Despliega el menú
Ocio y Cultura

Juan Echanove: "Dar capas sobre el imaginariode Rothko es apasionante"

El actor está hasta el domingo en el Principal de Zaragoza (hoy, 20.30) con ‘Rojo’, obra sobre el pintor que ganó seis premios Tony. La coprotagoniza con Ricardo Gómez

Ricardo Gómez y Juan Echanove protagonizan 'Rojo'.
Ricardo Gómez y Juan Echanove protagonizan 'Rojo'.
Traspasos Kaltur

¿Cómo es su personaje?

En lo artístico, se trata de uno de los grandes representantes del expresionismo abstracto, pero para cuando le observamos en la función, hay en marcha un relevo generacional hacia el ‘pop art’. Esto provoca que, además de un gran pintor con una obra realmente única, Rothko sea alcohólico, violento, maltratador, egocéntrico... Todo lo contrario que su ayudante, que es optimista, vanguardista, respetuoso… La obra está dividida en cinco escenas que destacan casi todos los valores sobre los que se supone que se asienta la humanidad, y lo hace de una manera tan viva y maravillosamente poética que lo convierte todo en una obra de arte.

¿Cómo ve la relación actual entre las distintas generaciones?

Estoy esperanzado con las venideras. Hay una corriente creativa joven de la que aprender mucho y con la que hablar mucho. El progreso está en escuchar tanto al que viene como al que está. Y en lo que respecta al teatro, soy absolutamente optimista.

Esta obra habla del arte… ¿el estilo de Rothko le ha influido a la hora de crear el personaje?

Sin duda. Uno de los criterios que seguí en la elaboración del personaje es que él pintaba por capas. Él tenía una conversación continua con su obra. Al final, yo creí que ese sistema era adecuado a la hora de montar la función: dar una y otra capa hasta conseguir una imagen que hable por sí misma. Dar capas sobre el imaginario de Rothko es un trabajo apasionante.

Yo, a veces, he hecho cosas por dinero.

‘Rojo’ también habla sobre la mercantilización del arte, ¿eso es algo que ocurre también en teatro?

Y en la vida, también. Son épocas distintas, estamos hablando de los años 50 o 60 en Estados Unidos y hoy vivimos en la España de 2019. Venderse hoy en día está mucho más tolerado, incluso dentro del teatro. Pero Rothko no lo necesitaba. Cuando no tienes que usar el trabajo para sobrevivir, puedes aceptar o rechazar encargos que van contra tus principios. Yo, a veces –aunque no en teatro porque soy coproductor–, he hecho cosas por dinero.

El texto original tiene seis Tony, ¿cómo se aborda un libreto de tanta calidad?

El hecho de que sea una obra muy premiada y valorada tiene mucho que ver con la construcción dramatúrgica prácticamente perfecta que consigue Logan (John, autor del libreto original) de esta historia. Cuando uno tiene un material así, el trabajo que tiene que hacer es el mismo que cuando no, aunque la construcción que realiza Logan facilita mucho las cosas. Pero a la gente no le despiertan interés los premios por sí solos. La cuestión es cómo transportar esa dramaturgia para crear una viveza de personajes que emocione al público.

Trabajar con Ricardo en 'Rojo' me parece genial.

¿Es diferente trabajar con Ricardo Gómez en teatro a como lo hacía en televisión (en ‘Cuéntame cómo pasó’)?

Es un gran cambio. Hemos estado en una serie de televisión compartiendo elenco durante muchos años, pero no creo que compartiéramos plano más de media docena de veces, porque nuestras tramas no coincidían. La convivencia con Ricardo me hizo ver a la persona, más que al actor, y es enormemente emotivo, cariñoso, riguroso y muy perfeccionista. Trabajar con él en ‘Rojo’ me parece genial. Yo me he encontrado con un tipo con un nivel interpretativo en el que soy yo el que se tiene que esforzar mucho como actor para estar a su altura.

Estuvo 12 años en ‘Cuéntame’. ¿Cómo fue la ‘desconexión’?

Cuando dejas de trabajar en una serie, sientes pena, pero, inmediatamente después, se convierte en una liberacion. No somos actores para interpretar a un personaje de por vida sino a todos los que tengamos la oportunidad de hacer. Enfrentarte a nuevos personajes es el verdadero sentido de la credibilidad teatral. Aún así, hay personas que han estado toda la vida haciendo el mismo personaje y lo han hecho muy bien, son verdaderos intérpretes. Lo que sí creo es que nuestro trabajo, afortunadamente, implica creatividad. No solo que lo hagamos bien, sino acometer la inseguridad que da enfrentarte a un personaje que no dominas. Habría que establecer casi un género, intérpretes de televisión a largo plazo.

Etiquetas
Comentarios