Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

PINTURA

Los discípulos del maestro de Fuendetodos visitan Zaragoza

Una exposición en la sede de Cajalón reúne obras de imitadores del pintor aragonésLas de Eugenio Lucas destacan entre las 116 obras exhibidas en 'La estela de Goya'

'Desjarrete de la canalla con lanzas, medias lunas, banderillas y otras armas', de autoría anónima.
Los discípulos del maestro de Fuendetodos visitan Zaragoza
HA

Goya es uno de los grandes, tanto, que muchos artistas se convirtieron en fieles seguidores de su obra. Y en algo más. La muestra 'La estela de Goya' -que ayer inauguró Cajalón en su sede del Coso- es la prueba: reúne 116 obras que imitan temas, técnicas y hasta dibujos enteros del maestro. En honor a las aficiones del genial artista aragonés, explica el comisario de la muestra Ricardo Centellas, "todo se ha dividido como en las corridas de toros: en tres tercios".

Ideario, Lucas y los anónimos

En la primera sala, entre paredes rojas, se muestra cómo era la obra y el mundo de Goya. Según Centellas, "esos dibujos, sobre todo 'Los Caprichos', ayudaron a desarrollar el ideario goyesco, que se convirtió en fuente para otros artistas". Allí podemos encontrar las 'Diecisiete cabezas caricaturescas', el único original de Goya en toda la colección expuesta.

 

En la segunda sección, enclavada en la habitación verde, todos los dibujos son de uno de sus más fieles admiradores: Eugenio Lucas Velázquez. "Tenían muchas cosas en común: entre ellas, que eran progresistas, casi republicanos, que trabajaban para monarcas", dijo el comisario. Lucas se identificó y admiró tanto a Goya que coleccionó muchas de sus obras, y claro, también las copió. "Firmaba como Goya, pero no para vender, sino para que supieran de dónde había sacado sus ideas. Él ya tenía un repertorio propio muy grande", cuenta Centellas.En todo caso, Lucas imitó los temas y las técnicas goyescas, utilizando trazados que rompían con la estética convencional, e ilustrando temas tan goyescos como los propios del costumbrismo, de la Guerra de la Independencia o de los festejos taurinos.

 

Sin embargo, las copias no se terminan en Eugenio Lucas. El tercer tercio llega con el resto de los imitadores, todos anónimos. En la sala más pequeña hay trabajos que parecen fotocopias de las obras del maestro. "No sabemos sus nombres ni apellidos -admite el comisario-, pero sí que pertenecían a una academia, porque hay varias versiones de un mismo dibujo". Las copias son tan fieles que incluso la 'filigrana', el sello que se ponía en el papel, es igual a la del maestro. Se cree que los discípulos los sacaron de los restos de papel que Goya dejó al morir.

 

La muestra había permanecido en la sala Ignacio Zuloaga de Fuendetodos y ha sido trasladada a Zaragoza gracias al director general de Cajalón, Javier Hermosilla, y al alcalde de Fuendetodos, Joaquín Gimeno, muy satisfecho con la muestra: "Después de años trabajando para llevarlas al municipio, ahora empezamos a exportar".

 

La colección de trabajos de inspiración goyesca estará hasta el 4 de diciembre en la sede de Cajalón. La idea es que la gente se interese por el mundo del artista aragonés, aunque sea a través de sus fieles discípulos. Según Centellas, son la prueba del gran legado de Goya: "Copiaban para aprender de él, aunque eran tan buenos que algunos intermediarios vendían los dibujos como originales a los despistados coleccionistas ingleses".

Etiquetas