Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

LIBROS

Isabel San Sebastián: "Como la protagonista de mi novela, estoy muy desencantada del poder"

La narradora presenta hoy en Zaragoza su última obra 'Imperator', la historia de una cátara, con la que comparte algunos rasgos de su personalidad, que en el siglo XIII huye del exterminio y se refugia en la corte de Aragón.

Isabel San Sebastián.
Isabel San Sebastián: "Como la protagonista de mi novela, estoy muy desencantada del poder"
HERALDO

Hace apenas diez minutos estaba delante de las cámaras de Telemadrid en su tertulia política 'Alto y claro' y ahora vamos a hablar de su última novela, ¿cómo consigue cambiar tan rápidamente de 'chip'?

Tengo ya suficientes años de oficio para poder asumir una tertulia sin excesivo estrés ¿no? Una vez que acaba el programa se terminó y hasta mañana, porque por la tarde mi mente está en otra cosa. Siempre estoy un poco al tanto de la prensa por internet, pero no es que viva en un estrés permanente, sino me moriría.

 

Presenta 'Imperator' en la Aljafería de Zaragoza, uno de los escenarios en los que transcurre la historia...

Lo estuve visitando el invierno pasado. No lo conocía con anterioridad y me sorprendió gratísimamente. Unas cuantas escenas del libro se desarrollan allí, entre los muros policromados del palacio de la Alegría, tal como decían de él los que lo construyeron.

 

¿Eligió la capital aragonesa para su trama o la historia la trajo hasta la ciudad?

La propia historia me ha llevado a Zaragoza. El personaje inspirador de esta novela es Federico II, un tipo fascinante y apasionante que en plena Edad Media, en el arranque del siglo XIII, era un ilustrado antes de su tiempo. Podría haber sido perfectamente amigo de Leonardo da Vinci, dominaba seis idiomas, le interesaban todas las ramas de la ciencia, tenía un zoológico, fue un gran batallador... Cuando me puse a investigar descubrí que su primera y principal esposa fue Constanza de Aragón, hermana de Pedro de Aragón, y ese fue el personaje que me trajo al Reino de Aragón y al resto de lugares por los que discurre la obra.

 

Federico II le ha fascinado, pero también lo ha comparado con Aznar, y ha dicho que son igual de soberbios y ególatras...

Es lo que tienen las entrevistas. Me preguntaron qué rasgos de Aznar tenía Federico y, efectivamente, era un tipo muy brillante y ególatra al igual que Aznar, salvando todas las distancias.

Ya puestos, ¿qué cualidades compartiría con José Luis Rodríguez Zapatero?

La idolatría, que no la brillantez.

 

En el elenco de personajes de 'Imperator' los hay históricos y de ficción. ¿Se siente identificada con alguno de ellos?

La protagonista Braira, que es de alguna forma el hilo conductor a través del cual se recorren los distintos escenarios y acontecimientos, sí se me parece en muchas cosas, en su forma de ver la vida, de desencantarse del poder y en su manera de buscar ya a una edad madura la felicidad en las cosas sencillas. A mí me cuesta mucho descubrir paisajes interiores, emociones, sentimientos que no he experimentado y cuando me adentro por esos territorios lo hago en mis propios territorios sentimentales o en los de personas que conozco.

¿Se puede ser una desencantada del poder, como su protagonista, y estar al frente de una tertulia política?

La forma de ejercer el poder, lo que se esconde detrás de alcanzarlo y la ambición desmedida es algo que a mí me ha desencantado mucho. Cuando empecé a recorrer los caminos de este oficio sentía una gran fascinación y curiosidad. He vivido cerca de muchos poderosos españoles y extranjeros y a estas alturas de mi vida tengo que decir, salvo con alguna honrosa excepción, que mi percepción no es muy elevada. Lo que hay que hacer es tener memoria y perspectiva. Por ejemplo, las negociaciones, conversaciones, diálogos, tomas de temperatura, llámeselo, como quiera, con ETA. Si uno irrumpe como nuevo a lo mejor puede creérselo, pero si uno lleva 20 años observando ese escenario se da cuenta de que se repiten una y otra vez las mismas infamias y no aprendemos.

 

¿Periodista o escritora?

Lo primero y principal es que soy madre y luego persona. Profesionalmente primero fui periodista y no reniego de ello y espero morirme teniendo un lugar en el que expresarme. Ser escritora es un sueño hecho realidad.

 

¿Está sumergida en su próxima novela?

La tengo en la mente y en alguna nota. Lo que no tengo es capacidad física para ponerme a escribir, porque con 'Imperator' me destrocé la espalda por forzarla y tengo que recuperarme. Lo que sí voy a hacer para documentarme sobre los escenarios es algún viajecito más por Aragón y Valencia. Allí reaparecerán en el nuevo libro algunos personajes de 'Imperator'.

Etiquetas