Despliega el menú
Ocio y Cultura

Doblete femenino en el premio literario

Clara Sánchez gana el Premio Planeta y Ángeles González-Sinde, finalista

La escritora manchega recibirá los 601.000 euros del premio por su novela 'El cielo ha vuelto'. La exministra de Cultura González-Sinde se embolsará 150.250 euros por su obra 'El buen hijo'.

Clara Sánchez y Ángeles González-Sinde
Clara Sánchez gana el Premio Planeta y Ángeles González-Sinde, finalista
AFP

Clara Sánchez y Ángeles González-Sinde se alzaron  este martes con los galardones literarios del Premio Planeta, un doblete femenino poco usual en sus 62 años de historia.

La escritora manchega Clara Sánchez ganó el LXII Premio Planeta 2013, dotado con 601.000 euros, con la novela 'El cielo ha vuelto', publicada bajo el seudónimo de José Calvino con el título 'La dama del hechizo'.

La novela ganadora se centra en Patricia una exitosa modelo de pasarela que descubre que la terrible revelación que una vidente le hizo tiempo atrás se convierte en realidad: alguien desea su muerte y le hace la vida imposible.

Clara Sánchez ha confesado en la conferencia de prensa que "esta novela habla de la desconfianza y, sobre todo, de hacia dónde nos puede llevar un sentimiento tan potente como el que nos domina ahora mismo, al menos, a una gran parte de nosotros, que ya no podemos depositar nuestra fe en personas como el director de la sucursal bancaria de la esquina".

Según Sánchez, a través de Patricia ha podido recorrer una aventura como las que a ella le gustan: "las aventuras humanas en las que la psicología de la persona se pone en funcionamiento porque en su vida sucede algo imprevisto y se desata unos mecanismos psicológicos para abordar esa nueva realidad que se le viene encima".

Ha confesado la autora que el personaje surgió después de mirar una revista de moda en la peluquería, en la que encontró a una chica posando de esa manera lánguida, pero el alma, el espíritu, siempre encuentra resquicios por donde escaparse y "a esa chica le noté en la mirada algo extraño, estaba asustada".

A partir de esa imagen, Sánchez se interrogó sobre qué le ocurría en su vida a la joven modelo: "Hay veces que los medios de comunicación no dan voz a personas visibles, por ejemplo Kate Moss, que es la culminación de la imagen, pero casi nadie sabe lo que piensa, cuál es su vida".

En la velada literaria, Clara Sánchez se ha acordado de su padre, que falleció este año, de la premio Nobel Alice Munro y de Ana María Matute, "una escritora española que es muy buena y que también lo merece".

En la novela, que tiene una cierta trama de thriller, Patricia "lucha por situarse en el universo, por saber quién es. Empieza a ver a su familia de otra manera, a detectar que hay personas en su alrededor que la están vampirizando y se fija en cosas en las que yo no me fijaría".

"A los vampiros de hoy, más que la sangre, lo que les gusta son las neuronas", asegura.

A pesar de que la protagonista se mueve en el mundo de la moda, la ganadora del Planeta advierte que no se trata ni de una crónica ni de un ensayo sobre la moda, y ha tratado de "ahondar en una persona que tiene un tipo de vida, y que de pronto tiene que fijarse en otras cosas".

Todo gira en torno al amor, resume la autora, quien no ha querido desvelar el desenlace de su novela, pues la protagonista debe averiguar quién de esas personas de su alrededor no la quiere.

La novela, añade Sánchez, también habla del trabajo, de la competencia, porque "al final, no somos tan diferentes ni por el trabajo, ni por la vida que llevamos".

En la misma presentación, la ex ministra de Cultura y finalista del premio Ángeles González-Sinde ha explicado que con la novela "El buen hijo" ha recuperado la escritura, que había echado de menos en su período como ministra entre 2009 y 2011.

Ha confesado que había comenzado la novela hacía unos años y que encontró la voz adecuada y ésta empezó a ser cada vez más poderosa; y al mismo tiempo recuperó la literatura infantil, con una cuarta novela de una serie que ya tenía tres entregas.

Si con su primera novela infantil se presenté a un premio, el Edebé, con esta primera novela de adultos decidió hacer lo mismo "con la finalidad de que llegará al mayor número de lectores".

Finalista

Por su parte, la exministra de Cultura, guionista, directora y exdirigente de la Academia del Cine Ángeles González-Sinde  quedó finalista del Premio, dotado con 150.250 euros, con la novela 'El buen hijo', que presentó al concurso bajo el seudónimo de Salvador Durán y el título 'Volver a los 17'.

A Ángeles González Sinde su paso por la política, como ministra de Cultura en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, le dejó "heridas", que ella intenta "curar" con la escritura, un oficio que hasta ahora había cultivado como guionista de cine y como autora de textos infantiles.

"Sí, categóricamente, la escritura es muy buena medicina", confiesa González Sinde pocas horas después de proclamarse finalista del Premio Planeta de Novela, fallado anoche en una multitudinaria velada literaria en la que Clara Sánchez, su compañera de palmarés, se alzó con el primer galardón.

Han pasado casi dos años desde que Ángeles González Sinde dejó de ser ministra, pero, a juzgar por sus palabras y por una cierta expresión melancólica, el tiempo transcurrido no le ha hecho olvidar una experiencia que, según parece, dejó en ella heridas todavía sin cicatrizar. Aunque, quizás, no lo descarta, este premio le ayudará a olvidar los sinsabores de la política.

"He vuelto a mi oficio de escribir, de contar historias", decía una "conmovida" por el galardón Ángeles González Sinde, que se siente privilegiada por ello, "en momentos en los que muchas personas están cambiando de rumbo profesional" obligadas por la crisis económica.

'El buen hijo', su primera novela para adultos, es el título del texto con el que ha dado en el centro de la diana del Planeta, un premio que, para empezar, le ha proporcionado 150.250 euros y unas previsiones de ventas siempre muy optimistas.

La exministra de Cultura y expresidenta de la Academia de Cine se presentó al Planeta ocultando su condición de mujer, bajo el seudónimo de Salvador Durán, y con una novela que comenzó a escribir cuando todavía no había sido llamada por José Luis Rodríguez Zapatero para formar parte de su último Gobierno.

Un texto que el jurado encargado de fallar un premio ya longevo, que este año ha celebrado su LXII edición, leyó bajo el título, también ficticio, de "Volver a los diecisiete".

"Comencé la escritura de esta novela hace ya varios años. Pero la tuve que guardar en el cajón cuando acepté ser ministra. Durante algún tiempo sentí que la historia se me iba escapando, hasta que la retomé tras salir del Gobierno", recordaba anoche la finalista del Planeta.

González Sinde sintió "la necesidad" de retomarla una vez acabó "un tiempo de gran exposición", como ella se refiere a sus años de ministra. "Lo hice cuando tuve la certeza -recuerda- de que iba a tener tiempo, recogimiento y la soledad necesaria para sentarme a escribir".

El resultado es la historia de Vicente, un hombre de 36 años, apocado, que vive a la sombra de su madre viuda y trabaja en el negocio que ella regenta. Un hombre insatisfecho hasta que una serie de sucesos le hacen escapar de tan asfixiante entorno, según la propia descripción del texto hecha por el jurado del Planeta.

"Un hombre obstinado, perseverante", según la autora, un personaje que anteriormente intentó "colar" en otras historias, concretamente en varios guiones de cine que finalmente no cuajaron. "Pero la voz de Vicente se hizo poco a poco más poderosa, hasta adueñarse de la novela", destaca la autora de cuatro novelas infantiles anteriores.

Para la finalista del Planeta "todos deberíamos atrevernos a cambiar, como Vicente, ser uno mismo y no lo que los demás esperan que seamos".

"Hay muchos que piensan que los guionistas no deberíamos salirnos del género. Yo lo he hecho, y aquí está el resultado", destacó quien siempre escribe "con un final muy claro" en su imaginación.

González Sinde no escribió, pues, 'El buen hijo' pensando en el cine, pero, cuando se le pregunta si la historia de Vicente puede acabar siendo un guión, se lo piensa y acaba reconociendo que no lo descarta, aunque "tendría que trabajar mucho para adaptarlo".

Ahora bien, es consciente de que la industria del cine no atraviesa un buen momento. "Escribo -dijo en la rueda de prensa que puso fin a la noche del Planeta- porque no hay manera de hacer cine".

Cuando se pone a ello, sea lo que sea, lo hace "desde la confianza de estar a la altura y con el ánimo de comunicarme con el mayor número posible de personas". Con 'El buen hijo' confía que los lectores rían "y se conmuevan" con la peripecia vital de Vicente, su protagonista.

El de la escritura, según González Sinde, "es un mundo muy competitivo y cada día más complejo. Es muy difícil destacar", reflexiona en voz alta quien lo acaba de conseguir con su primera novela y gracias al Premio Planeta.

Etiquetas