Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

ENTREVISTA

César Antonio Molina: “El Museo Etnográfico será una institución viva, de primera categoría”

De su cartera de ministro pueden salir poemas y documentos como el que suscribió en Teruel esta semana, que dio carta de naturaleza al que será el único museo nacional de la comunidad

César Antonio Molina, en la zapatería de la antigua Beneficencia, donde se ubicará el futuro museo.
César Antonio Molina: “El Museo Etnográfico será una institución viva, de primera categoría”
JAVIER ESCRICHE

¿Cuándo va a ser una realidad el Museo Etnográfico de Teruel? ¿Sus fondos tendrán un futuro propio o se limitarán a asumir las colecciones procedentes del Museo del Traje de Madrid?

Ya es una realidad puesto que cuenta con una sede: el edificio de la Antigua Casa de la Beneficencia, cedido por la Diputación Provincial de Teruel. Para la puesta en funcionamiento del nuevo museo, el Ministerio de Cultura procederá de inmediato a la elaboración del plan museológico y, a continuación, a la redacción del proyecto arquitectónico que adaptará el inmueble a los nuevos usos. En cuanto a la fecha final, es muy complicado dar plazos porque hay que tener en cuenta la envergadura de las actuaciones: redacción del plan museológico, concurso y redacción del proyecto arquitectónico, licitación y ejecución de las obra, traslado e instalación de las colecciones, el montaje de la instalación expositiva …

Este nuevo Museo Nacional albergará la mayor parte de las variadas y riquísimas colecciones de carácter etnográfico actualmente asignadas al Museo del Traje y servirá, además, para promover el conocimiento y potenciar la investigación del patrimonio etnológico español. Será una institución viva, abierta a las numerosas posibilidades que tiene un centro museístico de primera categoría. Y por tanto, como museo vivo, una de sus funciones fundamentales consistirá en el incremento de las colecciones mediante adquisición, depósito, donación, etcétera.

¿Cuál es la inversión que se estima necesaria para este proyecto? ¿Qué aportará este nuevo centro a Teruel y por qué se ha elegido esta ciudad?

La previsión de inversión para los próximos tres años es de 5 millones y medio. El coste total de la inversión no está todavía técnicamente evaluado, aunque, teniendo en cuenta el tamaño del edificio y las necesidades del museo, la inversión en la rehabilitación del mismo, la instalación expositiva y su equipamiento se situará entre 26 y 30 millones de euros.

El Ministerio de Cultura consideró que la ciudad de Teruel, rica en patrimonio y tradiciones pero necesitada de infraestructuras culturales de nueva creación, reunía las condiciones para la adecuada implantación de este museo. La excelente acogida y el apoyo de las autoridades locales y autonómicas a la propuesta fue determinante para tomar esta decisión. La elección de Teruel responde a un compromiso del presidente del Gobierno de potenciar esta ciudad y su provincia. El nuevo centro va a aportar 155 puestos de trabajo, además de contribuir a la dinamización cultural y turística de la zona.

Entre los proyectos de su Ministerio para Aragón figura una remodelación del Museo de Zaragoza, ¿en qué consistirá y para cuándo está previsto? ¿Cambiará el proyecto museológico?

El Ministerio contempla en sus presupuestos la rehabilitación de la actual sede en la plaza de los Sitios, necesaria como consecuencia del traslado de diversos servicios y colecciones a la ampliación en la Escuela de Artes y Oficios. En estos momentos se está redactando el pliego de condiciones para el concurso de redacción del proyecto arquitectónico. La ejecución del proyecto no podrá iniciarse hasta que la ampliación se encuentre en funcionamiento, previsiblemente en 2011. A partir de ahí se desarrollará la rehabilitación del edificio y la instalación de la exposición permanente; la duración de estos trabajos no será menor a dos años.

El plan museológico prevé para la sede actual un uso fundamentalmente expositivo; en sus espacios se exhibirá la mayor parte de la colección permanente. En la ampliación se ubicarán las salas de exposición temporal, los servicios públicos, como cafetería, auditorio, biblioteca... y espacios de uso interno.

El Gobierno de Aragón trabaja en el Espacio Goya. Uno de sus problemas es la escasez de obras del artista de Fuendetodos. ¿Prevé el Ministerio colaborar de alguna manera para paliar esa carencia?

Aunque el principal colaborador en este proyecto sería el Museo Nacional del Prado, con quien se iniciaron conversaciones en su momento, el Ministerio, a través de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales y de la Junta de Calificación, estudiará todas las propuestas que se vayan recibiendo al respecto.

El futuro de los bienes eclesiásticos que Aragón reclama a Cataluña está pendiente de dos resoluciones judiciales. No obstante, Cultura no impedirá que el Museo de Lérida ceda dos de estas obras a una pinacoteca de Filadelfia, ¿por qué?

No tiene nada que ver una cosa con otra. Respecto al tema de los bienes, existe un proceso judicial para determinar dónde se ubicarán definitivamente. En cuanto a las obras del Museo de Lérida, el Ministerio ve la oportunidad de difundir nuestro patrimonio en una importante exposición temporal. Su labor es comprobar que la muestra tiene el suficiente interés y que se garantizará la conservación de los bienes culturales, tanto durante el traslado como el tiempo que dure la exposición. Además, recabaremos la conformidad de todas las instituciones implicadas.

El silencio y la pasividad con que el Ministerio ha actuado en el conflicto de los bienes choca en Aragón, sobre todo si lo comparamos con la postura tomada en casos como la reclamación de los papeles de Salamanca por parte de Cataluña.

Respecto al conflicto de los bienes culturales, es un problema interno de la Iglesia católica que se escapa a la competencia del Ministerio y deberá resolverse por la vía adecuada. El caso de los papeles de Salamanca es distinto, pues se trata de documentos de un archivo de titularidad y gestión estatal y, por tanto, de competencia del Ministerio de Cultura.

Estos días, el Arzobispado de Zaragoza se reúne con el pintor Antonio López, que se ha ofrecido para pintar una cúpula del Pilar de forma desinteresada. ¿Cómo valora esa posibilidad?

No es el Ministerio quien tiene que valorar el asunto. Antonio López es uno de los grandes artistas de nuestro tiempo y estoy seguro de que la decisión final tendrá en cuenta tanto la consideración de la basílica como Bien de Interés Cultural, como el significado religioso y popular que tiene el Pilar.

En el Museo Arqueológico Nacional se exhiben algunos arcos del palacio de la Aljafería. ¿Considera que están mejor allí que en la propia Aljafería?

Los arcos y otros elementos arquitectónicos procedentes de la Aljafería forman parte de las colecciones del Museo Arqueológico Nacional desde el siglo XIX y siempre han ocupado un lugar destacado en su exposición permanente. Por tanto, formarán parte del nuevo discurso expositivo del Museo tras la renovación arquitectónica en la que se trabaja. El Arqueológico, como museo del Estado, ha de mostrar la generalidad de la riqueza del patrimonio cultural de España.

Por otra parte, el Ministerio de Cultura ha facilitado el préstamo de estos bienes culturales a las Cortes de Aragón para su exhibición temporal en la Aljafería hasta finales de 2010, aprovechando el período de obras en el Museo, de modo que puedan seguir siendo contemplados y disfrutados por los ciudadanos.

El sector cultural se enfrenta a una doble crisis, por un lado la económica; por otro, la que han provocado las nuevas tecnologías.

Francia ha anunciado medidas como la gratuidad de los museos para menores de 25 años. ¿Se plantea el Ministerio algún tipo de iniciativa para incentivar el consumo cultural?

Según los datos que maneja el Ministerio, el sector cultural no está siendo tan golpeado por la crisis como otros. Quizás porque muchos ciudadanos consideran ya la cultura como un bien de primera necesidad, que mejora notablemente su calidad de vida y que, además, es mucho más barato que otras formas alternativas de entretenimiento. Sin embargo, toda la industria cultural está en pleno proceso de adaptación a las nuevas tecnologías y es fundamental lograr que esa adaptación se haga lo más rápida y eficazmente posible. Por ello, la clave en estos momentos está en apoyar muy activamente la consolidación del sector. De hecho, el Ministerio de Cultura invertirá en 2009 en medidas de apoyo a las industrias culturales casi 300 millones de euros. Una cifra muy importante que se ha visto complementada con la creación de una nueva Dirección General dedicada al sector.

Usted anunció que habrá una “normativa antipopular” para acabar con la piratería en Internet. ¿Es la propuesta de Francia un ejemplo a seguir? ¿Tiene e-Mule los días contados?

Lo que yo digo es que el Gobierno está decidido a atajar un problema gravísimo, que pone en peligro miles de empleos y que daña al conjunto de la sociedad y la economía españolas, al impedir que este país pueda desarrollar todo su potencial en un ámbito tan esencial como es la distribución mundial de contenidos culturales por medio de Internet. Es posible que eso sea impopular en un primer momento, pero estoy convencido de que los ciudadanos comprenderán pronto que la piratería es una actitud antisocial, que nos perjudica a todos y que debemos combatir también entre todos. En cuanto a la experiencia francesa, es obvio que será tenida en cuenta, pero cada país tiene que encontrar la solución que mejor se adapte a su realidad. En ello estamos trabajando.

Etiquetas