Despliega el menú
Ocio y Cultura

Vuelve a la vida la primera ópera rock española

El sello discográfico zaragozano Madmua Records ha recuperado algunos temas de ‘Marta la Piadosa’, obra musical estrenada el 29 de junio de 1973, año y medio antes de la primera función del aplaudido ‘Jesucristo Superstar’ de Camilo Sesto. Las grabaciones, hasta ahora inéditas, devuelven a la actualidad a un grupo musical muy activo en la escena madrileña de los años 70 del siglo pasado: Célula.

Una de las representaciones de 'Marta la Piadosa' en el Teatro Español de Madrid.
Vuelve a la vida la primera ópera rock española

El 6 de noviembre de 1975, en el Teatro Alcalá Palace de Madrid, el cantante Camilo Sesto protagonizaba la primera función de ‘Jesucristo Superstar’, obra que también había producido y para la que había aportado 12 millones de pesetas, una pequeña fortuna en la época. Muchos manuales especializados aseguran que esa fue la primera ópera rock que se escuchó en España, pero el dato está equivocado. Año y medio antes, un grupo madrileño puso en pie una versión rock nada menos que de ‘Marta la Piadosa’, obra teatral de Tirso de Molina. Y, además, con bastante éxito.

De aquello se pensaba que no se había guardado testimonio sonoro hasta que un sello discográfico de culto, el zaragozano Madmua Records, ha rescatado una grabación de calidad y ha seleccionado tres cortes para un EP de coleccionista que sale a la venta el martes, con diseño general y portada del artista aragonés Óscar Sanmartín. El disco revitaliza el papel que desempeñó en el panorama musical de los años 70 el grupo que compuso la música de la obra: Célula.

"Al musical llegamos en parte por la familia y en parte por casualidad –asegura Gustavo González Ros, guitarrista del grupo–. A mi padre lo habían nombrado director del Teatro Español y tuvo la idea de hacer un musical rock. Pensó primero en Los Pekenikes, pero yo le hice ver que ese grupo, en realidad, no hacía rock. Le dije que podía hacerlo el mío, Célula. Lo propuso en el Ministerio. Entonces los teatros tenían un comisario, éste vino a vernos a la discoteca M & M, donde teníamos una actuación, y al día siguiente llamaron por teléfono y nos autorizaron a trabajar en el proyecto".

Estreno en Toledo

Célula lo formaban Jesús Chamón (batería), José Luis Muñoz (bajo y voz), Gustavo González Ros (guitarra) y José Luis Valderrama (teclista y cantante). La adaptación de los textos corrió a cargo del periodista Jaime Campmany, pero Célula los llevó a su propio terreno, a una mezcla de varias cosas pero con predominancia de los sonidos progresivos que inspirarían el rock con raíces que llegaría años después.

"Compusimos la música los cuatro –recuerda ahora González Ros–. Nos dejaron un camerino del Teatro Español unos meses antes del estreno y allí íbamos todas las mañanas con nuestros instrumentos a preparar la música. El director, Alberto González Vergel, y la coreógrafa, Sandra Le Broq, eran los que aprobaban o descartaban lo que hacíamos, aunque la verdad es que las cosas fueron encajando rápido y no nos dieron mucho la lata".

La obra contó en sus principales papeles con María Fernanda D’Ocón, Guillermo Marín, Víctor Valverde, Julia Trujillo, Antonio Medina, Pilar Puchol, Francisco Marsó y José María Navarro. Había, también, una veintena de artistas en el cuerpo de baile. Emilio Burgos se ocupó de los decorados. El estreno fue en Toledo, el día del Corpus Christi (29 de junio) de 1973. Y el espectáculo salió de gira.

"Luego, en el Teatro Español, dimos dos funciones diarias, con más de 1.000 butacas a la venta, y los fines de semana llenábamos –evoca González Ros–. La gira previa (entre diciembre del 73 y verano del 74) había sido muy divertida, porque íbamos de fiesta en fiesta, de una punta a otra de España. Actuamos siempre al aire libre y en lugares muy significativos, como el castillo de Almería, la plaza de España de Sevilla, la plaza porticada de Santander, el anfiteatro de Tarragona... Hasta a Ceuta llegamos". Viajaban en autocar, llevando en camiones todo el material, incluida una mesa de mezclas que se había construido el técnico de sonido.

Actores, no cantantes

González Ros recuerda que el montaje tuvo una dificultad seria. "En aquella época los actores no eran como los de ahora, que están preparados para todo tipo de papeles. Entonces no había actores que supieran cantar porque, aunque existían la zarzuela y la copla, no había tradición de poner musicales en escena. Así que de todo el reparto solo había tres actores que podían cantar: María Fernanda D’Ocón, Julia Trujillo y Pilar Puchol. El resto de las voces principales la hacían los cantantes de nuestro grupo, y tanto Víctor Valverde como Francisco Marsó movían los labios".

Eso hizo que, a la hora de salir de gira, se viera la necesidad de grabar la ópera rock para, en caso de que surgiera algún imprevisto, poder emplearla total o parcialmente en ‘play back’. Y de esa grabación, que no llegó a publicarse nunca y que se hizo en los famosos estudios Kirios, han salido ahora los temas incluidos en el disco de Madmua Records (info@madmuarecords.com).

González Ros cree que la obra "no debía estar mal, porque nunca nadie nos abroncó, y sí, en cambio, nos aplaudían mucho". Y sonríe al recordar una de las anécdotas de la gira. En Teruel les detuvieron "solo por nuestras pintas", y al final quedaron en libertad "tras hablar los dos comisarios: el de la ciudad aragonesa y el del Teatro Español".

Etiquetas
Comentarios