Despliega el menú
Ocio y Cultura

ENTREVISTA

Fundación Toni Manero: "El funk es imaginación, la mejor receta contra la recesión económica y cultural"

La banda de Barcelona regresa a la actualidad musical con 'Pandilleros', un nuevo disco que entremezcla música, cine y teatro, y al que el grupo se refiere como "un melodrama sonoro"

La nutrida Fundación Tony Manero vuelve a la carga con un nuevo álbum multidisciplinar.
Fundación Toni Manero: "El funk es imaginación, la mejor receta contra la recesión económica y cultural"
HERALDO

Ellos mismos definen 'Pandilleros' como "un melodrama sonoro" o "la banda sonora de una película inexistente". El último álbum de la Fundación Tony Manero, combo barcelonés que lleva una década reivindicando las virtudes de la música disco-funk, aborda una historia, dividida en cuatro actos, sobre las andanzas de dos hermanos en un barrio marginal. En vísperas de su estreno sobre los escenarios -aunque todavía no hay fecha para Zaragoza-, hablamos con Lalo López, guitarrista del grupo y autor de la idea.

 

¿Un disco conceptual, en estos tiempos en que se ha perdido el concepto de álbum y solo funcionan las canciones sueltas, no es ir muy contracorriente?

¡Totalmente! Pero también es cierto que en un momento de tanta oferta musical y crisis, en la que el público se vuelve más selectivo, ofrecer algo que se sale de la norma es el arma de las bandas que se mueven fuera del mainstream. Por otro lado, incluso cuando hicimos 'Supersexy Girl' nos dejamos llevar por nuestra creatividad, no por criterios comerciales.

 

Da la impresión de que 'Pandilleros' está inspirado en un cómic de los años 80. ¿Tiene también algo de sus vivencias reales de chavales de barrio?

Lo que hemos tratado de hacer es unir nuestra pasión por la cultura afroamericana, por los cómics, el cine y el graffiti con elementos más cercanos a nuestro entorno e historia personal. Somos de una generación que creció en los 80 en barrios del extrarradio de Barcelona y vivió fenómenos como la degradación de los barrios, la delincuencia y la droga, hechos que tuvieron su plasmación en películas como 'Perros callejeros' o 'El pico'. Hemos unido la 'blaxplotation' y el cine quinqui con sucesos reales de nuestra adolescencia para crear algo personal, de aquí, y muy funky.

 

Parece que es su trabajo más ambicioso y, al mismo tiempo, más arriesgado y menos comercial. ¿Qué esperan de él?

Ampliar nuestros horizontes creativos, dar rienda suelta a toda la música que hay en la Fundación y, humildemente, contribuir a generar un discurso personal para el funk en castellano, algo vital para que el género pueda hacerse un espacio y ampliar su público. En última instancia lo que queremos es disfrutar haciendo música y buscar nuevos retos. La comercialidad la marca el mercado, y no somos de los que se pliegan a sus exigencias. ¡Mal estaría la cultura si todos lo hiciésemos!

 

¿Cómo va a ser el espectáculo en directo? ¿Incluirá también los clásicos del repertorio de la Fundación Tony Manero?

Este 'show' es totalmente distinto a lo que hemos hecho hasta la fecha. Contamos una historia a través de la música, apoyo audiovisual, diálogos 'en off' y la ayuda de elementos teatrales. Queremos que la gente se divierta, se haga la peli en su imaginación y salga de la sala con la sensación de haber visto un concierto diferente y estimulante. No habrá canciones de otros discos, eso lo dejamos para los bolos de verano, pero puedo asegurar que hay diversión a raudales.

 

Ahora que también vuelve a los escenarios 'Fiebre del sábado noche', ¿no han pensado convertir 'Pandilleros' en un musical en toda regla, que parece que funcionan muy bien?

La idea inicial era esa, hacer un libreto, jugar con algunos actores y con el lenguaje del musical; pero cuando nos sentamos a presupuestar el proyecto vimos que escapaba a nuestras posibilidades, así que dejamos la idea en el tintero a la espera de que aparezca una productora o un mecenas interesado en desarrollar todas las posibilidades que ofrece 'Pandilleros'.

 

¿El funk puede ser una buena receta contra la crisis? ¿O para la Fundación Tony Manero no hay crisis?

La imaginación es la mejor receta contra estos tiempos de recesión en lo económico y lo cultural, y el funk es imaginación y tiene la capacidad para vehicular proyectos que en otros géneros no serían factibles. Te permite hacer temas escapistas y hedonistas y también hacer denuncia y crítica, mientras pones a bailar a la gente. Claro que hay crisis para los Manero, pero mientras haya ideas y podamos pagar el alquiler de nuestro estudio-local seguiremos creando proyectos estimulantes y trabajando a destajo, como lo hemos hecho siempre. ¡Somos unos currantes del funk!

Etiquetas