Despliega el menú
Ocio y Cultura

Berna, la Orquesta Reino de Aragón y Amici Musicae tienen mucha 'Hambre'

La compañía del bailarín, la formación musical y el coro apuran los ensayos para el espectáculo que estrenan el próximo viernes en el Auditorio de Zaragoza.

La jota de orquesta como no se ha visto ni escuchado nunca hasta ahora. Es lo que prometen Miguel Ángel Berna, la Orquesta Reino de Aragón y el coro Amici Musicae, que estrenan el próximo fin de semana un nuevo espectáculo de danza y música, llamado a ser uno de los éxitos del año. Sin apenas haber hecho publicidad del mismo (se presentará la próxima semana) ya se han vendido casi 3.000 entradas (hay sendas funciones el viernes, sábado y domingo) y, dada la calidad de los intérpretes, ya se han interesado por la producción desde fuera de nuestra comunidad.

El espectáculo se titula 'Hambre', y la palabra es un leitmotiv que la producción abraza en todos los sentidos. "No es solo hambre física, sino más bien la necesidad de saciarnos, de buscarnos a nosotros mismos -señala el bailarín Miguel Ángel Berna-; el hambre de libertad, de amor, de democracia. Esa necesidad existencial la hemos querido dotar de movimiento".

Miguel Ángel Berna y la Orquesta Reino de Aragón tienen mucha 'Hambre'.

El espectáculo cuenta con la dirección artística de Miguel Ángel Berna y la dirección musical de Ricardo Casero, maestro titular de la Orquesta Reino de Aragón (ORA). Quienes acudan a una de las tres funciones escucharán composiciones musicales desde el barroco a nuestros días: obras de compositores como Santiago de Murcia o Luigi Boccherini hasta las Alberto Artigas, uno de los grandes renovadores de la jota aragonesa en los últimos años. En el camino, composiciones de Liszt, Glinka, Bretón...

"El espectáculo tiene seis bloques temáticos y es muy variado -relata Ricardo Casero-. A nivel orquestal, la escritura de la música es muy cinematográfica, se le ha sacado el brillo que necesitaban todas las jotas".

Y es que la orquestación ha corrido a cargo de la compositora de referencia de la ORA, Amparo Edo. La profesora de la Universidad de Berklee en Boston, que ya hizo los arreglos del 'Vagamundo' de Auserón, se ha sumergido ahora en el folclore aragonés para cuajar una obra compacta y emocionante. A su trabajo, el del director musical y el de la orquesta, se suma también Amici Musicae, el coro de referencia en el Auditorio de Zaragoza. "La idea de este espectáculo vino de nuestro asociado en Tolouse -subraya Casero-. El título, 'Hambre', genera muchas propuestas y significados. Es hambre de cultura, de música, de baile. Es también un homenaje a los exiliados españoles en Francia, a Aragón y su jota. Los que nos dedicamos a la música clásica no podemos mirar de reojo al folclore porque, en realidad, de ahí venimos todos. A mí me tocaba ya zambullirme en un proyecto de este tipo, y hacerlo junto a Miguel Ángel Berna es la mejor manera posible de hacerlo".

No solo con Berna. Junto a él, se subirán al escenario los bailarines Manuela Adamo, Pablo Pérez, Estíbaliz Barroso, Sofía Berna, Marta Otazu, Yasmina Sánchez, Mónica Gómez, Kenji Matsuyama, Álvaro Alaya y alumnos de la Escuela Municipal de Música y Danza del Ayuntamiento de Zaragoza.

'Hambre' se representará en el Capitolio de Toulouse en noviembre (días 25 y 26). Pero antes está el estreno en Zaragoza, y aún quedan cinco jornadas de intenso trabajo. Desde hace semanas, el equipo ensaya a pleno pulmón para que todo salgo redondo.

"Es muy distinto bailar la jota de escenario simplemente con parámetros estéticos que con algo más detrás -señala Berna-. Esta es la primera vez que la bailo con ansia. Cuando trabajé en 'La Dolores' en el Teatro Real, José Carlos Plaza me dijo: 'Miguel, quiero que bailes con hambre'. Él me despojó de todo y cambió mi forma de trabajar. Ahora, 14 años después de aquello, quiero compartir mi evolución con el público".

Etiquetas
Comentarios