Despliega el menú
Ocio y Cultura

Concierto homenaje

Huesca celebra una gran velada psicodélica como tributo al director Iván Zulueta

Fue director de cine, pero su fascinación por la música le llevó a traspasar y mezclas géneros. Tras su muerte, Zulueta recibió grandes homenajes del mundo del cine, pero su faceta musical quedó olvidada. Huesca rindió anoche un tributo sonoro al director donostiarra.

Fotograma de la película Un, dos, tres... al escondite inglés de Iván Zulueta
Fotograma de la película Un, dos, tres... al escondite inglés de Iván Zulueta

A las 12.00 de la noche, hora de brujas done realidad y fantasía se mezclan, comenzó la película “Un, dos, tres... al chocolate inglés”. La opera prima de Iván Zulueta. Un juego donde mezcló música e imágenes en movimiento para conseguir un completo documental sobre el panorama underground nacional de la época.

Tras la proyección, llegó el momento de hacer que la música sonara con tanta fuerza en la capital oscense, que el Festival de Cine de Huesca se convirtiera en un grito por Zulueta.

En la sala Jai Alai tuvo lugar un concierto de Un Breakdown Band, un combo de músicos oscenses de diferentes grupos, formado ex profeso para este tributo. Todos los músicos presentes se han desarrollado en estilos musicales deudores de aquel underground. Aún así, anoche demostraron no estar anclados en el pasado.

Un Breakdown Band reinterpretó los temas de la película de Zulueta releyéndolos con una mirada más fresca. Consiguieron que las canciones conservasen su apariencia formal básica, atada a un momento histórico determinado, pero les proporcionaron un pulso contemporáneo.

Para poner el broche de oro a la fiesta, Diego A. Manrique, maestro e institución del periodismo musical en España, se subió a los platos para deleitar al público con clásicos el pop británico, la música soul y la psicodélica. Parafraseando uno de los eslóganes con los que se promocionó la película en su día: “La velada psicodélica que jamás se hizo y que nunca podrá ser igualada”

Etiquetas