Despliega el menú
Ocio y Cultura

El musical Cabaret muestra en Zaragoza una dramática explosión de luz y color

La obra, que fue estrenada en Madrid, recorrerá tras Zaragoza otras ciudades españolas.

Escena del musical.
Escena del musical.
Efe

La producción adaptada del emblemático musical de Broadway, Cabaret, trae a Zaragoza una explosión de luces y color, solo ensombrecida por el telón de fondo del escenario en el que se desarrolla, el Berlín de los comienzos de la Alemania nazi.

"Dejen sus problemas afuera. Aquí la vida es divina", invita el extravagante maestro de ceremonias, encargado de articular los diferentes números de la propuesta del director Jaime Azpilicueta, que, tras su paso por el Teatro Rialto de Madrid, desembarca hasta el domingo en la capital aragonesa.

La música en directo y las vistosas coreografías se lucen ante una escenografía sorprendente, que recrea el decadente Kit Kat Klub, la pensión de la interesada señora Schneider o el nuevo hogar de la improvisada pareja formada entre un escritor norteamericano y la bailarina estrella del club, Sally Bowles.

La emblemática canción 'Willkomen' da la bienvenida al público que comienza a conocer a las atrevidas chicas y los explosivos chicos que integran el club nocturno y que protagonizan los variados números orquestados por el carismático presentador.

Así, entre el embrollo de faldas y corbatas, el formal escritor pasa de las citas nocturnas con su máquina de escribir a abrir sus brazos a la animada noche berlinesa, la estrella del club se enamora y la solitaria dueña de la pensión planea una boda con su pretendiente.

Y, por supuesto, el dinero aparece como la varita mágica a las vicisitudes de los personajes, supervivientes natos, que bailan vestidos del color del oro alrededor de un gran dólar al ritmo de 'Money Money'.

Pero de repente, el luminoso escenario en el que el "vive y deja vivir" es la máxima de la mayoría se ve ennegrecido por la amenaza del creciente poder de la Alemania nazi.

La soledad, la apremiante necesidad de huida, las dificultades económicas, el ansia de fama o la renuncia a la lucha son algunos de los asuntos que marcan el dramatismo de Cabaret, y que se unen a la presente sombra de la persecución.

Pero la vida es un Cabaret y para la estrella Sally Bowles no hay tregua y en el pícaro Kit Kat Klub se "bebe champán y se goza del jazz" a ritmo de musical.

"Un día naces y poco después llega tu funeral. Y en medio la vida ves pasar, solo es un Cabaret", canta una desesperada Sally, interpretada por María Adamuz, quien encabeza junto a Alejandro Tous y Armando Pita el elenco de actores, músicos y bailarines.

El musical

Cabaret se estrenó en el Broadhurst Theatre de Broadway el 20 de noviembre de 1966 y desde entonces se ha representado en más de cincuenta países y traducido a más de treinta idiomas.

Anticipando la celebración de su cincuenta aniversario, el 18 de octubre de 2015 se estrenó en Madrid esta nueva producción de la versión original que, tras Zaragoza, mostrará esta historia de luces y sombras en otras ciudades como Valencia, Alicante, Logroño, Vitoria, Cádiz, La Coruña o Barcelona.

Una tentadora invitación del maestro de ceremonias a disfrutar del espectáculo y de la vida, como si de un Cabaret se tratara.

Etiquetas
Comentarios