Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete
última HORA horaAragón confirma 51 contagios, veinte más que hace siete días antesAragón suma 89 nuevos contagios de coronavirus, de los que 16 están en Teruel centro 

TEATRO

El puente artístico entre Australia y Aragón pasa por Villanueva de Gállego

La compañía aragonesa ABC Danza y el grupo Corazón de Vaca, de Perth, trabajan juntos en un espectáculo de teatro-danza que se estrenará en septiembre.

"Bridging puentes". Tendiendo puentes. Tal es el título del espectáculo que estos días ensayan en Vilanueva de Gállego las compañías ABC Danza (residente de esta localidad zaragozana) y Corazón de Vaca, que ha venido desde Australia. Julián Fuentes, zaragozano de 30 años que se ha recorrido medio mundo haciendo teatro, es el director de este espectáculo, que se podrá ver por primera vez en la Expo de Zaragoza el 4 de septiembre. Él ha pasado varios años en la ciudad australiana de Perth, dode formó el grupo Corazón de Vaca con el bailarín y coreógrafo Richard Seidel, la artista visual sudafricana Mia Holton, el músico Iñaki Rubio, el actor y poeta aborigen Maitland Schnaars y la bailarina Caitlin McLoughlin.

"When you hear the 'fffzzzzzz', then, up and go. Tú tienes que andar hasta aquí y darte la vuelta", dice Julián ante los atentos ojos de los actores-bailarines que ensayan en la sala Capitol de Villanueva. No es que se haya vuelto loco y por eso mezcle inglés y castellano; es que debe hacerse comprender por intérpretes de los dos idiomas.

La australiana Caitlin habla español correctamente -aunque con acento- porque, según aclara, "estoy casada con un catalán". Ella explica que el director emplea los dos idiomas para facilitarle las cosas a "Maitland, que es el único que no entiende del todo el español".

De hecho, Julián comenta que "lo de los idiomas tiene momentos divertidos". Todos los intérpretes han tenido que aprenderse unos textos en ambas lenguas y el director asegura que "cuando Maitland habla en castellano parece de Córdoba" por lo que cecea.

A Julián Fuentes le interesaba mucho "traerlos al otro lado del planeta. No se creían que en España la mayoría de la gente no habla inglés, así que me parecía positivo que hicieran esa inmersión cultural". Pero no siempre predomina la lengua de aquí: el madrileño Iván Arroyo -escenógrafo y técnico de luces- charla en inglés durante el ensayo con Mia, que está sentada en el otro extremo de la mesa, controlando las proyecciones.

Por Sástago, Bujaraloz y Tobed

Aunque el ensamblaje del espectáculo se hace en la población que hace un par de años acogió amorosamente a ABC Danza, el grupo ha recorrido otros lugares de Aragón grabando imágenes que se proyectan en "Bridging puentes".

"Lo grabado es un homenaje a esta tierra nuestra. Hemos tomado imágenes del puente de Sástago, que es muy monumental y bonito; de las saladas de Bujaraloz, un desierto de sal que es fantástico; y en Tobed, un pueblo precioso. El parque de Mularroya es un sitio muy verde y bien cuidado, de esos en los que piensas 'qué bien se está!", detalla Julián Fuentes.

Esas imágenes son el contrapunto a otras que grabaron en Australia. "Aquello no es precisamente la alegría de la huerta, es un lugar raso y seco. Aragón y Australia tienen un punto de conexión, que es la necesidad del agua", comenta.

Madrugón y pasta para comer

La rutina de ABC Danza y Corazón de Vaca comienza cada día a las siete de la mañana. Caitlin, Mia y Maitland se alojan en Villanueva. "La gente es muy amable y simpática", asegura Caitlin, a la que Zaragoza le ha parecido "preciosa". Los primeros días no hubo ensayos porque, con el 'jet lag', los cuerpos no estaban al cien por cien. Julián aprovechó para llevarlos a ver el Pirineo y "fliparon".

Julián, la bailarina Lucía Reula y el resto de los "locales" se trasladan desde Zaragoza cada mañana. Apolo Ruiz de la Hermosa, un maño que da clases de aikido en el gimnasio Kenshin de Zaragoza, ejerce de preparador físico del grupo. Conocía a Julián "desde que éramos pedugos", recuerda, pero "cada uno ha tenido su línea laboral y ahora nos hemos juntado otra vez". Su amigo el director bromea y asegura que lo ha "engañado como a un chino", porque al final lo ha puesto también a bailar en la función. Dice que le interesa mucho aplicar el movimiento de las artes marciales a la danza.

Hacen dos horas y media de trabajo físico, pausa y el ensayo propiamente dicho en la sala Capitol. A las doce, paran a comer y luego siguen ensayando hasta las tres. "Llevamos horario guiri", dice Julián, porque es difícil rendir en cuanto el calor aprieta.

Su comedor está en el centro cívico Unión Villanovense. Cristina Almudévar, la encargada de la cafetería, dice que, hasta ahora, "todo les ha parecido estupendo. Me dijeron que les diese hidratos y ensalada, así que están a base de pasta y arroz. Pero hoy les he puesto un poco de carne en la salsa". Cuenta que "todos son muy amables, pero hay una australiana (Caitlin) que es simpatiquísima".

Julián Fuentes está encantado con Villanueva y su gente: "Este proyecto no se podría haber hecho sin el apoyo total de Villanueva. Es extraordinariamente raro tener tantas facilidades".

Etiquetas