Despliega el menú
Ocio y Cultura

​Carmen Pinós gana el García Mercadal de arquitectura por su diseño del Caixaforum

El jurado valoró del edificio su capacidad de regenerar un área urbana importante de Zaragoza.

La arquitecta Carmen Pinós, en la inauguración del Caixaforum de Zaragoza el año pasado, en la terraza del edificio.
La arquitecta Carmen Pinós, en la inauguración del Caixaforum de Zaragoza el año pasado, en la terraza del edificio.
José Miguel Marco

Carmen Pinós (Barcelona, 1954) se llevó ayer el Premio de Arquitectura Fernando García Mercadal, que concede anualmente el Colegio Oficial de Arquitectos de Aragón, por el diseño del Caixaforum de Zaragoza. Satisfecha por el galardón, Pinós dijo del edificio que "sabe hacer ciudad, es capaz de regenerar la zona y de comunicar alegría, y, al mismo tiempo, cuenta con un interior acogedor y alegre que lo convierten en un espacio cálido".

El jurado, presidido por el decano de los arquitectos, Ricardo Marco, valoró del Caixaforum "la brillantez y la exigencia con que ha condensado el ambicioso programa de equipamiento cultural propuesto, por la atención prestada a la materialización de la atractiva secuencia de los espacios interiores y, especialmente, por la decidida voluntad de iniciar el proceso de regeneración de una importante zona vacante de la ciudad".

El Caixaforum, creado en 2014 por la Fundación La Caixa, es un contenedor cultural y un museo de arte de más de 7.000 metros cuadrados, ubicado junto a la antigua estación ferroviaria de El Portillo, que fue trasladada en 2003 a la estación de Delicias, al oeste de la ciudad. Desde su apertura, por sus instalaciones han pasado más de 400.000 visitantes para disfrutar de exposiciones como las de Sorolla o Pixar, entre otras.

"Lo mejor -según Pinós- es que se ha convertido en un edificio emblemático y acogedor que ha servido para regenerar un espacio urbano degradado que, además, mejorará notablemente cuando se construya el parque. El Caixaforum tiene un potencial increíble".

A Pinós, el edificio le gusta tato de día como de noche, pero, de forma especial, "por la libertad con la que lo ha construido", se muestra encantada con la parte alta del museo, con vistas a la ciudad, donde se sitúan la cafetería y el restaurante de un lado, y la terraza de otro, que permiten ver el Ebro y la Expo.

La arquitecta catalana recibió el galardón en un acto celebrado en Zaragoza coincidiendo con la celebración del Día Mundial de la Arquitectura, que fue resaltado con la lectura de un comunicado que valoraba "los compromisos y soluciones de la arquitectura".

"No somos unos escultores, los arquitectos tenemos una función social, tenemos la obligación de hacer ciudades, de regenerar espacios urbanos", señaló Pinós.

Etiquetas
Comentarios