Ocio y Cultura

«La literatura aragonesa vive un momento estupendo y prometedor»

El periodista y escritor Antón Castro responde a las preguntas de los lectores de Heraldo.es, tras la publicación de su último libro 'El paseo en bicicleta'.

Antón Castro en la redacción de HERALDO
"ASDFKASF"
HERALDO.ES

Como seguidor desde hace tiempo de tu trayectoria, caracterizada porque toda manifestación cultural te interesa, por la densidad de tu aproximación y por tu finura y profundidad intelectual, satisfaz por favor mi curiosidad: ¿cuántas horas duermes al día? Javier Domínguez

No es fácil responder: generalmente me acuesto hacia las dos, un poco antes o un poco después (los martes, más bien hacia las tres) y me levanto a las siete. A esa hora empiezo a prepararme para llevar a mi hija Sara hasta el autobús. Pero en realidad, me gusta dormir, y cuando puedo me resarzo. En mi casa, por lo regular, se duerme poco, salvo algunos de mis hijos; quien más duerme es Jorge porque, entre otras cosas, solo tiene clases por la tarde y es muy fan de Andreu Buenafuente.

¿Se considera más novelista, poeta o periodista? Lucía

Me considero contador de historias, narrador, pero todo lo que soy se lo debo al periodismo: llegué a él en 1987, gracias al periódico ‘El día de Aragón’, y ha sido mi mejor escuela de periodismo y de vida. La poesía me encanta: siempre he escrito, cuando llegué a Zaragoza quería ser poeta y llegué a redactar hasta tres poemarios, todos en gallego. Luego descubrí la prosa –siempre con alguna impregnación poética- y ahí me he movido. Dicen que soy un narrador con alma de poeta, y un poeta con vocación de narrador. Pero el periodista siempre está presente.

En ‘El paseo en bicicleta’ ha dejado plasmadas sus vivencias en varios pueblos aragoneses. ¿Con cuál de todas se quedaría (y en qué pueblo sucedió)? ZP

El libro, si pudiera contarse como un cuento, sería la historia de alguien como yo que sale todas las mañanas desde su casa, en el campo, en Garrapinillos y explora lugares, cuestas, campos, torres. Y en ese proceso, en esa búsqueda que es un viaje, evoco mi niñez, mi relación con mi padre y el mar, y hago poemas a personajes tan distintos como Ramón Acín, el escultor y anarquista, Nico, la cantante de la Velvet Underground, Fignon, Horacio Quiroga… También hay vivencias de Galicia, de pueblos de Aragón y de Urrea de Gaén, donde monté mucho en bicicleta con mi hijo mayor, Daniel.

¿Qué tiene una bicicleta para dedicarle todo un poemario? Martín

Una bicicleta es un instrumento fascinante en el que te mides tus propias fuerzas. Absorbes, mientras pedaleas, la luz del paisaje, la belleza del cielo, los mares de maíz, y te permite realizar un viaje exterior y a la par un viaje interior. Disfruto mucho con mis libros, pero con este me ha pasado algo muy especial: he disfrutado mucho con la bicicleta.

¿Qué opina de las tramas de dopaje en el ciclismo? Un ciclista

Me gustaría que en el ciclismo no hubiera dopaje, en realidad me gustaría que no lo hubiera en ningún deporte, pero también me gustaría que las autoridades fueran un poco sensatas y no demonizasen de inmediato a los deportistas sin pruebas sólidas. A veces me parece que hay indicadores, como en el caso Contador, que son tan mínimos o aleatorios, que hay que ser prudentes con las revelaciones.

¿Cuál es su poeta español preferido, así como el poema que más le gusta del mismo? Andrómeda

Esta pregunta me resulta muy difícil de contestar. Soy escritor porque, de joven, leí con auténtica pasión a Bécquer, más el de las 'Leyendas' que el de las 'Rimas', y a Lorca. De adolescente me sabía por entero el 'Romancero gitano'. Ahora soy más de 'Diván del Tamarit' y de los 'Sonetos del amor oscuro'. Tendría que citar, también, a Rosalía y su poema 'Negro sombra'. A Vicente Aleixandre y a su poema 'Se querían' de 'La destrucción o el amor'; quizá sea el que más me gusta. Y, entre otros muchos títulos, me gustaría recomendar un poemario reciente: 'Espectral' (Olifante. La Casa del Poeta, 2011) de Ángel Guinda, Premio de las Letras Aragonesas 2010. Un libro maravilloso, intenso, turbador, de una belleza torrencial, honda, desesperada y surrealista.

Como escritor y periodista ¿qué opinas del fomento del formato digital en perjuicio del papel? ¿Leer un libro en papel no es una experiencia más íntima? Lola

A mí el libro en papel me parece un objeto perfecto, insuperable, mágico. Los libros son esculturas con alma, cajas llenas de emociones, de personajes, de sensaciones. Los libros son una invitación al viaje, a la caricia, al conocimiento, un pasaporte a la curiosidad. El libro en papel sería difícil superar, pero no me opongo al libro digital, ya está aquí, cada día llegará con más fuerza, pero durante muchos años convivirán los formatos digitales con el papel. Habrá un momento, imagino, que no nos acordaremos que leer en el 'e-book' no era exactamente una experiencia íntima, pero ya te digo: los libros en papel me conmueven todos los días. Yo sigo comprando todos los días dos y tres y cuatro periódicos en papel.

¿Es internet una buena plataforma para conectar a los escritores y con las editoriales? Francisco C. P.

Yo creo que sí. Hay muchas editoriales que están muy pendientes de internet y que ya se promocionan con mucha fuerza, con mucha convicción, con mucha imaginación. Y a menudo se dan casos muy curiosos: la poeta aragonesa Olga Bernad, inédita, abrió un blog y así logró publicar su primer libro: 'Caricias perplejas', un libro de poemas, y poco después una novela, 'Andábata'. Dos editores distintos, atentos a los fenómenos de Internet, se enamoraron de su escritura. A través de mi blog publico constantemente a escritores ya éditos, inéditos y más consolidados. Y me gusta hacerlo: es arrojar una botella al mar de la comunicación y eso me permite sentirme un poco editor también.

Me encanta la literatura y me gustaría dar el salto y escribir. ¿Qué consejos le daría a alguien que quiere ser escritor? María

La literatura es algo que exige paciencia, búsqueda de la perfección, intensidad, es una vocación que participa de la lentitud. La literatura no es un escaparate, sea o no divertida, más sesuda, transgresora. Para escribir bien, hay que leer mucho, escribir mucho, buscar una voz propia, tener cosas que contar y no volverse loco porque le aplauden a uno. Con rigor, con energía, con talento y con trabajo todo llega. La literatura, por otra parte, es uno de los territorios de la libertad, del sueño, del capricho y es el territorio de la verdad: el escritor siempre debe dar lo mejor de sí mismo.

¿Qué opinas de los nuevos y jóvenes escritores aragoneses? ¿Tiene Aragón buena cantera? ¿Puede recomendarnos algún joven valor? Quijote

Yo creo que sí hay buena cantera, escritores de nivel, que están siendo reclamados por distintas editoriales nacionales y aragonesas. Algunos escritores parecen que llevan aquí toda la vida y ni siquiera han cumplido diez años como autores: pensemos en Daniel Nesquens, Begoña Oro o Ana Alcolea. Olga Bernad apenas lleva tres años en el mercado. A mí me interesan muchos autores jóvenes: Eva Puyó, Miguel Serrano, Juan Marqués, David Lozano, Joaquín Berges, Almudena Vidorreta, David Mayor, Sandra Andrés Belenguer, Silvia Ibáñez Cambra, Aloma Rodríguez, Ortiz Albero y Daniel Gascón. Y muchos más: vivimos un momento estupendo y prometedor.

En la presentación de tu libro se aludió a una frase del escritor Daniel Nesquens sobre la proliferación de poetas en Aragón. ¿Te parece que hay demasiados? Luis

En absoluto. Hay muchos poetas. Si los hay será por algo. Porque es un momento bueno para la lírica, porque la gente siente necesidad de mostrar sus emociones, porque la poesía vuelve a ser un arma cargada de futuro y de presente. A mí no me molesta que haya muchos escritores: cabemos todos. La escritura es alegría, fiesta, comunicación.

Antón, ¿crees que en Aragón somos demasiado críticos con nuestra propia cultura? Me refiero a que, en muchas ocasiones, no apoyamos a nuestros escritores, pintores, escultores, cineastas y artistas en general, precisamente porque son de aquí. SAMSA.

Es uno de los tópicos. Y a veces nos cuesta reconocer a nuestros creadores, pero no es del todo exacto. A Buñuel, en contra de lo que se ha dicho, probablemente nadie le dijera 'Flojico lo suyo' y ya en 1930 fue entrevistado por extenso en HERALDO. Creadores como Labordeta, Amaral, Bunbury, Carmen París, Antonio Saura y otros muchos han sido reconocidos y queridos. El aragonés es un poco seco y pudoroso, y le cuesta manifestar sus emociones. Es cierto que también hay una cierta incapacidad para percibir la grandeza de lo que se ha hecho. Aragón es la comunidad autónoma española, o una de ellas, que tiene más talentos y genios por kilómetro cuadrado: Servet, Goya, Sender, Buñuel, Cajal, Marín Bagüés, Pradilla, Ramón Acín, Serrano, Costa; la lista sería mucho, mucho más amplia.

Después de tantos años viviendo en Zaragoza, ¿se siente más gallego o zaragozano? F. T.

Llevo muy bien esta aparente esquizofrenia. Reconozco que todo lo que soy se lo debo a esta Comunidad y a esta ciudad, pero también a mi estancia de una década en Teruel. Aquí llegué a los 18, aquí he tenido cinco hijos (dos de ellos en Teruel, en Alcañiz y La Iglesuela del Cid), aquí tengo a mis amigos más entrañables, aquí me han dado muchas oportunidades en todos los campos y aquí, como cosa más extraña, me han permitido hacer que no había soñado nunca: ser el comisario de la gran exposición del Real Zaragoza, ‘Los años magníficos’. Pero, claro, uno nunca puede dejar de ser lo que lleva en los cuartos escondidos de la sangre: mis raíces, mi pasado, mi familia gallega, aquellos paisajes. Eso sí, soy un enamorado absoluto de Aragón y de sus gentes, y estoy profundamente agradecido. Y luego también soy una persona a la que le gustan muchos los rincones, espacios concretos: las riberas del Ebro, Independencia o el campo de San Lorenzo de Garrapinillos, que tiene al lado el cementerio…

Antón, eres el Referente Cultural de Aragón. Con mayúsculas tanto Antón como Referente como Aragón. Sin embargo eres gallego. Es raro que ese título honorífico no lo ostente un aragonés. ¿Es que nadie es profeta en su tierra? (la pregunta va medio en broma medio en serio, en plan gallego). Saludos Joaquín

Muchas gracias por tu generosidad. No me siento en absoluto el referente cultural de Aragón. Sinceramente nunca lo he pensado, eso me haría sentirme con una responsabilidad que no sé si sabría llevar. Intento trabajar con todos y para todos, e intento estar atento a todo lo que se hace. Y por desgracia no llego, y bien que lo lamento. De Galicia me fui joven. Escribí en gallego durante muchos años, publiqué libros en 1995 y 1997, me he sentido y me siento querido, y hace poco en la localidad de Meicende, muy cerca de A Coruña, han abierto una biblioteca con mi nombre.

Como se suele decir, se está muy bien aquí. Y llevo bastante bien la morriña y la saudade. Por norma, intento huir como de la peste del rencor, del resentimiento, del odio y del victimismo.

Muchísimas gracias a todos. Ha sido un auténtico placer haber participado en el primer chat de mi vida. Os agradezco mucho las preguntas. Me siento muy honrado. Mil gracias. Y dejadme expresar tres deseos: que se despeje la crisis, que el Museo Pablo Serrano se convierta en uno de los grandes centros de arte contemporáneo y que el Real Zaragoza remonte y se quede en Primera que es donde debe estar.

Etiquetas