Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

FESTIVAL DE CINE

Estriptis burlesco y drama social para abrir la competición en Cannes

La francesa 'Tournée' y la china 'Rizhao Chongqing' demostraron la variedad que impera en la sección oficial. Hoy el protagonismo lo acaparará el estreno de 'Wall Street 2'.

El reparto de la francesa 'Tournée' no pasó desapercibido ayer en Cannes.
Estriptis burlesco y drama social para abrir la competición en Cannes
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT/EFE

Una película francesa con aire documental sobre un grupo de estríperes de estilo burlesco, 'Tournée', y otra china sobre el drama de un padre que intenta entender la muerte de su hijo, 'Rizhao Chongqing', abrieron ayer la sección oficial de Cannes.

Dos filmes muy diferentes, en ambos casos bien recibidos pero sin ovaciones, que protagonizaron la primera jornada de proyecciones de las cintas que optan a la Palma de Oro de esta 63 edición del Festival de Cannes.

'Tournée', la ópera prima del actor francés Mathieu Amalric, es una historia fallida que cuenta la gira de un grupo de artistas estadounidenses que se dedican a un género bastante peculiar, el estriptis burlesco, una mezcla de estriptis tradicional y cabaret.

Artistas que se interpretan a sí mismas en una historia en la que Amalric es el mánager del grupo en su gira por Francia y con la que, como realizador, trata de hacer un retrato fiel de unos personajes atractivos pero en los que apenas profundiza.

A pesar de que el actor/director resaltó en la rueda de prensa que ha buscado el lado documental de la historia para mostrar así "cada personaje con su pasado", lo cierto es que el resultado se queda muy en la superficie y roza casi lo grotesco.

Mimi Le Meaux, Kitten on the Keys, Dirty Martini, Julie Atlas Muz, Evie Lovelle y Rocky Roulette -el único hombre del elenco de estríperes del filme- forman un interesante grupo de personajes reales que ayer tomaron la sala de prensa de Cannes como si de un teatro se tratara. "Nos sentimos como Cenicienta en el baile", afirmó Kitten on the Keys entre las risas y los asentimientos de sus compañeras.

El primer filme francés de los cuatro que se presentan a competición en Cannes nada tiene que ver con la obra presentada ayer por el cineasta chino Wang Xiashuai.

'Rizhao Chongqing' ('Chong-qing blues') narra la historia de un hombre (Lin) que regresa a su ciudad tras 14 años de ausencia, dejando atrás una mujer y un hijo. Hijo que ahora ha muerto por disparos de un policía tras herir a varias personas y tomar a una mujer de rehén en un incidente poco claro, en un supermercado.

Un inexpresivo Wang Xueqi da vida a este hombre que se entera de la muerte del hijo meses después de que haya ocurrido, ya que es capitán de barco y pasa largas temporadas en la mar.

Primera muestra de la sección oficial, que mañana cede protagonismo a uno de los filmes más esperados, la segunda parte de 'Wall Street', fuera de competición.

Y la polémica... con Berlusconi

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, aterrizó ayer en el Festival de Cannes como protagonista de un documental realizado por Sabina Guzzanti que traslada la polémica ya creada en Italia a la escena internacional. 'Draquila-L'Italia che trema' es un estremecedor filme de la cineasta y actriz cómica, sobre la gestión del terremoto vivido hace un año en la localidad de L'Aquila. Guzzanti narra en forma documental la intervención de Berlusconi en la reparación de aquel sismo, que causó más de 300 muertes, y la implicación de su Gobierno en nada menos que el desmontaje progresivo de las garantías democráticas en la república transalpina.

"¿Por qué los italianos votan a Berlusconi?", se preguntó Guzzanti en la presentación del filme que muestra al primer ministro como un "vampiro" para Italia.

Etiquetas