Despliega el menú
Ocio y Cultura

ARTE

La feria Art Basel abre sus puertas desafiando la recesión a golpe de calidad

Dos aragoneses, Pepe Cerdá y José Moñú, exponen en esta muestra, la más prestigiosa del mundo, que cada año refuerza su exigente sistema de selección de participantes.

Una de las obras de Pepe Cerdá que se expone estos días en Art Basel.
La feria Art Basel abre sus puertas desafiando la recesión a golpe de calidad

La feria de arte más prestigiosa del mundo, Art Basel, abre hoy su 41 edición con la euforia de saber que la tormenta de la crisis ha azotado al sector, pero que lo ha fortalecido.

"Lo puedo decir muy claro, la crisis económica si ha tenido alguna implicación es aumentar la calidad. Los galeristas ya no son tan ambiciosos y traen solo lo mejor, conscientes de que si no, no venderán", afirmó ayer el co-director del evento Marc Spiegler, en una jornada dedicada a los periodistas, profesionales del sector y coleccionistas privilegiados.

Este año se consolida una tendencia que ya se apuntó el año pasado: los galeristas, temerosos de la falta de liquidez de los coleccionistas, han traído a Basilea (noreste suizo) sus mejores obras.

Y entre esas piezas, figuran las firmadas por dos aragoneses: Pepe Cerdá y José Moñú.

Cerdá expone en la galería Graff & Schelble, allí exhibe veintitrés cuadros en la línea de los se pudieron ver en la Lonja de Zaragoza hace unos meses: paisajes, sobre todo, estudios de luz, celajes y diálogos con la naturaleza con una concepción clásica del arte de pintar. "ArtBasel se celebra en Basilea del 15 al 20 de Junio. Esto hace a la ciudad Suiza la capital del arte mundial en estas semanas y exponer individualmente en ella durante este periodo en un privilegio para mí", señalaba el pintor hace unos días.

El zaragozano José Moñú muestra su obra a través de la galería Fernando Latorre. Los suyos son grandes lienzos repletos de color y energía, una pintura aparentemente espontánea y visceral, que exige una cuidada técnica.

Moñú también vive un momento dulce, acaba de culminar un proyecto pictórico en Berlín que le ha llevado tres meses, y para septiembre ya tiene cerrada su próxima exposición en Barcelona.

'La selectividad'

La exigencia que se auto-aplican las galerías se debe también al rígido sistema de selección, que las obliga a pasar 'la selectividad' todos los años, en palabras de María Socorro de Almeida Lima, de la galería brasileña Millan.

De las más de 1.100 candidaturas presentadas este año, solo 300 fueron elegidas, de las cuales un 5% son nuevas, exactamente el porcentaje de las que fueron rechazadas. Las 300 galerías proceden de 37 países y expondrán más de 10.000 obras de 2.500 artistas.

A pesar de la voluntad "globalizada" de los directores, Art Basel sigue siendo eminentemente "eurocéntrica" y muy estadounidense, dado que de las 300 galerías, 200 son europeas y 32 estadounidenses.

En lo que no hay restricción alguna es en los formatos y formas de expresión: desde las clásicas pintura y escultura, pasando por dibujos, instalaciones, fotografías, vídeos y "performance". Además de las galerías, se mantienen los espacios Art Unlimited, que permite exponer obras de tamaño extraordinario en un espacio de 17.000 metros cuadrados; y Art Public, con 14 piezas expuestas en la plaza frente a la feria.

Asimismo, el visitante encontrará Art Statements, espacio dedicado a nuevos talentos, donde 26 jóvenes artistas expondrán sus proyectos, dos podrán ser recibirán un premio de 21.400 euros.

En la feria se esperan 60.000 visitantes durante los cinco días que estará abierta. La gran duda es saber si, este año, este imán del arte será un gran 'supermercado', como lo fue hace un lustro, o toma más el cariz de una 'boutique'.

Etiquetas