Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

CINE

La jubilación une a Al Pacino y Robert de Niro

Por primera vez interpretan juntos una película, el thriller 'Asesinato justo', donde dan vida a dos detectives a punto de retirarse. "Decidimos hacer esta película juntos porque no sabíamos cuando tendríamos otra oportunidad", reconocen.

A la tercera fue la vencida. Tras compartir títulos de crédito en 'El Padrino II', donde encarnaron a Vito y Michael Corleone sin coincidir en ningún fotograma, y rodar por separado una escena de 'Heat', Robert de Niro y Al Pacino han logrado trabajar juntos en 'Asesinato justo', un thriller dirigido por Jon Avnet en el que estos dos grandes de Hollywood dan vida a dos veteranos detectives de las calles de Nueva York a punto de retirarse.

Juntos en la mayor parte del metraje de esta producción que el próximo 3 de octubre se estrena en España y juntos en la multitudinaria rueda de prensa que ofrecieron este sábado en un lujoso hotel de Madrid, donde dejaron patente su química y que, más que dos maestros frente a frente, son dos colegas que disfrutan de un trabajo por el que son admirados y respetados en todo el mundo.

De Niro y Pacino comparten sus orígenes italianos, la misma ciudad natal -Nueva York-, el haberse sentado en la silla del director y también haber traspasado la barrera de los 65 años. Además, los dos trabajaron con Marlon Brandon, al que consideran "el mejor actor que ha tenido nuestro país".

"Llevábamos bastante tiempo hablando de hacer un filme juntos. Decidimos hacer esta película porque no sabíamos cuando tendríamos otra oportunidad", dijo Pacino, que entró en este proyecto cuando su buen amigo Bob ya había firmado. "El reto fue hacerlo en 36 días. Mi objetivo siempre es buscar algo de verdad para que sea creíble. A veces, parece muy sencillo sobre el papel, pero hay muchas ocasiones en que lo más fácil resulta ser muy complicado. Lo cierto es que todos los personajes son un reto, aunque en esta ocasión todo fue bastante bien porque he hecho muchas veces de policía y tengo bastante experiencia", dijo.

Pacino fue el que más habló "porque para eso soy el mayor -tiene 68 años, tres más que De Niro- y tengo más anécdotas que contar", apostilló. Y se puso a ello porque el conocido 'hombre método' recordó que cuando hizo 'Perfume de mujer', cinta por la que tiene un Oscar, hacía de ciego y en una de las escenas tenía que montar y desmontar una 45. "Estuve preparando esa secuencia meses y luego se quedó en la sala de montaje. No me importó porque todo ese trabajo me dio mucha confianza", aseguró.

El actor de 'Tarde de perros' sigue teniendo la interpretación como una prioridad. "Siempre que tenga entusiasmo e interés, mi objetivo será el papel que tenga que representar. Cuando consigues compenetrarte con el papel, es fabuloso", apostilló este profesional que empezó en el teatro, medio en el que cada vez espacia más sus apariciones en el celuloide. Y no por falta de ofertas. "Hay papeles para actores maduros, si te iluminan bien, no se notan mucho los años. No me considero un director -tarea en la que debutó con la aclamada 'Looking for Richard'-, sino un actor a la búsqueda de un papel. A veces puedes elegir, pero cada vez somos más en este oficio en el que tienes que saber cómo sobrevivir", dijo.

Duro entre los duros, Pacino, que realizó potentes personajes a las órdenes de Coppola, Sidney Lumet, Pollack y Brian de Palma, volverá a ejercer como cineasta en una historia sobre su experiencia con Oscar Wilde y su obra 'Salomé'. Además, continúa con el viejo proyecto de encarnar a Salvador Dalí. "Es un deseo que llevo en el corazón desde hace una década, tengo que darme prisa porque si no voy a ser demasiado viejo para hacerlo. Pero es que esta historia necesita un buen guión", comentó el que para muchos es el mejor actor del mundo.

Soltero y padre de tres hijos, Al Pacino, que siempre deja espacio a la improvisación "porque es interesante probar", trabajó con Marlon Brando en la primera entrega de la trilogía de 'El Padrino' y, aunque para él siempre fue "una inspiración", prefiere un mano a mano con De Niro "poque me da menos miedo y está más cercano a mi en edad. No es broma, Bob y yo conocimos y admiramos a Bando, que es el intérprete más fantástico que ha dado nuestro país. Marlon es nuestro actor favorito", añadió.

Dos entregas de 'El buen pastor'

Y de Michael Corleone al Travis Bickle de 'Taxi Driver'. Galardonado con dos Oscar por 'Toro salvaje' y 'El Padrino II',- este último como actor de reparto-, el tímido De Niro declaró tener muy presente que cada vez le quedan menos años de actividad, por lo que "sólo hago lo que de verdad me importa e interesa. Tengo familia, hijos y pienso mucho a lo que quiero dedicar mi tiempo y sacrificio. Cuando empecé me tocó hacer de padre, ahora soy el abuelo. Esto funciona así y lo importante es hacerlo lo mejor posible", indicó el también fundador del Festival Tribeca.

De Niro, que a mediados de agosto viajó a Bilbao para inaugurar una muestra sobre la obra de su padre, el pintor vanguardista Robert de Niro, tiene a la vista dirigir la segunda y tercera parte de 'El buen pastor', y no comentó por qué se había desmarcado de la película que iba a hacer con Mel Gibson.

Parco en palabras, el intérprete de 'Malas calles', 'Novecento' y 'Erase una vez en América' también cree que un buen director "debe dejar libres a sus actores, que éstos se sientan cómodo, y dejarlos un espacio para improvisar siempre y cuando haya una estructura", indicó este profesional que pasó por el Actor's Studio y al que en los últimos años no le han caído papeles tan potentes como antaño. "No voy a echar la culpa a Hollywood. Las cosas están cambiando. Además, nunca sabes cómo va a reaccionar el público porque a veces haces una película que no es buena y gusta al espectador", declaró un De Niro encantado dejar todo el protagonismo a su socio Pacino.

Etiquetas