Despliega el menú
Ocio y Cultura

La 'Noche de las ideas' francesa aterriza en Zaragoza por primera vez

Mathias Malzieu, Amancio Prada o Rosa María Calaf hablan sobre lo que queda del lema ‘La imaginación al poder’.

La 'Noche de las ideas' se celebró en la jornada de ayer en ciudades de todo el mundo.
La 'Noche de las ideas' se celebró en la jornada de ayer en ciudades de todo el mundo.
Raquel Labodía

La periodista Rosa María Calaf, el escritor Mathias Malzieu o el cantautor Amancio Prada fueron algunos de los invitados que, durante la jornada de este jueves, ofrecieron distintas ponencias en el Aula Magna de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Zaragoza. La cita se enmarcó dentro de la ‘Noche de las ideas’, una iniciativa que nació hace dos años en el Instituto Francés de París y que aterrizó en la capital aragonesa por primera vez bajo el lema ‘La imaginación al poder’.

La ‘Noche de las ideas’ constituye un espacio para "descubrir la actualidad del conocimiento y escuchar a aquellos que permiten el avance de las ideas en todos los ámbitos, facilitar intercambios acerca de los grandes retos de nuestro tiempo y celebrar la circulación de ideas entre diversos países, culturas, disciplinas y generaciones", explicaron desde la organización.

Así, profesionales de distintos campos ofrecieron su interpretación del lema propuesto en una actividad que no se desarrolló únicamente en Zaragoza: institutos, teatros o bibliotecas de un centenar de ciudades de 70 países celebraron la que es la segunda edición de un proyecto global. En España, ciudades como Madrid, Barcelona, Valencia o Bilbao también participaron en la cita.

Aniversario de mayo del 68

El eslogan ‘La imaginación al poder’ surge de un panfleto de un grupo estudiantil que formó parte de las protestas que sucedieron en París en mayo de 1968. Unas revueltas que criticaban la sociedad de consumo y cuyo mensaje cogió fuerza gracias a las conocidas pintadas en las paredes universitarias de la capital francesa. Estas lo convirtieron en un verdadero grito de reivindicación estudiantil que llegó incluso a traspasar fronteras. La cita de anoche quiso recordar este eslógan y reflexionar acerca del estado del mundo cuando se celebra el 50 aniversario de las protestas.

Ante un Aula Magna a rebosar, la directora del Teatro de la Estación, Cristina Yáñez, fue la encargada de inaugurar la cita con una lectura teatralizada de dos textos de estudiantes que participaron en las protestas de París. Tras su intervención, Julie Pagis, investigadora en sociología política especializada en las trayectorias militantes y en las ciencias sociales de la infancia, ofreció una conferencia sobre la influencia del Mayo francés en la familia y qué propósitos ha llegado a cumplir.

El poder de la mente

Más centrada en la imaginación estuvo la ponencia de Mathias Malzieu, escritor y cantante del grupo Dyonisos, que explicó su visión del poder de la mente sobre el cuerpo humano. Su última novela, ‘Diario de un vampiro en pijama’, le sirvió de terapia en su enfermedad y narra cómo luchó contra una patología en la sangre.

La perspectiva periodística e histórica de los acontecimientos sucedidos en Mayo del 68 corrieron a cargo de la cronista Rosa María Calaf y el catedrático en Historia contemporánea de la Universidad de Zaragoza Julián Casanova, respectivamente. Ambos se preguntaron qué queda de todas aquellas revueltas y qué impacto tienen en la actualidad.

Para cerrar la noche, el cantautor Amancio Prada, licenciado en Sociología por la Sorbona, ofreció su testimonio de cómo vivió in situ estos acontecimientos, cuando apenas tenía 19 años.

La velada tenía previsto acabar bien entrada la noche y contó con la actuación del artista francoaragonés Paco Cuenca, que interpretó un repertorio de canciones reivindicativas francesas de las décadas de los 60 y 70.

Etiquetas
Comentarios