Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

LA RECOMENDACIÓN

El Ebro, sus magias y sus choperas

Nacho Arantegui expone en el Cu4rto Espacio ?Diario de un río?, un proyecto abierto de art land de fotografía, vídeo, escultura e instalación en torno a las riberas y el misterio de sus bosques.

Imagen de la exposición 'Diario de un río' de Nacho Arantegui
El Ebro, sus magias y sus choperas
HA

Ahí en la plaza de España, algo más allá del Gambrinus y esa terraza desde donde se observa la Zaragoza cotidiana y sus tránsitos, en las salas del Cu4rto Espacio, está la muestra ‘Diario de un río’ de Nacho Arantegui, un «proyecto abierto» que retoma algunas de las claves del Land Art y que incide en varias ideas: la relación de un artista con los bosques y el río Ebro, el amor a los materiales y a las ideas, y la apuesta por una sensibilidad hacia «lo artesanal en el arte contemporáneo», tal como señala la comisaria de este trabajo Belén Chueca, que también asume un claro protagonismo, más allá de la redacción del catálogo y del montaje de una exposición tan atractiva.

La propia Belén Chueca intenta explicar en qué consiste ‘Diario de un río’ de un artista aragonés joven «que comienza a caminar». Y señala que Nacho Arantegui exhibe «la sensibilidad por lo propio», intenta «valorar para que otros valoren los tesoros que guarda el entorno del río Ebro, los pueblos y la Comarca», y precisa que el artista, «con su visión estética de estos paisajes (…) nos redescubre y ensalza lugares de la naturaleza, inmersos en el medio rural, que a través de sus intervenciones se tornan mágicos y atractivos». Es curioso: ‘Diario de un río’ sucede en las salas a ‘La riada del siglo. 50 años del gran desbordamiento del Ebro en Pradilla’, que recibió muchos visitantes.

La exposición de Nacho Arantegui, de entrada, es de arte contemporáneo: compleja, envolvente y subyugante, de gran belleza, sutil y evocadora. Revela lo próximo desconocido y le otorga hondura e intensidad a lo conocido. Está compuesta por fotografías del río y las choperas, por instalaciones, por esculturas de cerámica, por vídeos y proyecciones, aunque podríamos decir que el elemento más poderoso, o el que unifica un conjunto mestizo, es la fotografía. Nacho Arantegui ha realizado espléndidas fotos de espacios vividos de Sobradiel, Utebo, Torres de Berrellén, Cabañas de Ebro, Alcalá de Ebro, Alagón o Remolinos, y propone lugares cautivadores, lleno de misterio, de vida y de luces que poseen atmósferas de ensueño.

Si alguien nos dijera que en algunos de estos rincones -inundados por el río o acariciados por la melodía de la corriente, el susurro de los aires y el gorjear de los pájaros- se concentran los druidas, los magos de la tribu o los aparecidos tras la lluvia, no nos sorprendería. Nacho Arantegui ha buscado la belleza, el fuego de la sombra, la llamarada del claroscuro, el embeleso de la claridad que penetran por la enramada y matizan el corazón del bosque, y lo ha encontrado todo. Pero además juega con las ramas, con las espinas, con las cañas, con las texturas y esculturas (vean esos cuadros de técnica mixta ‘Rubuscamera’ o ‘Circusdonax’, por citar ejemplos), crea instalaciones cautivadoras como ‘Tierra, la luz interior’, que nos trasladan un tiempo auroral del mundo y de la naturaleza, vean esos ‘Cobijos de los pájaros’, realizados en barro e instalados en Casetas. El artista ha realizado todas esas fotos y esas instalaciones en los diversos pueblos de la orilla del Ebro.

Antes de llegar a la salas del Cu4rto Espacio, Nacho Arantegui, que es fotógrafo, artista y artesano medioambiental de las emociones, se probó a sí mismo y sus invenciones a la intemperie. Y curiosamente, ha sabido crear un refugio, un edén íntimo y protector, un lugar para quedarse a vivir y a soñar. Como dice Belén Chueca, encuentra ese binomio histórico que es el ser humano y el paisaje: el creador en plenitud inscrito a plena luz en el campo y a orillas del Ebro.

No dejen pasar de largo esta muestra: hay mucho que ver y sentir y oír. ‘Diario de un río’ también tiene música, nada más y nada menos que de David Angulo, que también es el diseñador del catálogo.

Etiquetas