Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ARQUEOLOGÍA

Daroca revela su pasado romano

Los restos encontrados, de momento, no permiten aventurar a qué tipo de edificio pertenecieron, aunque no parece que correspondan a una fortificación.

Daroca revela su pasado romano
Daroca revela su pasado romano
FIDIAS TRADE

Daroca estuvo poblada antes de lo que se pensaba. Un equipo de arqueólogos de la empresa Fidias Trade ha descubierto en el centro de Daroca restos de un edificio y de una calzada romana y, debajo de ellos, vestigios de época celtibérica. Hasta ahora, muchos especialistas creían que la ciudad había sido fundada por los árabes en torno al año 862 de nuestra era. O al menos no iban más allá, porque nunca hasta ahora se habían encontrado en su subsuelo restos de origen romano. Otros apuntaban, eso sí, que los romanos habían construido allí una gran fortificación que defendía una de las principales vías de comunicación de la zona.

Los restos encontrados, de momento, no permiten aventurar a qué tipo de edificio pertenecieron, aunque no parece que correspondan a una fortificación.

«Es difícil determinar a qué corresponden, porque el área excavada es pequeña, de unos 20 metros cuadrados -señala el arqueólogo José Delgado, que ha dirigido los trabajos junto a José Ramón Martínez González, ambos de Fidias Trade-. Lo que nos hemos encontrado, a unos 4 metros de profundidad respecto a la cota de la calle, son los restos de la fachada de un edificio, con los vestigios de una calle enlosada al lado. Podrían pertenecer a una villa romana, pero, a falta de estudios definitivos, parecen corresponder a un establecimiento algo más complejo».

La excavación se ha desarrollado en dos fases, en los años 2006 y 2009. Y es que los restos se han encontrado en las obras de la sede de la Comarca Campo de Daroca, en plena calle Mayor. El edificio que alberga la institución es del siglo XIX y fue objeto de obras de rehabilitación, que dirigió el arquitecto Juan Carlos Lorente y que concluyeron en 2006. Como la construcción antigua no ocupaba todo el solar, se realizaron excavaciones en la zona libre, y allí aparecieron algunos vestigios romanos, de escasas dimensiones.

Años después de la inauguración de la sede, la Comarca Campo de Daroca adquirió un edificio anejo para añadirlo a la sede y ampliar su espacio, y ha sido en ese terreno donde se han hallado nuevos restos romanos que confirman lo ya supuesto por los hallazgos anteriores.

 

La falta de presupuesto

«Primero aparecieron restos islámicos, que es lo que habitualmente surge cuando se excava en el centro histórico de Daroca -señala José Delgado-. Se trataba de viviendas árabes de finales del siglo X y principios del XI, que fueron objeto de modificaciones en época medieval. Pero debajo encontramos los vestigios romanos y, a una profundidad mayor, fondos de silos de época celtibérica. En principio, los restos romanos hay que fecharlos en época de los últimos emperadores de la dinastía Julio-Claudia y los primeros Flavios, en el siglo I de nuestra era».

La datación de ha realizado basándose en el material encontrado junto a los restos arquitectónicos: una moneda del emperador Claudio, varios fragmentos de 'terra sigillata'...

Las excavaciones han sido supervisadas por técnicos del Departamento de Educación y Cultura del Gobierno de Aragón. Los restos van a ser conservados 'in situ', en el párquin que se ha proyectado anejo a la sede comarcal. Pero, de momento su futuro inmediato es una incógnita.

«Los restos son importantes y en ningún momento nos hemos planteado otra hipótesis que no sea la conservación -señalaba ayer Pedro Miguel Hernández, presidente de la comarca Campo de Borja-. No tenemos ninguna preocupación sobre ellos porque están perfectamente documentados, controlados y protegidos. Pero están a la espera de que se pongan en valor».

El problema, según señala, reside en que «en estos tiempos de crisis y de recortes económicos, no tenemos fondos para su adecuada exposición al público. Las obras de la sede comarcal deberían estar terminadas en marzo o abril, y hay financiación para pagarlas porque han sido costeadas a través de fondos propios nuestros y del 1 por ciento cultural, que aporta Fomento por las obras de la autovía. Pero no tenemos dinero para acometer la musealización de los restos».

Según comenta Hernández, va a intentar que el Gobierno de Aragón financie los trabajos. «Vamos a ver si Patrimonio es sensible o no con la importancia de los restos. Si no lo es, habrá que esperar, pero lo que está claro es que podrán ser contemplados por los darocenses».

Los restos. En la parte inferior de la imagen, a la derecha, puede verse un tramo de muro de fachada y, junto a él, un tramo de acera que está sobreelevada respecto a la calzada, de cantos y gravas compactadas.

Etiquetas