Ocio y Cultura

MÚSICA

La Scala de Milán, desde una butaca zaragozana

La transmisión de ópera en directo (y en diferido) forma parte de la oferta de varios cines zaragozanos desde el año pasado. Ayer, los espectadores pudieron contemplar una función de 'L'Orfeo' de Monteverdi, en directo desde el emblemático escenario italiano

Varias personas buscando ayer asiento en los Cinesa Grancasa, con La Scala proyectada al fondo.
La Scala de Milán, desde una butaca zaragozana
esther casas

Roberta Invernizzi, ataviada con un suntuoso vestido dorado para el rol de la Música en 'L'orfeo' de Monteverdi, comienza a cantar sobre el escenario del Teatro alla Scala de Milán. Pero este medio centenar de personas que la escucha no está en la ciudad italiana, sino en la sala 4 de los multicines Cinesa Grancasa de Zaragoza. Van a presenciar la misma representación que el público que sí está en La Scala, pero transmitida vía satélite, en directo, y proyectada sobre la pantalla donde normalmente solo se acomodan las películas.

 

Las cadenas Cinesa y Yelmo iniciaron este tipo de pases el año pasado en la capital aragonesa, con moderado éxito. Antonio Puértolas, gerente de Grancasa, explica que de las primeras proyecciones a las últimas "casi se doblaba el número de espectadores", con un máximo de un centenar en la óperas más conocidas, como 'Carmen' o 'La traviata'. "Las que ofrecemos en directo atraen a más gente que las que se dan pregrabadas, comentaba Puértolas, a pesar de que "si no lo sabes, no te enteras de que es grabado", asegura.

 

Este tipo de pases tienen ya un público habitual. Como María José Diáñez, que asiste a estas transmisiones de ópera "desde el principio". "Está muy bien, ya que no tenemos teatro de ópera en esta ciudad, una cosa que es una contradicción, porque hay un concurso de canto pero no un teatro", opina esta zaragozana, que se lamenta de que "con el dinero que se gastaron en la Expo podían haber hecho uno y no hicieron nada".

 

Auténtica aficionada al género, Diáñez forma parte de la Associaciò d'Amics del Liceu de Barcelona y considera que "el cine al menos te nos permite ver otros teatros y óperas, aunque no es lo mismo que en directo por una serie de cosas. Por ejemplo, ha habido momentos en que no salía la traducción en los subtítulos", recuerda.

 

También seguidoras habituales de la ópera en el cine son Isabel Burbano y su amiga, que acuden juntas desde el centro a Grancasa para no perderse las transmisiones. "Nos gusta la ópera y no hay otra forma de verla", dice Burbano, "pero tendrían que cuidar el sonido muchísimo, a veces lo ponen muy alto y no nos gusta oírlo de forma estridente", añade.

 

Ella recuerda con especial agrado de la temporada pasada las óperas 'La Traviata' -que "me encantó", dice-, 'Hansel y Gretel' e incluso una transmisión que no fue de ópera, sino de ballet, algo todavía más escaso.

 

De las que hay programadas para esta temporada, Burbano tiene curiosidad por 'I Puritani', de Bellini, y 'Simon Boccanegra', de Verdi, porque aún no las ha visto en escena.

 

Desde algo más lejos que el centro de Zaragoza -nada menos que desde Rusia- habían llegado hasta Grancasa Irina Ivanova -profesora de piano- y Evgeniya Pupysheva -pianista que recordarán quienes la oyeron tocar en Uncastillo este verano y que próximamente actuará en Madrid y Barcelona-. "Nos gusta la música clásica, es nuestro mundo, y venimos por primera vez. Hemos visto muchas óperas pero no sabemos cómo es en el cine. Es muy interesante y queremos verlo para poder opinar", explicaba en nombre de ambas Ivanova.

 

En solitario, sin embargo, entraba en la sala el zaragozano Juan Antonio Rodríguez, que se enteró del pase "por Heraldo" y que, con 35 años, era de los asistentes más jóvenes. Aunque había acudido a funciones de ópera en el Teatro Principal, era la primera vez que lo hacía en un cine. La idea le parecía, a priori, "bien", y el precio "económico" (la entradas, en Grancasa, oscilan entre 8 y 18 euros, muy lejos de los hasta 224 euros que se pueden llegar a pagar por un auténtica butaca de La Scala).

 

Espectadoras aficionadas aunque ocasionales eran Asun Aguilar y su acompañante, que la temporada pasada ya vieron en los Cinesa Augusta 'Salomé y 'Las bodas de Fígaro'. "Nos encantó, está muy bien eso de poder ver las caras y los gestos de los intérpretes, los trajes, los instrumentos...", detallaba Aguilar, aludiendo al hecho de que las transmisiones no solo ofrezcan un plano general como el que tiene un espectador de teatro, sino también primeros planos de cantantes y músicos. "Además, son desde buenos teatros y con primeras voces", señalaba.

 

Para quienes aún no lo sepan, próximamente se transmitirán 'I Puritani', de Bellini (15 de octubre, desde el Teatro Communale de Bolonia); 'Simon Boccanegra', de Verdi (28 de octubre, Teatro Massimo de Palermo), 'Rigoletto', de Verdi (12 de noviembre, Festival Verdi de Parma); 'Falstaff', de Verdi (25 de noviembre, Teatro Real de Valonia en Lieja), 'Carmen' (7 de diciembre, Teatro alla Scala de Milán) e 'Il Trovatore' (22 de diciembre, Gran Teatro del Liceo de Barcelona).

Etiquetas