Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

PROGRAMA EDUCATIVO "UN DÍA DE CINE"

Música futurista para Chomón

Casi doscientos estudiantes de Secundaria de Zaragoza y Casetas descubrieron ayer las películas del pionero turolense amenizadas a los teclados por el compositor Juanjo Javierre.

Juanjo Javierre, en la Filmoteca de Zaragoza
Música futurista para Chomón
OLIVER DUCH

En su tiempo las películas de Segundo de Chomón serían como hoy 'Avatar". Esta opinión vertía ayer el compositor oscense Juanjo Javierre después de pasar cerca de una hora concentrado sobre su caja de ritmos en la Filmoteca de Zaragoza, a rebosar de estudiantes de Secundaria, poniendo música a ocho cintas del pionero turolense de los efectos especiales en el cine. Una actividad que se enmarca en el programa pedagógico 'Un día de cine'.

 

En la pantalla el monarca de 'El viaje a Júpiter' (cinta de Chomón de 1909) sueña que asciende por una escala colgada en su habitación y visita estrellas y planetas. El que parece estar en una nave espacial con una música de ciencia ficción es Javierre. En unos momentos maneja un 'tenori-on': "una especie de pantalla táctil y retroiluminada que se basa en interrumpir haces de luz de diversos leds, y cuya intensidad responde más al gesto de la mano que a otra cosa", explica sobre su funcionamiento. En otros se decanta por un 'kaoss pad', otro controlador de efectos más sencillo y menos llamativo.

 

Se encienden las luces tras la proyección de 'Metamorfosis' (1912) y los chavales se interesan en cómo compone Javierre estas electrónicas bandas sonoras. "Tengo máquinas y juguetes musicales para poder improvisar. Soy un enamorado de Chomón y he manejado copias distintas de sus obras y todas son diferentes. Tengo elementos para ir interactuando en tiempo real, porque algo preparado al segundo hubiera sido un desastre", recalcó Javierre.

 

El coordinador de este programa, el profesor del IES Pirámide de Huesca, Ángel Gonzalvo, puso el acento en la relación entre esta música electrónica, "una aplicación más de la ciencia a un campo artístico" y el cine entendido en sus orígenes como una demostración de ciencia amena.

 

Como aquellos primeros espectadores que se asombraban ante los fotogramas coloreados a mano y las desapariciones y transformaciones mágicas del ratero de 'El ladrón invisible' (1909), los estudiantes también descubrieron la obra de Chomón.

 

Eso sí, el impacto fue mucho menor. "Para mí estas películas son completamente nuevas y sobre todo me ha gustado la idea de mezclar lo antiguo con lo nuevo", decía Jorge Borobia, un estudiante de 17 años del IES Ángel Sanz Briz de Casetas. Allison Reyes, de 15 años, la comparaba con la obra de James Cameron: "Es un poco raro cómo se imaginaban el futuro, hoy nos causa risa, pero es interesante".

 

A lo largo de la mañana alrededor de 180 estudiantes de los IES Ángel Sanz Briz de Casetas y los zaragozanos Pablo Serrano y Corona de Aragón viajaron al pasado, a ritmo futurista, gracias a esta iniciativa. La sesión se repetirá en Teruel el 24 de este mes, en la sala Maravillas, con la participación de unos 300 jóvenes.

Etiquetas