Despliega el menú
Ocio y Cultura

ARTE URBANO

Un robot que ametralla... pintura

Dentro de la programación del Festival de Arte Urbano 5º Asalto, ayer se probó en Zaragoza la Facadeprinter, una máquina que crea grafitis a distancia.

Michael Haas, junto a su retoño, el Facadeprinter.
Un robot que ametralla... pintura
OLIVER DUCH

No todo el mundo tiene la suerte de que un artista berlinés le venga a pintar a su casa. Y gratis. Pero los vecinos de la plaza del Ecce Homo de Zaragoza, sí. Bueno, ya están acostumbrados, porque en la zona abundan las obras de artistas urbanos que han convertido los muros de sus edificios en sus improvisados lienzos. Pero ayer la pintura no iba deslizarse por las paredes a través de la mano de nadie. La lanzaba un robot, que sabía perfectamente lo que tenía que dibujar. Si hay máquinas que pasan la aspiradora, ¿por qué no dedicar alguna al arte?

Dicho y hecho. Dos jóvenes estudiantes de arte y diseño alemanes se unieron en Berlín a un ingeniero y crearon, hace un par de años, la maquinita: el Facadeprinter. A pesar del nombrecito de marras, se salieron con la suya y desarrollaron un sistema para pintar a grandes distancias a través de una especie de ametralladora. "Bueno, en realidad, es un robot muy simple -contó ayer uno de sus inventores, Michael Haas, antes de ponerse con las manos en la máquina-. Tiene un ordenador instalado dentro y, a través de un software, reconoce el dibujo y se lanza a hacerlo". Tan solo hay que conectarlo a una bombona de aire comprimido y ¡bum! El cuadro hecho sin mancharte las manos de spray.

Al depender de un ordenador, no solo dibuja arte abstracto: es capaz de reproducir la Gioconda si eso es lo que se le manda. "Puedes pintar lo que quieras, con tal de que lo pongas previamente en el ordenador", informó Haas. A pelotazos de pintura, el estilo solo puede definirse como puntillista. Eso sí, a diferencia de las obras maestras de Van Gogh, Pisarro o Seurat, estas se acaban en media hora y pueden ser de muchos metros. Vamos, como un juego de 'paintball', pero aplicado a un grafiti. Ayer, fue la primera ocasión en que el cacharro salió de su Alemania natal. "Antes, hemos hecho muestras en Múnich, Berlín o Hamburgo", contó Haas. Así, normal que en los aeropuertos haya causado algún que otro equívoco entre los agentes de seguridad. "Los teníamos avisados, pero es algo curioso: cuando te abren la maleta no saben si eres James Bond o un terrorista", bromeó.

Aunque llegó el jueves por la noche, Haas había tenido algo de tiempo para darse un garbeo por el resto de 5º Asalto, el Festival Internacional de Arte Urbano que se ha celebrado esta semana en Zaragoza y que finaliza mañana. De la ciudad, se queda con el centro, "realmente vivo y colorido". Y, de la muestra en la que participa, le ha sorprendido su carácter práctico. "Me ha gustado mucho la exhibición, que todo ocurra en la calle y los resultados sean rápidamente visibles", opinó.

De hecho, así es. Han pasado 42 artistas locales, nacionales y extranjeros, llegados de Bolonia, Moscú o Gante, que han dejado su trabajo impreso por el Casco Viejo zaragozano. Sus organizadores están contentos. Pero no les nombres la palabra grafiti si quieres que mantengan la sonrisa. "Esto va más allá, es arte urbano. Del grafiti nacen las demás artes, como una evolución: el 'street style', el intervencionismo...", puntualizó ayer Alfredo Martín, uno de los organizadores, mientras la Facadeprinter se llenaba de pintura para disparar contra la pared. Con un nombre u otro, el Festival ha gustado hasta los no muy duchos en la materia. "Todo han sido buenas palabras, la gente te lo agradece, hace fotos? Aunque algunos vecinos no se habían enterado de que iban a pintar en los muros de su edificio?", contó Alfredo.

La muestra dará hoy sus últimos coletazos y, con ella, la Facadeprinter, que tiene prevista otra exhibición esta tarde, a las 20.00, en los alrededores del Plata. Una vez acabado este asalto, y sin necesidad de subirse al ring, habrá que ir pensando ya en el 6º, el de 2011.

El aparato es capaz de reconstruir la Gioconda, a gran escala, a través de pelotazos de color

Etiquetas