Despliega el menú
Ocio y Cultura

Fallece el musicólogo aragonés José Vicente González Valle

Maestro de investigadores y especialistas, impulsó la catalogación de los archivos de las catedrales zaragozanas

José Vicente González Valle (derecha), junto al organista José Luis González Uriol
José Vicente González Valle (derecha), junto al organista José Luis González Uriol
Esther Casas

El musicólogo aragonés José Vicente González Valle falleció ayer en Zaragoza a los 83 años. González Valle ha sido una figura clave en la investigación y estudio de la música antigua en España durante las últimas décadas, y bajo su magisterio se han formado varias generaciones de especialistas.

Nacido el 5 de abril de 1935 en La Guardia (Toledo), estudió Humanidades, Filosofía y Teología en el Seminario Metropolitano de Toledo, y allí se despertó su pasión por la música. La estudió en la capilla de la catedral y obtuvo sus primeras titulaciones (Piano y Armonía) examinándose como alumno libre en el Conservatorio de Música de Madrid. En ese mismo centro estudiaría más adelante Contrapunto y Fuga (con Francisco Calés Otero), Órgano (con Jesús Guridi), y Composición (con Julio Gómez y Cristóbal Halffter). En 1964 ganó la oposición de organista de la catedral de Logroño, cargo en el que solo estuvo un año porque ganó otra, la de maestro de capilla de la catedral de la Seo. A la capital aragonesa, pues, llegó en 1965, y en ella encontró su destino definitivo. Entre 1968 y 1975 realizó estudios de música y musicología en Munich, y en ese periodo (1973) obtuvo por oposición el cargo de canónigo prefecto de Música de La Seo.

Especialista en latín medieval y musicología, realizó su tesis doctoral sobre 'La tradición del canto litúrgico de la Pasión en España'. Entre 1975 y 1988 fue profesor de Musicología e Historia de la Música en los Conservatorios Profesional y Estatal de Música de Zaragoza.

Como especialista en música antigua, ha dirigido numerosos proyectos de investigación, entre ellos la catalogación integral de los archivos de música de las catedrales de Zaragoza (El Pilar y La Seo), tarea en la que sigue uno de sus discípulos, Luis Antonio González. En Marzo de 1988 obtuvo por oposición una plaza como Colaborador Científico del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

Etiquetas
Comentarios