Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Cine

El cineasta Luis Olano dedica un documental al hijo del escritor oscense Ramón J. Sender

Es un gurú de la música electrónica y del movimiento hippie de los años 60 y 70 en Estados Unidos

Actualizada 18/06/2018 a las 19:16
Sender Barayón: el hijo de Sender es hippy y gurú de la música electrónica

Luis Olano (San Petersburgo, 1986) es nieto de un niño de la guerra que se marchó a Rusia con 11 años y que falleció hace algunos años en Vitoria. Residente en Madrid, es licenciado en Filología árabe y autor de «algunas aproximaciones al cine árabe reciente en el contexto de la revolución/revuelta egipcia o de la guerra en Siria», dice. En 2014 dirigió el documental ‘Busking Life’ sobre una compañía de músicos de calle. Quizá por ello, fue su padrastro Germán Sánchez Pérez, que ha trabajado en RNE y Radio Exterior de España, quien lo puso tras la pista de Ramón Sender Barayón (Madrid, 1934), hijo del gran escritor aragonés de Chalamera y de Amparo Barayón, fusilada en Zamora cuando él tenía dos años. Ramón Sender Barayón, que estuvo tres veces en España, es el autor de un libro-exorcismo, ‘Muerte en Zamora’, que se acaba de reeditar con prólogo de Paul Preston y Helena Graham.

«Si la historia y la obra de Ramón J. Sender es impresionante, me pareció muy interesante la figura de su hijo. En la biografía de Sender de Jesús Vived Mairal, que publicó Páginas de Espuma, da algunas pinceladas sobre él. Entre lo que allí se dice y algunos programas que había hecho mi padrastro, decidí ponerme en contacto con él». Luis Olano dice que hubo algunos otros estímulos: Sender Barayón era un niño de la guerra como su abuelo y era, en cierto modo, la antítesis de su padre, con quien nunca se entendió demasiado bien. «El hijo es un gurú de la música electrónica y del movimiento hippie de mediados de los años 60 en California. Comencé a trabajar en el documental ‘Sender Barayón. Un viaje hacia la luz’, partiendo del deseo de saber cómo la vida de Ramón hijo pudo transitar por los caminos más opuestos a los de un padre, novelista ibérico al cien por cien».

Luis Olano entró en contacto con Sender hijo en 2014 a través de su página web. Lo invitó a su casa de San Francisco y con una modesta cámara le hizo una entrevista de una hora. Durante aquel viaje sucedió algo curioso: «Al día siguiente le acompañé a él y a su amigo Bill Maginnis a un festival de música electro-acústica donde se homenajeaba su labor con el San Francisco Tape Music Center, fundado en 1962, en una pequeña mesa expositiva en la que había fotos y algunos de los primeros sintetizadores Buchla. A él le construyeron uno a mediados de los años 60. Al regresar a España con estas imágenes comprendí que el relato de la vida de Ramón Sender Barayón era muy particular y podía fácilmente convertirse en una película documental», cuenta el joven realizador.

Dos años de correspondencia

Luis Olano estuvo carteándose con Ramón durante casi dos años y, en ese lapso, presentó su proyecto al Instituto de Estudios Altoaragoneses. Le concedieron una ayuda de 3.600 euros. Eso le permitió trasladarse a San Francisco, en concreto al barrio Noe Valley, «el ventrículo izquierdo del corazón de San Francisco, donde también vive un vecino tan ilustre como Mark Zuckerberg»; le cedieron una casa y lo visitó durante más de dos semanas para grabarle. Solían trabajar de tres a seis horas cada día. «Al principio, Ramón Sender Barayón pensaba que queríamos hablar de su padre o de sus padres. Cuando se percató de mis intenciones, tuvo que hacer un esfuerzo mayor, claro». Dejó de ponerse el automático.

Luis Olano explica que Ramón Sender Barayón empezó haciendo música clásica, más o menos convencional, pero luego abrazó la música contemporánea en la línea de Alban Berg y Stockhausen, primero, y posteriormente se zambulló en Ligetti, Berio o John Cage, con quien presenta afinidad en algún momento. Luis Olano cuenta que su primer maestro fue George Copeland, compositor y pianista que dominaba muy bien la obra de Albéniz, Granados y Debussy; luego se forjó con Eliot Carter. "Más tarde, en 1953,  asistió a una conferencia-concierto en Nueva York de Bebe y Louis Barron, pioneros de la banda sonora electrónica en el cine,  y quedó impresionado por su presentación y sobre todo por otra conferencia-concierto de Stockhausen. Fue su primer contacto con la música electrónica".

Explica Luis Olano: «Alicia Bay Laurel, que fue su pareja y compañera de viajes de los años 70, y Ramón Sender Barayón nos han cedido su música para la película. Ahora vive con Judit. Hemos podido contar con los másters originales de las grabaciones de de los años 60 gracias a Maggi Payne del Center for Contemporary Music del Mills College. Para el montaje partíamos de más de 20 horas de grabación y elaboramos una primera versión de 5 horas, de la cual salió la versión definitiva de 90 minutos. Salvo algunas excepciones, en las que hemos llegado a pagar 1.300 dólares por fragmentos de 20 segundos de metraje, casi todos los materiales que hay en la película han sido amablemente cedidos por sus autores o propietarios. Entre unas cosas y otras, el coste del documental se ha elevado más allá de los 10.000 euros».

La historia con su padre

Luis Olano ha descubierto muchas cosas del autor de ‘Réquiem por un campesino y su familia’, sus veleidades, la historia de Amparo Barayón, que era pianista y llegó a dar un concierto en Salamanca, y del hijo. «Si tengo que rescatar dos momentos del rodaje que me impresionaron –dice Olano–, mencionaría cuando Ramón olvida el nombre de la ciudad donde nació su madre, Zamora, como si fuera una herida en la psique; y también cuando Ramón, emocionado, nos relataba que la única vez que interrogó a su padre de forma directa sobre la verdad respecto al destino de su madre, fusilada, no pudo entender nada porque Ramón J. Sender estaba demasiado borracho. Hablaba entre lágrimas y además hablaban en diferentes idiomas».

Ramón Sender Barayón se ha olvidado del poco español que sabía. Vino a España y a Aragón en 1982, en 1995 y en 2001. «Él ya ha visto la película y su sueño es que se vea aquí. Y el mío también, claro», dice Luis. En Huesca y en Zaragoza. Y, por supuesto, en Aragón Televisión.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo