Despliega el menú
Ocio y Cultura

Carreras afronta "feliz" el reto de volver a cantar una ópera completa

El tenor catalán ha recordado que llevaba ocho años apartado de la interpretación de una obra completa.

Presentación de la ópera de Carreras
Presentación de la ópera de Carreras

El gran tenor catalán José Carreras ha confesado en Bilbao sentirse "feliz" de volver a los escenarios a cantar una ópera completa, como es 'El juez (los niños perdidos)', del compositor austríaco Christian Kolonovits, lo que considera "un reto artístico muy importante".

El tenor catalán Josep Carreras ha recordado que llevaba apartado ocho años de la interpretación de una ópera completa, aunque en este tiempo ha ofrecido conciertos y recitales, y ha manifestado encontrarse "estupendamente bien" de salud, "después de un momento difícil en mi vida".

Esta circunstancia le ha dado "ánimos y fortaleza" para enfrentarse con una obra "complicada", como suelen ser las contemporáneas, ha dicho, con una duración de dos horas y media.

Carreras ha participado en la presentación en Bilbao del elenco al completo que protagonizará el próximo sábado 26 de abril el estreno mundial de 'El juez', en el Teatro Arriaga.

Con libreto de la dramaturga y regidora austríaca Angelika Messner, acompañarán a Carreras en los principales papeles del reparto el bajo italiano Carlo Colombara y los cantantes españoles José Luis Sola, Sabina Puértolas y Ana Ibarra.

La dirección musical corre a cargo del maestro David Giménez y la escénica, de Emilio Sagi, responsable artístico del Teatro Arriaga de Bilbao.

Carreras encarna al protagonista de la obra, un juez que está manipulado por un sector de la sociedad que justifica y ampara el robo de bebes y que acepta cosas que, con el tiempo, se da cuenta de que no se pueden aceptar, por lo que rompe con esa actitud y se convierte en un paladín de la justicia.

Preguntado sobre si, tras este estreno, habrá continuidad en su presencia en la interpretación de óperas completas, Carreras ha contestado con un escueto "no lo sé".

"Primero, quiero ver cómo me siento y cómo el público acepta esta obra", ha señalado. "Esto no quiere decir -ha apuntado- que tenga que continuar haciendo esta ópera solamente, sino que puede ser que me vuelva (a entrar) el gusanillo del escenario, de los colegas, de los trajes, del maquillaje...".

Carreras ha confesado que su vocación por la lírica es lo que le ha dado "la fuerza y la energía" para emprender nuevos retos: "Éste ha sido el caso, la ilusión de pisar de nuevo el escenario representando un personaje".

El tenor catalán ha confesado haberse sentido interesado, desde el primer momento, en el argumento de esta ópera, que narra una cuestión tan delicada, espinosa y de actualidad en España como es la de los bebés que fueron sustraídos a sus madres en el parto para darlos en adopción a otras familias en los años 60 y 70 del pasado siglo.

Josep Carreras, impulsor de esta ópera desde que se la presentó en Viena hace dos años su compositor, Christian Kolonovits, ha explicado que eligieron Bilbao y el Teatro Arriaga para su estreno mundial por la "importante" tradición musical y operística que tiene la capital vizcaína y porque en el escenario bilbaíno "las cosas se hacen con seriedad y profesionalidad".

El gran tenor catalán ha alabado a sus compañeros de reparto, de quienes ha dicho que "todos y cada uno de ellos son perfectos para el personaje que representan, tanto en lo vocal como en lo escénico", y al director de orquesta, David Giménez.

Según Carreras, las condiciones que se dan son "óptimas" para que "todo salga tal como deseamos".

El maestro Giménez ha señalado que la partitura creada por Christian Kolonovits tiene "características muy especiales" que en día "no se encuentran fácilmente".

A su juicio, la obra del compositor austríaco combina elementos "muy clásicos" con una estructura "típica" de arias y duetos, y con otros completamente "ajenos" al mundo de la ópera, como son "ritmos y armonías más propios del pop o del jazz".

Posee también una instrumentación que "muchas veces" recuerda a Strauss y a Puccini por "la densidad, los colores y la dificultad"; en resumen, ha señalado, una combinación "muy nueva y muy excitante".

El compositor austríaco, quien ha colaborado con artistas de la música moderna, ha confesado "no entender" la diferenciación entre música clásica y moderna, ya que, desde pequeño, en su casa siempre vivió la mezcla entre ambas.

"Para mí, lo que me atraía de la música y lo que siempre he creído que era lo más importante de ella era transmitir emoción; esto es lo que siempre he buscado y me ha interesado", ha subrayado Kolonovits, quien ha revelado que para escribir esta ópera alquiló un apartamento en Venecia, cerca del Gran Canal, "como los grandes compositores", y allí fue donde la compuso.

La ópera "'El juez' se representará en español en el Teatro Arriaga de Bilbao los días 26 y 29 de abril y 2 de mayo, tras lo cual se pondrá en escena en agosto, también en castellano, en el Festival de Música de El Tirol (Austria).

Etiquetas