Despliega el menú
Ocio y Cultura

Ruth Iniesta: "He encontrado mi sonido y soy dueña de mi voz, no esclava"

La zaragozana ha conquistado Italia. Este año cantará en Turín, Verona, Trieste y Palermo, entre otras ciudades. También lo hará en el Real de Madrid.

La soprano Ruth Iniesta en su domicilio madrileño.
Ruth Iniesta: "He encontrado mi sonido y soy dueña de mi voz, no esclava"
Enrique Cidoncha

Anteayer, Javier Camarena puso en pie al público de la Mozart. Usted ha compartido escenario con él y con Juan Diego Flórez. ¿Quién es el número uno?

Son tenores muy distintos. No sabría elegir, la verdad.

Hay cantantes que fuman para calentarse la voz y otros que beben agua fría entre bastidores. Usted...

No hago nada especial salvo cuidarme cuando me pongo mala. Intento no ser esclava de mi voz aunque, eso sí, el día antes de cantar no salgo por la noche y extremo los cuidados. Cuando estoy mala, jengibre y tomillo, pero tomo medidas para no ponerme mala nunca.

Acaba de decir que intenta no ser esclava de su voz.

Creo que he encontrado mi sonido y soy dueña de mi voz, aunque a la larga... Las cuerdas vocales son un músculo y el cuerpo va cambiando con los años. ¡Quién sabe cómo evolucionará mi voz!

¿Son los directores de escena quienes mandan ahora en la ópera?

Depende del director musical con el que se topen. Lo normal es que el poder se reparta al 50%, pero no siempre es así. En el mundo de la ópera hay aún muchas jerarquías.

Y a veces un cantante tiene que participar en una producción que no le convence.

Los cantantes somos quienes damos la cara pero mandamos muy poco y, sí, a veces no convencen del todo las ideas de los directores de escena. Yo he tenido mucha suerte porque he entendido todas las producciones en las que he participado. Pero pregunto mucho en los ensayos: quiero conocer la lógica de todo lo que ocurre cuando estoy sobre el escenario. Somos los pinceles y colores con los que el director de escena pinta su cuadro y tenemos que saber qué se espera de nosotros.

¿Por qué ha sintonizado tan bien con el público italiano?

Quizá por mi línea de canto, que parece italiana, por lo que me dicen. Está claro que a españoles e italianos nos gusta el color latino en las voces de ópera. Y a mí particularmente me gusta Italia: lo más exigente del belcantismo está allí. Si en 2018 y 2019 canto o voy a cantar poco en España es porque me han llamado cuando ya tenía las fechas comprometidas. En 2020 estaré más en España.

¿Tiene ya muchos aduladores?

Aduladores, no; aficionados y aficionadas a la lírica y que valoran lo que hago, alguno. Eso es gratificante.

¿Y enemigos?

Cuando empecé en la ópera había gente que pensaba que estaba loca, que me iba a meter en un nido de víboras. Luego la realidad ha sido distinta. Tengo muchos amigos y amigas, y, aunque he conocido a un par de personas que piensan más en la competitividad que en disfrutar encima del escenario, el trabajo es muy sano. Pensamos más en la música que en nosotros mismos. Hay más divismo en el teatro musical.

Allí empezó usted. ¿Volvería?

Al teatro musical no, aunque sí me gustaría dar un concierto con algunas de las canciones modernas que han marcado mi vida. Yo aprendí a cantar con casetes de las canciones de Whitney Houston, Mariah Carey, Céline Dion... Me gustaría cantar algunos de sus temas junto a otros de artistas de hoy como Joss Stone. Tendría que ensayar un poco, pero vocalmente no me costaría mucho esfuerzo. Siempre he tenido una gran facilidad en la voz.

En septiembre será protagonista de ‘La traviata’ en Palermo.

Es un papel que hasta ahora no lo sentía mío. Mi voz ha evolucionado: mantengo el sobreagudo, la ligereza y la coloratura, pero el centro me ha ganado cuerpo y redondez. La carrera de una cantante tiene sus etapas, y yo no quiero sacrificar parte del repertorio, pero tampoco caer en el sobreesfuerzo. Todo llegará. Me siento a gusto en papeles como la Gilda de ‘Rigoletto’, la Elvira de ‘I Puritani’ o Lucía de Lammermoor. Me gustaría recuperar la Adina de ‘L’elisir’ y la Norina de ‘Don Pasquale’

Etiquetas
Comentarios