esta urbe. Además, con estas iniciativas, los niños aprenden, casi sin darse cuenta, sobre historia, tradiciones, cultura y diversos ámbitos. Sea cual sea la propuesta que elijas, no olvides llevar las cosas imprescindibles si se viaja con niños.

Acuario

Descubrir el mundo natural y ver de cerca a algunos animales es una de las actividades favoritas de los más pequeños. Zaragoza cuenta con un acuario fluvial, el mayor de Europa de este tipo, donde se pueden observar a más de 5.000 animales de más de 350 especies distintas. Visitar esta localización es una buena oportunidad para aprender sobre los ríos más grandes del mundo, representados en el acuario: Nilo, Mekong, Amazonas y el Murray-Darling. Por supuesto no falta una representación del Ebro. Además, disponen de actividades especiales como el buceo y otras pedagógicas. Abierto todo el año. Ubicado en el entorno de la Expo 2008, por lo que se puede aprovechar el viaje hasta allí para descubrir esta zona de la ciudad: Parque del Agua, palacio de Congresos...

Parque Multiaventura

En el entorno de la Expo 2008 también se encuentra el Parque Multiaventura, donde se pueden realizar circuitos en altura tanto para niños como para adultos. Dispone de puentes tibetanos, lazos colganTes, escalones, tirolinas y rocódromos. Están abiertos todo el año.

Parque de atracciones

Con una buena comunicación con el centro, se ubica el parque de atracciones. La isla del faro, el kangurito o el jumping son algunas de las atracciones para los más pequeños que también podrán subirse a las familiares como la mina o el río misterioso. Los adultos también disponen de opciones como ramses o revolution. Si la visita es en verano, disponen de una gran piscina donde sofocar las altas temperaturas estivales propias de la capital aragonesa. También cuentan con programación especial para Halloween, para las Fiestas del Pilar... El parque permanecerá cerrado de noviembre a marzo, excepto eventos puntuales.

Los laberintos de Plaza

Aunque está algo más alejado de la ciudad, el Parque Lineal de Zaragoza ofrece tres laberintos para la diversión de sus visitantes. Se puede llegar hasta ellos tras dar un agradable paseo por la ribera el Canal Imperial. Eso sí, hay que ir provisto de agua ya que el parque no dispone de fuentes ni otros servicios.

Megabús

Los más pequeños de la casa pueden ayudar a la reportera Vera a grabar un programa en directo desde Zaragoza en el Megabús, el autobús turístico familiar. El billete para esta atracción también ofrece la posibilidad de disfrutar del bus turístico diurno. Esta actividad, cuya duración es de unos 65 minutos sin paradas, está disponible de marzo a diciembre y tiene salida de la calle de Don Jaime I, a la altura de La Lonja. Además, se puede disfrutar de Divertour, una ruta teatralizada a pie por la plaza del Pilar.

Museo del Fuego

El Museo del Fuego es un acierto seguro para visitar con niños pues allí se exponen materiales, camiones, audiovisuales y muchas otras herramientas relacionados con el trabajo de los bomberos. Además, se pueden subir a un auténtico camión de bomberos. Está situado en la calle de Ramón y Cajal, 30 y la entrada ordinaria cuesta 3,20 euros. Los niños hasta ocho años entran gratis. También hay descuentos si se ha usado el bus turístico. El primer domingo de cada mes tiene entrada gratuita, igual que en otras fechas especiales. 

En tren al galacho

Los amantes de la naturaleza no pueden irse de Zaragoza sin visitar unos espacios con gran riqueza: el Galacho de Juslibol y el de la Alfranca. Ambos disponen de un tren para acercar a los visitantes a descubrir estos dos entornos tan impresionantes. En el caso del Juslibol, el carrizal es el nombre del tren que lleva hasta el centro de interpretación. Tiene salida en la calle de María de Zambrano y los menores de cinco años, no pagan. 

Visitas con Gozarte

Los monumentos de la capital aragonesa son mucho más divertidos con las visitas teatralizadas de Gozarte que, por ejemplo, descubren las historias de las 1.001 noches en La Aljafería. 

Espectáculos teatrales

Una buena opción para soportar las temperaturas extremas de la ciudad es refugiarse en algunos de los espacios culturales que ofrecen una variada programación familiar. Teatro Arbolé es el epicentro del teatro infantil mientras que en el Sótano Mágico, todos los fines de semanas ofrecen obras mágicas familiares. El primero está ubicado en el parque del Agua, cerca del acuario así que puede ser un complemento perfecto a la visita. El segundo está en pleno centro de la ciudad. 

Consulta más actividades con niños en Zaragoza en Heraldo Ocio

Etiquetas
Comentarios