Despliega el menú
Ocio y Cultura

Feminidad aflorada y texturas en el desfile neoyorquino de Oscar de la Renta

La colección de otoño de esta casa de moda hace un guiño a Andalucía.

Desfile de Oscar de la Renta
Desfile de Oscar de la Renta
Reuters

La casa de moda Oscar de la Renta presentó este martes en la Semana de la Moda de Nueva York su colección de otoño de este año, caracterizada por diseños femeninos y floreados y un gran abanico de texturas en un guiño a la región española de Andalucía.

Celebrado en el edificio Cunard, de estilo neorenacentista y situado en el corazón del distrito financiero de Wall Street, las modelos de Oscar de la Renta desfilaron por un escenario repleto de plantas y arcos de herradura bicolores, similares a los que se pueden ver en monumentos andaluces como la Mezquita de Córdoba.

La firma, cuya dirección creativa está en manos de Fernando García, de madre española, y Laura Kim, de origen coreano, se decantó para su nueva colección por vestidos femeninos que estilizan la figura de la mujer, ajustados al torso y cintura con flecos, elegantes calados de motivos vegetales o coloridos bordados florales.

El terciopelo, una de las tendencias del momento, estuvo muy presente en la propuesta de estos dos diseñadores, pareja además en la vida real, especialmente en negro azabache y en burdeos, que utilizaron para confeccionar trajes de cocktail y de gala.

La pieza por la que es más conocida la marca, el vestido de alfombra roja, fue una vez más la que centró todas las miradas, en especial el que exhibió la supermodelo Bella Hadid, un palabra de honor en terciopelo y tul negro cuya majestuosidad acentuaba su gran falda y cola.

Un dramático vestido de ligeras plumas blancas de avestruz, por encima de la rodilla en la zona frontal que, sin embargo, arrastraba por la alfombra de la pasarela en la parte trasera, fue admirado también por los asistentes, entre los que se encontraban la actriz Natalia Dyer, la modelo Karolina Kurkova, o la celebridad Nicky Hilton.

Los abrigos de tapices florales, los ponchos de patchwork, voluminosos collares dorados, trajes de chaqueta en naranja ocre, y pequeños y originales bolsos de mano, como el que se vio en forma de farolillo metálico, completaban la colección.

Por su parte, Coach, fundada en 1941, presentó este martes en su desfile las propuestas tanto para ella como para él, en la que claramente se decantó por una línea joven e informal que combinaba estampados de cuadros de varios tipos, una gran variedad de colores y la superposición de prendas de vestir.

La colección de la casa de moda, que hasta hace poco se especializaba en marroquinería, supone un marcado cambio de rumbo, y una oda a la cultura americana en la que ha utilizado el patchwork, el bordado, ribetes en encaje, y otros detalles como el pequeño lazo negro utilizado en el lejano oeste a modo de corbata.

Para la mujer, Coach optó por vestidos cortos fluidos y asimétricos y abrigos oversize decorados con largos flecos y o voluminosos cuellos de borrego, y para el hombre por esbeltos pantalones y chaquetas amplias en los que combinaba el cuadro tartán con el ante y el cuero.

En esta ocasión, el director creativo de Coach, Stuart Vevers, contó con la colaboración del artista y diseñador textil Kaffe Fassett, en la elaboración de los coloridos estampados.

En el show desfilaron un total de 61 modelos, una cifra inusualmente elevada, entre las que destacó Kaia Gerber, hija de la supermodelo Cindy Crawford, y Dree Louise Hemingway, familiar del escritor Ernest Hemingway.

Al show asistieron la actriz Chloe Grace Moretz, Maisie Williams, conocida por su papel en la serie 'Juego de Tronos', y Michael B Jordan, uno de los protagonistas de Black Panther.

Por su parte, el indio americano Naeem Khan rindió homenaje a su mentor, el diseñador Roy Halston, con una propuesta plagada de elegantes vestidos con la que dijo quería permitir que la mujer pudiera crear su propio estilo.

El modisto se apoyó en la pedrería y los bordados dorados y plateados para presentar un look sofisticado pero original, con coloridos estampados tanto geométricos como florales, en los que destacó el rojo, el negro, y tonos cobrizos.

Es especial, un par de vestidos largos en las que utilizó el diseño estilo mosaico, simulando las pequeñas teselas en azul cerúleo, blanco, naranja y verde esmeralda.

Etiquetas
Comentarios