Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Comunidad Indígena

Leandro Janamejoy: "Cada semana morían siete indígenas a manos de paramilitares"

Leandro Janamejoy (Colombia, 1990) es gobernador en una comunidad indígena colombiana que se encuentra en peligro de desaparecer.

10/11/2017 a las 06:00
Etiquetas

Usted es descendiente directo de los Incas...

Sí, como toda la comunidad a la que pertenezco, los Inga en Aponte. En el siglo XVI, cuando los españoles llegaron a Perú, una parte de la población inca huyó a través de los Andes y llegó a Colombia. La mayoría se instaló en la zona de la selva amazónica, salvo un pequeño grupo que se desplazó más al norte, ubicación en la que han permanecido hasta la actualidad, con el encargo de ser los ‘guardianes del territorio’, misión que sigue presente en sus más de 3.600 descendientes en pleno siglo XXI.

Un encargo que está siendo complicado, ya que su comunidad corre el riesgo de desaparecer...

Así es. Durante los últimos 25 años hemos tenido serios problemas que han puesto en peligro la supervivencia de nuestro pueblo. De hecho, somos una de las 34 comunidades indígenas de Colombia que se encuentran en vías de extinción.

¿Cuáles han sido esos problemas?

En los años 90 llegó a nuestra comunidad el cultivo ilícito de la amapola, de donde sale la heroína. Productores de otras partes del país llegaron a nuestro territorio para sembrar 1.500 hectáreas de esta planta. Los indígenas comenzaron a trabajar para ellos. No solo los adultos. Los niños dejaban la escuela para trabajar en el campo y sus padres se gastaban el dinero que ganaban en alcohol. Además, atraídos por el dinero que generaba la amapola, llegaron grupos paramilitares como las FARC. Con ellos, nuestra comunidad sufrió toda clase de atropellos. Fue un genocidio físico y cultural. Cada semana morían siete u ocho ingas a manos de estos grupos armados.

La situación cambió a partir de 2003 ¿Qué ocurrió entonces?

Colombia reconoce desde 1991 a nuestra comunidad como un pueblo indígena con una historia, cultura y leyes propias, que puede ejercer su autoridad dentro del territorio que ocupa, y que consta de más de 22.000 hectáreas. Pero fue en 2003 cuando los Inga en Aponte decidimos fortalecer nuestra identidad y logramos consolidarnos como una entidad de gobierno propio. Gracias al apoyo de toda la comunidad erradicamos el cultivo de la amapola y bajo nuestro derecho acabamos con la lacra del alcoholismo. En nuestro territorio solo se puede ingerir alcohol los sábados y domingos de 16.00 a 21.00.

Sin embargo, a pesar de esas medidas no han conseguido alejar el riesgo de extinción.

Es cierto. En la actualidad hemos tenido algunos corrimientos de tierra causados por la extracción de petróleo y minerales dentro de nuestro territorio, que han provocado la destrucción de 350 viviendas, además de las infraestructuras propias de nuestra organización, la escuela y la iglesia. No hay dinero para reconstruirlas y las familias afectadas ya se están desplazando fuera de nuestra comunidad. La única solución para evitar que estos hundimientos nos sigan afectando y garantizar el futuro de los Inga es trasladar el núcleo urbano, a unos 450 metros de su ubicación actual.

Trasladar una comunidad entera no parece fácil... ¿Cómo lo van a hacer?

Necesitamos dinero. El gobierno colombiano se comprometió a financiar la reconstrucción de las viviendas pero necesitamos apoyos externos para que lo cumplan. Por ese motivo estoy recorriendo Europa para dar a conocer a nuestra comunidad y su problemática. Ya he visitado diversas ciudades en Alemania y Francia. En Zaragoza me he reunido con asociaciones como la Federación Aragonesa de Solidaridad o Cáritas. Además, he impartido una charla a estudiantes universitarios en la Facultad de Ciencias Sociales y del Trabajo y hoy viajo a Madrid. Iremos a la ONU si hace falta para cumplir con la misión que nos encomendaron nuestros antepasados: proteger nuestro territorio, nuestra lengua y, en definitiva, nuestra cultura.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo