Despliega el menú
Ocio y Cultura

CINE

Un Harry Potter de pelo en pecho

Un Harry Potter de pelo en pecho
Un Harry Potter de pelo en pecho
© 2009 Warner Bros. Ent. / Harry Potter Publishing Rights © J.K.R. / Harry Potter characters, names and related indicia are trademarks of and © Warner Bros. Ent. All Rights Reserved

Por fin. Después de más de seis meses de retraso sobre la fecha prevista inicialmente (el 21 de noviembre de 2008), el próximo 15 de julio, Harry Potter, el aprendiz de mago más famoso del mundo, volverá a sorprender a su legión de seguidores con sus trucos y aventuras.

La sexta entrega de la saga, 'Harry Potter y el misterio del príncipe', no es una historia más dentro de la mágica fábrica de sueños ideada por la escritora británica Joanne K. Rowling. En esta nueva entrega, el joven mago y sus amigos, Hermione y Ron, tienen varias batallas abiertas y, además de enfrentarse a los 'malos', tendrán que luchar para frenar sus propios sentimientos.

Los estudiantes del Colegio Hogwarts de Magia y Hechicería ya no son esos niños traviesos que en el año 2000, en la cinta 'Harry Potter y la piedra filosofal', se enfrentaban por primera vez al malvado Lord Voldemort. Ahora estos chicos han crecido y, entre pócima y pócima, descubren cómo sus hormonas se han acelerado hasta cobrar notable protagonismo en una historia donde los castos besos de la última entrega dan paso a un coqueteo permanente entre los chavales.

"Me encantó el sexto libro. Es tremendamente entretenido y aporta más relaciones amorosas a Hogwarts de las que se habían visto antes, combinadas con una intrigante revelación del pasado de Voldemort que tiene enormes implicaciones para el resto de la serie", señala su director David Yates, quien se estrenó en el mundo Potter con la quinta entrega.

Actores y personajes han crecido de forma prácticamente paralela. Daniel Radcliffe solo tenía once años cuando, en octubre del 2000, comenzó, en los estudios Leavesden, en Hertforshire (Reino Unido), el rodaje de 'Harry Potter y la piedra filosofal'. El pasado 7 de julio, en el lluvioso preestreno de 'Harry Potter y el misterio del príncipe' en Londres, quedaba bien a las claras que el niño mago se había transformado en un apuesto joven de 20 años.

Un hombrecito que, días antes, en una entrevista para el suplemento 'El Semanal', reconocía aseguraba: 'Soy el único chico del mundo que no quiere otra entrega de Harry Potter'.

De hecho, hace unos años, Radcliffe decidió despojarse del personaje que le ha hecho famoso mundialmente y no solo abandonó escoba y capa, sino que se quedó totalmente en cueros. Fue en la obra teatral 'Equus', donde interpretaba a un joven perturbado, obsesionado con los caballos. El papel le proporcionó varias portadas subidas de tono y los premios a Mejor Actor Principal en una Obra de Broadway y Actor Revelación.

Su compañera, Emma Watson, también está cansada de meterse en la piel de Hermione, la chica más inteligente del colegio de magia, y ha asegurado que cuando acabe el rodaje de 'Harry Potter y las reliquias de la muerte' -que se estrenará en dos partes- iniciará una nueva vida en la Universidad de Columbia, en Nueva York.

Alejada de los fotógrafos, la joven, que gracias a estas películas ha acumulado una fortuna de más de 10 millones de libras (11.567.000 euros), busca ser "una persona anónima", pero antes volverá a vestirse de famosa el 19 de noviembre de 2010, fecha prevista para el estreno de la primera parte de 'Harry Potter y las reliquias de la muerte' (la segunda parte -y fin de la saga- llegará el 15 de julio de 2011).

Y mientras sus compañeros se preocupan por el trabajo y sus futuros estudios, Rupert Grint, el pelirrojo que encarna a Ron, está pendiente de su salud: se acaba de saber que se contagió con el temido virus de la gripe A mientras se encontraba rodando secuencias de la última entrega. En este caso, las pócimas que Harry aprendió del sabio director Albus Dumbledore no han servido de mucho y Grint tendrá que recuperarse con los mismos antibióticos que el resto de los mortales. Y es que, tal y como aseguran en los créditos promocionales del filme, "puede que Hogwarts no vuelva a ser nunca lo mismo".

Etiquetas