Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Cultura

El aragonés que cambió la arqueología con papel de calco

El Museo de la Evolución Humana recupera la figura de Juan Cabré Aguiló y de los pioneros en el estudio de las pinturas rupestres en España.

Cristina Delgado. Zaragoza 21/10/2016 a las 06:00
Cabré -en el centro, de blanco- con su mujer, sus dos hijos y varios trabajadores de una excavación.Archivo Juan Cabré

El turolense Juan Cabré solo tenía dos armas: papel de calco y carboncillo. Pero con ellas sentó las bases de la arqueología moderna y cambió para siempre la visión que los españoles tenían de las pinturas rupestres.

Cabré (Calaceite, 1882-Madrid, 1947) fue uno de los pioneros de la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas, creada en 1912 para el estudio y copia de las pinturas rupestres de toda la península. Junto a Francisco Benítez Mellado, el aragonés localizó, estudió y rescató para la posteridad los primeros esbozos de arte realizados por los seres humanos.

Ahora, una exposición en el Museo de la Evolución Humana -que reúne en Burgos los hallazgos de las excavaciones de Atapuerca-, muestra la colección de calcos rupestres del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) y reivindica la figura de Cabré y del resto de miembros de la Comisión.

Las calcos del MNCN

"Este organismos nació después de años de discusiones sobre la veracidad de las pinturas de Altamira", explica Begoña Sánchez, conservadora del MNCN y comisaria de la exposición. Los dibujos de la cueva cántabra fueron descubiertos en 1879, pero durante décadas se dudó de su autenticidad y hasta 1902 no se reconoció el incalculable valor de aquel hallazgo.

A partir de ese momento, y ante la posibilidad de que hubiera más lugares como Altamira, numerosos intelectuales de la época -entre ellos el también aragonés Santiago Ramón y Cajal- impulsaron la creación de la Comisión. El presidente del organismo fue el marqués de Cerralbo, que era un gran defensor de Cabré.

De este modo, el arqueólogo turolense, pintor de profesión, se unió a la Comisión y comenzó su ardua tarea de localizar y copiar cientos de dibujos en cuevas y abrigos de todo el país.

Y no era tarea fácil. "Las pinturas nunca estaban en lugares cómodos. Llegar era muy costoso, casi siempre a pie, y se trabajaba en condiciones durísimas", explica Sánchez. Había que cargar todo el material necesario: desde lámparas y velas a ropa de abrigo, comida, papel, material de dibujo, cámara de fotos, trípode y las placas de cristal en las que entonces se tomaban las fotografías. "¿Cuántos habríamos aguantado algo así?", se pregunta Sánchez: "El tesón con el que se enfrentaba al trabajo es todo un ejemplo para nosotros"

Cabré calcaba con mimo los dibujos de las cuevas, que luego enviaba a Madrid para que fueran estudiados. De este modo, se formó el valioso archivo que aún hoy conserva el MNCN y que cuenta con más de 2.300 calcos y un millar de fotos. Además de sus dotes como pintor, el aragonés tenía una gran capacidad para poner en contexto las obras que encontraba, para interpretar cómo era la vida de las personas que las realizaron. "Sentó las bases de la mayoría de los conceptos del arte rupestre que hoy tenemos asumidos. Y la arqueología moderna sigue trabajando sobre esas bases", explica Begoña Sánchez.

Calcos del MNCN

Muchas de las pinturas que copió Cabré, además, han desaparecido con el paso de los años, bien por la acción humana o por los efectos del viento, la lluvia y el sol, lo que da un mayor valor a su trabajo. "La Comisión salvó para la posteridad un patrimonio muy importante", destaca la comisaria de la exposición.

Cabré abandonó el organismo en 1917 para dedicarse de lleno a la arqueología, pero su huella permanece para siempre en los dibujos que salvó del olvido. Con ellos nos enseñó a mirar de otra manera a nuestros antepasados, y a descubrir que, en las cuevas y a la luz de una hoguera, también nació el arte. Hasta el 1 de enero de 2017 se puede disfrutar en Burgos de su trabajo.




Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo