Despliega el menú
Ocio y Cultura

CINE

Leonardo Di Caprio: "Todavía me siento un adolescente"

"Ridley Scott exige a los actores cosas que ningún otro director se atrevería a pedir", asegura el intérprete, que este viernes estrena en España 'Red de mentiras'.

Como el buen vino, Leonardo Di Caprio ha ido tomando cuerpo con los años. Está a punto de cumplir 34 y eso se nota en su físico y en su forma de pensar y actuar, aunque el insista en que no se siente adulto "para nada". Ahora, su talento para la interpretación adquiere una nueva dimensión con 'Red de mentiras', una historia de espionaje en la que da vida a un agente de la CIA que sigue la pista a un terrorista que opera desde Jordania. Una película dirigida por Ridley Scott que se estrena este viernes en las pantallas españolas y en la que Di Caprio vuelve a encontrarse con Rusell Crowe diez años después.

PREGUNTA: Su compañero de reparto Russell Crowe asegura que esta película no es política, sino una historia de suspense.

RESPUESTA: Habla de la guerra al terrorismo, de la infiltración de la CIA en Oriente Medio, de cómo sus agentes tratan de conseguir información para garantizar la seguridad del país. Es un film bien escrito, que busca entretener. Todo el mundo me pregunta por su mensaje, pero creo que las ideas son obvias y reflejan una realidad que no hay necesidad de explicar.

P: La película transmite que nadie parece saber lo que realmente sucede en Washington.

R: Para que la CIA pueda trabajar es necesario que esté rodeada de misterio. No funciona a menos que sea una organización secreta.

Es ahora cuando empezamos a conocer lo que ocurrió en la Segunda Guerra Mundial, en Bahía de Cochinos o en Vietnam, esa es la realidad.

P: Su aspecto físico añade entretenimiento a la historia. ¿Se preparó de alguna manera especial?

R: Este ha sido probablemente el film más difícil de rodar de toda mi carrera, y eso que mi doble hizo las escenas de acción más complicadas. Pero aún así fue agotador. No soy un actor que se queje de su trabajo, pero para rodar a las órdenes de Ridley Scott o estás preparado al cien por cien o el trabajo puede convertirse en una tarea imposible, porque exige de los actores cosas que ningún otro director se atrevería a pedir nunca. Para mí el reto de superarme en cada escena ha sido una experiencia única y le estoy inmensamente agradecido a Ridley por este papel.

P: Usted trabajó con Russell Crowe hace una década, ¿ha cambiado mucho desde entonces?

R: Russell es el mismo que hace diez años, de verdad que lo es.

Recuerdo que cuando empecé en esto pensaba que todos los actores eran unos ególatras, unos tiranos y unos creídos. Sin embargo no me he encontrado con ninguno que sea así. Hay mucha rumorología alrededor de los actores que no es cierta y en el caso de Russell Crowe se dicen muchas cosas sobre él que son absolutas falacias.

P: Su próximo filme es 'Revolutionary Road', con Kate Winslet.

R: Sí, ella fue quien me presentó el guión. Había leído la novela de Richard Yates y le encantó, y cuando finalmente tuvo el guión me lo envió. Sam Mendes su marido, es el director. Es el mejor retrato de la desintegración de una pareja que yo he leído en mi vida. Sabía que Kate quería volver a trabajar conmigo, los dos sabemos cómo apretar los botones del otro para que de lo mejor de sí. Desde que rodamos 'Titanic' somos amigos, y estoy feliz de volver a trabajar con ella porque es la mejor actriz de su generación.

P: Creo que vive rodeado de arte y que su padre es pintor.

R: Me fascina. Tengo una gran colección de posters, esculturas y pinturas. Crecí rodeado de ese mundo, siempre he vivido con artistas y para mi es apasionante poder comprar obras, aunque me hubiera gustado empezar unos años antes.

P: A punto de cumplir 34 años, ¿está ya en la cima?

R: Soy feliz haciendo lo que me gusta, trato de mantenerme ocupado. Me aburro si no trabajo, si no estoy involucrado en algo que me excite, ya sea personal o profesional, como mi pasión por el medio ambiente. Quiero continuar haciendo cosas que me diviertan, que me hagan saltar de la cama cada mañana.

Miedo a la fama

P: ¿Por qué disfruta tanto de la interpretación?

R: Ser actor me fascina, tener la capacidad de ir al rodaje cada día y convertirme en una persona distinta, entrar en su mente y vivir en su piel. Esos sentimientos me motivan a seguir, a continuar interpretando, es una experiencia increíble, como si estuviera estudiando en la universidad. Para mí este trabajo es un curso interminable que me da mucho como ser humano.

P: ¿Ha cambiado mucho en estos últimos diez años?

R: En algunas cosas sí, pero hay otras dentro de mí que siguen igual. Todavía me siento un adolescente en cierto sentido y un hombre maduro en otro. He acumulado suficiente información para aprender en muchos campos de mi vida pero no soy una persona distinta. Creo que cumplir 30 significa muchas cosas importantes en la vida de una persona, pero confieso que desde que tenía 23 me daba ansiedad cumplir los treinta. Sé que esa edad significa entrar en la edad adulta, pero no me siento adulto para nada.

P: Su vida personal es un misterio.

R: Para mí eso es importante. Sólo aparezco en las revistas cuando estoy promocionando una película. Trato de mantener una actitud de celo de mi vida privada. He experimentado en mis carnes la dureza de la fama con 'Titanic' y he visto el caso de otros actores que cuando su imagen es muy familiar o sus actitudes sobre su vida muy conocidas el público deja de creer sus interpretaciones.

P: ¿La fama le provoca miedo?

R: Claro que sí, sobre todo de la gente nueva que aparece en mi vida. El miedo y las decepciones, porque en esta industria la gente puede llegar a ser muy hipócrita. He tenido experiencias con ciertas personas que decían una cosa y hacían otra. No diría que eso me asuste, pero ciertamente me hace ser mucho más escéptico y más cauto con la gente que no conozco.

Etiquetas