Despliega el menú
Ocio y Cultura

Cultura y ocio

La subida del IVA amenaza a una veintena de salas de cine aragonesas

Los cines de la Comunidad han mantenido los espectadores y la recaudación durante los últimos años, pero la nueva medida podría rematar el sector. Un estudio indica que 20 salas corren peligro.

Varias personas hacen fila en la taquilla de un cine zaragozano
La subida del IVA amenaza a una veintena de salas aragonesas

Las salas de cine aragonesas han resistido el castigo de la crisis económica, pero la subida del IVA para las entradas -pasará del 8 al 21% el próximo 1 de septiembre- podría rematar a un sector que ya sufrió un importante descenso de espectadores a principios de la pasada década. A pesar de que los datos del Ministerio de Cultura y el INE indican que el número de usuarios cayó desde los 3,3 millones en 2003 hasta los 2,1 en 2008 en la Comunidad, las salas de Aragón han aguantado la recesión económica, lo que no ha impedido cierres como el de los míticos Renoir. Al menos en lo que se refiere a espectadores y recaudación, que en 2011 se situó en casi 15 millones de euros, una cifra similar a la de hace una década y superior al del periodo comprendido entre 2005 y 2008.

En ese sentido, Aragón ha logrado esquivar la crisis mejor que otras comunidades y que el global del país, que entre 2010 y 2011 sufrió un descenso de las visitas del 3,2%, por el 3,9% que se redujo el dinero recaudado. Sin embargo, la cada vez más próxima subida del IVA vuelve a amenazar a las salas aragonesas, que deberán decidir si asumir un incremento que califican de “desorbitado” -pasará del 8% al 21%- o lo cargan en el precio de la entrada, cuya media en Aragón es de 6 euros (según la SGAE). Esta subida de 13 puntos del IVA sitúa a España por encima del doble de la media europea (10,1%) y muy lejos de países como Alemania o Francia, que graban el cine con un 7%.

De momento, varios estudios ya han hecho que todo el sector cinematográfico se levante contra la medida. Un análisis de la firma Pricewaterhouse, encargado por exhibidores y distribuidores, ya ha alertado de que, además de producir un descenso de casi 10 millones en la recaudación de Hacienda, el incremento impositivo supondrá la pérdida de unos 3.500 empleos y un 20% de las salas españolas. Esta cifra, trasladada a Aragón, equivaldría a la desaparición de una veintena de salas de las alrededor de 100 que había a finales del año pasado.

Pero los pronósticos negativos no acaban allí, y otro estudio de la Universidad de Navarra augura un descenso de hasta un 25% de la recaudación de las salas. “Un euro más en una entrada de cine es una subida muy importante, y más cuando hay que competir contra la gratuidad de lo ilegal”, analiza Gaizka Urresti, presidente de la Asociación de Productores Independientes del Audiovisual de Aragón, a quien tampoco le convence la idea de que sean las propias salas las que asuman el incremento. “Si el incremento del impuesto lo tiene que pagar el distribuidor o el dueño del cine, las ganancias quizás no sean suficientes para mantener abierto el negocio”, completa Urresti.

Los espectadores, resignados

A pesar de que los datos de la SGAE indican que la media de las entradas de cine en Aragón (6 euros) está por debajo de la media nacional (6,5), en muchas salas de Zaragoza ya supera los 7 euros y las películas en 3D se acercan a los 10. Unos precios que todavía castigarán más el bolsillo de los espectadores tras la previsible subida del precio, que obligará a muchos cinéfilos a prescindir de alguna dosis de gran pantalla. “No voy a renunciar al cine porque el precio suba un euro, pero no me quedará otra que venir menos a menudo”, asegura Miguel Ángel Carnerero, asistente habitual a las salas zaragozanas.

Otros, en cambio, incluso se plantean dejar de acudir a una de las ofertas de ocio más recurrentes. “No me puedo permitir pagar 20 euros por dos entradas cada vez que quiera ver una película, así que me tendré que conformar con las que echen en la tele”, se lamenta Mari Carmen Lapuente, una de las muchas zaragozanas que deberán conformarse con la pequeña pantalla para disfrutar del cine.

Etiquetas