Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Diego Gabete: "La música clásica es de todos y tenemos que reivindicarla"

El violinista zaragozano reside en Nueva York, donde forma parte del proyecto The Orchestra Now, ensamble de intérpretes procedentes de todo el mundo cuyo objetivo es acercar la música clásica a la sociedad. Este jueves ofrece un recital gratuito en Valdefierro.

El violinista Zaragozano Diego Gabete
El violinista Zaragozano Diego Gabete
JITO LEE

Cuenta el violinista Diego Gabete (Zaragoza, 1987) que lo apuntaron a música a los 6 años porque tenía déficit de atención. Que los médicos recomendaron una actividad que canalizara la tensión y que la música clásica ayudaba mucho. Y confiesa también que quería entonces tocar la bandurria, pero que al morderse las uñas tuvo que optar por otro instrumento de cuerda. En la actualidad, Gabete reside en Nueva York, donde forma parte del proyecto The Orchestra Now, ensamble de intérpretes procedentes de todo el mundo cuyo objetivo es acercar la música clásica a la sociedad.

-Recién llegado a Zaragoza, y lo primero que hace es venir a la plaza del Pilar...

-Se echa mucho de menos la ciudad cuando resides lejos. Acabo de llegar, estoy casi recién aterrizado, y no venía desde Navidad. Disfruto muchísimo en Zaragoza, viendo a la familia, comiendo jamón, respirando su aire... Y siempre que puedo me escapo. Tenía con la orquesta unos conciertos programados para Viena y aproveché para venir antes.

-No viene de vacío, tiene preparado un recital este jueves en el Centro Cívico Valdefierro. (19.30, entrada gratuita)

-Cuando te vas, sientes la necesidad de devolver a tu ciudad algo de lo mucho que te aportó. Tengo la necesidad de devolver a Zaragoza algo a cambio de tanto conocimiento aprendido aquí. Y conciertos como el que tendrá lugar en Valdefierro son una oportunidad.

-Usted, que ha actuado en el Carnegie Hall de Nueva York, ¿se llega a sentir incómodo en un escenario como el de Valdefierro?

-Al contrario. Carnegie Hall, Metropolitan de Nueva York..., son nombres que pueden sonar muy impresionantes, pero el objetivo de The Orchestra Now es redefinir el papel de la música clásica en la sociedad actual a través de proyectos sociales. Así, actuamos también en el Bronx, en Harlem, en Queens...

-¿Qué tipo de proyectos sociales?

-A través de recitales accesibles para que la gente conozca piezas clásicas, su significado, vea su presencia en ritmos más actuales... La gente ha de acudir, conocer, para mantener viva esta música. Si un señor de Valdefierro acude al concierto gratis, quizá luego se anime si le gusta a ir a otro de pago en el Auditorio. Si no acercas es difícil que se cerquen luego.

-Da la sensación, sin embargo, de que la música clásica es cada vez más elitista.

-De ahí nuestros proyectos sociales. La música clásica ha de acercarse a los barrios, a la gente, recuperar esa cercanía que existía antes y que ahora se ha perdido. Durante demasiado tiempo se ha convertido en una música muy elitista, pero no tiene que ser así. No es justo que esa música se considere de una clase social determinada o de un estatus económico alto. Es una música de todos, que pueden disfrutar todos. Y tenemos que reivindicarla. Nadie nos la puede quitar.

-¿Cómo se consigue?

-Conectando la música vocal con la instrumental. Jazz con pop... Son piezas de Manuel de Falla, de Schubert, de Gershwin o de Carson Cooman. Se crea un diálogo con el público en el que interpretamos las piezas y vamos explicando su por qué, cómo el violín sustituye a la voz en ese momento.

-Le acompañan la soprando Natalie Trumm y el pianista Takahiro Mita...

-Sí. A Natalie la conozco de Nueva York, donde realiza diferentes proyectos y Takahiro es alumno del Conservatorio aquí en Zaragoza. Natalie será la encargada de poner voz e interpretará, entre otras piezas, una jota aragonesa.

-¿Una jota interpretada por una soprano norteamericana?

-Esa es la cercanía de la que le hablo. De conectar con el público, que se vea que el intérprete hace un esfuerzo en cantar en otra lengua y en un estilo que no es el suyo. Y crear así la conexión.

-Pasarán de Falla a Schubert, de Gershwin a Cooman... Es todo un viaje musical.

-Sí. Y explicaremos cómo el jazz y el pop proceden de la música clásica. Cómo el 'Ave María' de Schubert comparte muchos acordes con el 'All By Myself' (Eric Carmen, Celine Dion...). Y mostramos así cómo la música clásica no es tan lejana como parece, la tenemos en realidad al ldo...

-En su caso, la vocación no fue casual, vino por prescripción médica.

-La música clásica supuso un camino que no parecía destinado a mí. No procedo de una familia musical, pero esa decisión cambió mi vida.

-¿Por eso cree que todos deberían poder acceder a esa música?

-Sí. Yo tuve esa vocación que no esperaba y si conseguimos llegar a más niños, y a más adultos también, quizá despertemos vocaciones o al menos aficiones.

-Y por eso aprovecha para dar conciertos en los barrios zaragozanos siempre que puede.

-Cuando vengo, intento tener algo preparado. He estado en Valdefierro otros años, tambikén en el barrio de Casablanca, en Santa Engracia... Y notas esa cercanía. Recuerdo un señor que al término de un concierto me dijo "pensé que me aburriría y se me ha pasado volando". Esa es la reacción que queremos tener, la de sorprender al público, que tiene una idea preconcebida.

Diego Gabete ofrece este jueves 31 de mayo  un recital lírico en el Centro Cívico de Valdefierro a las 19.30. El concierto es gratuito y las invitaciones se entregarán a partir de las 18.30.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión