Despliega el menú
Ocio y Cultura

Patrimonio

Erik el belga: "El tapiz será muy difícil de recuperar"

El ladrón del tapiz robado en 1979 en la catedral de Roda de Isábena confirma que es el hallado en Houston, pero cree las autoridades españolas tendrán dificil recuperarlo "por la falta de inventario" del Patrimonio Nacional.

Erik el belga, conocido como uno de los ladrones de obras de arte más importantes del mundo, ha confirmado que "sin ninguna duda" el tapiz encontrado en Estados Unidos es el que él robó en 1979 en la catedral de Roda de Isábena (Huesca). 

El precio "real" del tapiz aragonés es de "un millón de euros" en el mercado de antigüedades actual, ha indicado el ladrón, que recuerda que lo vendió por 35.000 pesetas de la época.

"El ladrón más famoso que nunca he sido condenado por ello porque (la policía) no me ha pillado por mi calidad (profesional) y forma de vivir normal", así se define Erik el belga, -nombre de René Alphonse Ghislain Vanden Berghe (Nivelles, 1940).

El tapiz robado de Roda de Isabena podría encontrarse en Houston (EE. UU.) y el Ministerio de Cultura está a la espera de que un fiscal de esa ciudad corrobore si es el mismo.

Erik el belga ha recordado como fue contactado por un marchante alemán en Alicante y le encargó robar un lote de obras en ese templo que, hasta que se produjo el robo, "era el tercer enclave de arte románico más importante del mundo".

El autor de más de 600 robos solo en Europa ha contado que procedió a realizar el golpe siguiendo su habitual "modus operandi": él era "el cerebro que marcaba la estrategia (del robo) y contaba con un equipo de dos o tres profesionales".

El golpe duró unas cuatro horas. A media noche entraron en la catedral forzando la puerta, fueron directamente a por las cuarenta obras que, previamente, Erik el belga había visto como un visitante más del templo, las embalaron y las cargaron en "un coche familiar con matrícula falsa", ha señalado.

"La fase complicada del robo fue sacar las obras de la catedral que está en un sitio muy aislado, a pesar de que la seguridad era absolutamente nula: no había alarmas, ni sensores (de movimiento) ni cámaras (de vigilancia)", ha explicado.

En ese golpe, ganaron 150.000 pesetas. El tapiz, de 35.000 pesetas, era la segunda pieza más relevante mientras la más cara era la Silla de San Ramón, "una reliquia celta y única en el mundo" que su equipo hizo pedazos y quemó en parte en 1985, en un intento frustrado de "provocar" su salida de prisión preventiva, ha relatado.

El ladrón se enorgullece de que solo ha pasado "36 meses en prisión preventiva y siete años en libertad provisional" en la década de los años ochenta, pero salió de la cárcel por falta de pruebas.

Desde que el marchante alemán adquirió el tapiz, Erik el belga ha dicho que la obra "ha pasado por muchas manos de coleccionistas, hasta que acabó en Houston".

"El tapiz va a ser muy difícil de recuperar por parte de las autoridades españolas por la falta de inventario" del Patrimonio Nacional, ha recalcado.

"España es un paraíso para el robo y una mina para los compradores" de obras robadas porque "cuando algo desaparece, nadie lo puede recuperar" por la falta de inventariado, ha apuntado.

Etiquetas