Despliega el menú
Ocio y Cultura

La albóndiga de Harvard

Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura
Bob Dylan.
Reuters/AFP/Efe

En torno a mi columna de hace dos semanas, que era la segunda parte de otra, un amigo compasivo me dijo que le parecía "mucho Dylan", con la cortesía de quien evita decir "demasiado Dylan". Pues bien, pese a que tomé buena nota, vuelvo a las andadas. En parte, mi recaída ha obedecido a una pregunta de alguien que también había leído dichas columnas, las cuales aludían a dos canciones de desamor de Dylan basadas temática y musicalmente en sendas composiciones ajenas, según la máxima ‘amor y robo’, reivindicada por el artista como un elemento consustancial a su oficio.

La pregunta es si Bob Dylan, Premio Nobel de Literatura por su originalidad, puede ser un plagiario. Y una buena respuesta la expresó el escritor y crítico literario T. S. Eliot, al afirmar que "los poetas inmaduros imitan, los poetas maduros roban, los malos estropean lo que roban y los buenos lo convierten en algo mejor". Este es precisamente uno de los argumentos que trae a colación Richard Thomas, profesor de Filología clásica de la Universidad de Harvard, en su reciente libro ‘Por qué Bob Dylan importa’, donde destaca la presencia en la obra del compositor, desde sus inicios, de textos literales de autores como Tucídides, Homero, Virgilio, Catulo, Horacio y Ovidio.

Y se da el caso de que el profesor Thomas enseña en una cátedra de Harvard que lleva el nombre de George M. Lane, un filólogo que fue docente allí durante toda la segunda mitad del siglo XIX. Y resulta que el tal Lane, inspirándose en la canción popular ‘Sorbiendo sidra con una pajita’, compuso ‘Solitaria albóndiga de pescado’, que fue un himno del alumnado de aquella universidad. Y ocurre que, siguiendo esta estela de amor y robo, tras haber sido un tema de opereta, la canción de Lane en 1944 fue transformada por los neoyorquinos Hy Zaret y Lou Singer en el blues ‘Una albóndiga de pescado’, que popularizaron intérpretes como The Andrew Sisters, Bing Crosby o Ry Cooder. Finalmente, ignoro si hay una versión de Dylan. Aún.

Etiquetas