Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

VIDEOJUEGOS: Super Mario Galaxy 2

'Okidoki', Miyamoto: has vuelto a dejarnos turulatos

.
'Okidoki', Miyamoto: has vuelto a dejarnos turulatos
NINTENDO

Martes 18 de mayo, 9.30. Sala de teatro La Cuarta Pared, en el madrileñísimo Lavapiés. Pepe Arcas, miembro del equipo de comunicación de Nintendo Ibérica, está en el escenario con un mando de Wii en las manos. Es el encargado de hacer una demostración de Super Mario Galaxy 2 a los presentes. Es un 'jugón': se nota que ha pasado bastante rato preparándose para el envite. Tras un minuto de desarrollo, unas cuantas piruetas y algunas sorpresas, queda claro que la promoción del juego no ha exagerado. El reto que alucinó a todos los seguidores del pequeño fontanero hace tres años, el desafío geométrico de dimensiones, enfoques y resortes, ha ido más allá.

Arcas sortea los obstáculos con destreza. Su aventura esta jalonada con los habituales sonidos de Mario y compañía: los 'okidoki', 'yuhuu' o 'let's go!' se suceden con precisión en cada movimiento: y lo hacen con una sonoridad envolvente que parece trascender las voces grabadas en el juego. La cosa tiene explicación: entre bastidores anda Charles Martinet, el californiano que pone voz a Mario y muchos otros personajes de la saga desde hace 21 años. Un verdadero histrión, con maneras que mezclan al telepredicador con el animador de hotel y el groupie de los Beach Boys: un espectáculo. Luego contará cómo consiguió el que algunos de los presentes califican como un trabajo "de ensueño": una audición en una nave industrial en San Francisco, a la que llegó tarde. Pidió una oportunidad con ojos de cordero degollado, y solamente le explicaron que debía hablar como un fontanero italiano de Nueva York. Martinet no sabía nada de Mario o videojuegos, más allá de unas partidas de Pong! en las Atari de los setenta. Alguien dijo '¡acción!' y Martinet habló a borbotones durante media hora, con la voz que hoy conocemos del gran Mario. A pesar de que le soltaron el temible 'ya le llamaremos', la cosa cuajó… y hasta hoy.

La demostración concluye entre aplausos y las sorpresas siguen: los músicos 1UP Duet se marcan una demostración que toca los corazones de los nostálgicos.

Afuera, en el pasillo del teatro, una decena de jugadores prueba simultáneamente el 'Super Mario Galaxy 2'. Mirar a las pantallas es ilustrativo, sobre todo a la hora de ir memorizando comandos y trucos, pero los rostros dicen aún más: entusiasmo infantil en tipos adultos. Objetivo conseguido. Shigeru Miyamoto, el genio creador de Mario y Zelda, entre otros, se había propuesto redefinir las perspectivas del juego, con la alteración continua del entorno de Mario como elemento fundamental. Un mundo acuático que se congela, un planeta que se atraviesa a golpe de taladro, unas plataformas que aparecen de la nada… el riesgo es incesante, pero asumible. Además, Mario cuenta ahora con la ayuda del dinosaurio Yoshi, con varios poderes que resultarán útiles a la hora de superar galaxias con gravedad cero, agujeros negros, planetas de lava fundida, tundra helada… y escenarios ya conocidos del universo Mario, claro. Hay algo que no cambia: la motivación para enfrentarse al archienemigo Bowser y a sus guerreros Koopa: el perverso dragón-tortuga ha vuelto a llevarse a la damisela en apuros, la princesa Peach.

La revista británica Edge acaba de dar un 10 sobre 10 a la segunda entrega de la serie: solo ha otorgado esa puntuación a un docena de juegos en más de 17 años de historia.

La espera para verlo en las tiendas se prolongará hasta el 11 de junio.

Etiquetas