Ocio y Cultura
Suscríbete

LITERATURA

Aquí un enemigo

Sergio Del Molino presentó en Zaragoza su último libro, una obra que ironiza con géneros como el pornográfico o la novela negra

Los escritores Sergio del Molino y Miguel Serrano
Aquí un enemigo
HERALDO

Por tierra, por mar y por aire. A Sergio del Molino (Madrid, 1979) le encanta viajar, reírse de sí mismo y hablar de literatura  en torno a un buen bebercio. Un multiusos apto para todo tipo de superficies. 'No habrá más enemigo' (Tropo, 2012), el título de su cuarto libro da lustre, por fin, a la portada de su primera novela, ilustrada por Óscar Sanmartín Vargas, y que se presentó ayer en la tienda Fnac Plaza España de la capital aragonesa. Para llegar hasta aquí hizo un viaje de tres escalas, con géneros tan dispares como los relatos ('Malas influencias', Tropo, 2009), el ensayo ('Soldados en el jardín de la paz', Prames 2009) y el periodístico ('El restaurante favorito de Nina Hagen', Anorak, 2011)

"Mi trayectoria anterior ha sido una preparación hacia un punto de partida como novelista", explicaba ayer Del Molino en la presentación de su libro, que corrió a cargo del escritor Miguel Serrano, y se convirtió en una charla que descubrió las múltiples capas que tiene la novela.

El autor anticipó que "todos los géneros que aparecen en 'No habrá más enemigo' están tratados de forma irónica, burlesca. Hoy en día, los géneros literarios solo pueden existir como parodia". Del Molino afirmó, además, que en la literatura hispana muchos escritores encuentran limitaciones técnicas a la hora de abordar el sexo, al no afrontar el tema de una manera directa.

La novela está dividida en tres partes y un epílogo, y tiene como escenario principal una Zaragoza "horizontal", aunque también aparecen referencias a otras ciudades de México, Portugal o Estados Unidos. Sus protagonistas tienen el mismo nombre que varios personajes de la revolución rusa. Pero comparten mucho más, son pretendidamente planos, un paralelismo intencionado que el autor estable con aquellos líderes bolcheviques vacíos de sentimiento.

La violencia latente y los crímenes son elementos catárticos para el escritor: "Me interesa la violencia como catalizador de la acción. Las cosas siempre son lo que parecen hasta que hay una catarsis. Si hay alguna tesis en este libro es que el infierno somos nosotros. Todo el mundo es capaz de hacer daño", aseguró Del Molino.

'No habrá enemigo' es un puzle de miles de piezas, de mujeres fatales, de asesinatos, de reminiscencias de 'El tercer hombre', de personajes tan curiosos como Herzen, inspirado en el pintor oscense Pece Cerdá, una novela cuyo título está extraído de un verso de Mao Zedong... "No más 'spoilers'", bromeó una de las asistentes al acto. A lo que Del Molino respondió: "No importa, es una novela de sensaciones y no de peripecia". El autor concluyó su intervención afirmando con sorna: "Lo que he pretendido con esta novela es que se lea con cara de idiota". Sensacional.

Etiquetas