Despliega el menú
Ocio y Cultura

ANIVERSARIO DEL 2 DE MAYO

Madrid retrocede a los albores de la Guerra de la Independencia

Una muestra comisariada por Arturo Pérez Reverte rememora desde hoy los primeros levantamientos contra los franceses. La figura de Goya y sus dibujos ilustran parte de esta exposición, que se podrá visitar hasta el 28 de septiembre.

La muestra "Madrid, 2 de mayo 1808-2008, un pueblo una nación", comisariada por el escritor Arturo Pérez-Reverte, se abre hoy al público en el centro Arte Canal de Madrid (donde permanecerá abierta hasta el 28 de septiembre). Esta exposición propone al espectador un viaje sensorial al pasado para revivir las primeras horas del levantamiento del pueblo madrileño ante las tropas napoleónicas.

Imágenes, luz, sonido y olores son los protagonistas de esta exposición, dividida en siete ámbitos que permitirán al visitante vivir en primera persona todos los acontecimientos que tuvieron lugar en las calles de Madrid aquel 2 de mayo de 1808.

Las instalaciones del centro Arte Canal se transforman por completo hasta lograr la atmósfera agobiante y el ambiente guerrero que instauraron las gentes del pueblo de Madrid al verse atacadas por el enemigo.

A través de colores, se va marcando al espectador cómo fue el devenir de los hechos. Así, un escenario de color crudo muestra los antecedentes del levantamiento, cuando Napoleón Bonaparte, que dominaba la mayor parte de Europa, pretendía sustituir a la familia real española por su hermano José Bonaparte, hecho que provocó que los madrileños salieran a la calle para impedirlo.

El amarillo de bajo tono ilumina la insurrección del pueblo cuando supo que los últimos miembros de la familia real estaban siendo sacados de palacio a la fuerza, algo que originó que los ciudadanos se echaran sobre los carruajes para evitar su salida de Madrid. Momentos después comenzó la ofensiva francesa, en la que las tropas dirigidas por Murat iniciaron la represión para restablecer el orden en Madrid.

Bajo el color naranja, el visitante puede introducirse en la guerrilla urbana que luchó con navajas, escopetas, trabucos e incluso con tejas y agua hirviendo.

El rojo traslada al espectador al último reducto, el parque de Monteleón, donde se habían atrincherado paisanos con los capitanes Daoiz y Velarde.

Los últimos pabellones de la exposición, de color morado y negro, muestran el paisaje de la batalla y la memoria de los caídos. En el último se rinde homenaje a los 409 muertos españoles cuya desaparición tuvo como consecuencia el inicio de la Guerra de la Independencia.

Viaje virtual

Los visitantes de la muestra han de comenzar su viaje virtual en un cubo exterior que, en pantallas de más de ocho metros de altura, reproduce imágenes que enseñan el ambiente previo al levantamiento.

La exposición cuenta con piezas originales y reproducciones de distintos objetos de la época que provienen de distintos museos españoles y franceses: Musée de l'Armée, Musée de l'Empire, Museo Naval, Museo Lázaro Galdiano, Museo de la Historia de Madrid o Museo del Ejército.

Todos estos elementos se combinan con imágenes, olores, sonidos y maniquíes que recuerdan lo sucedido, entre ellos la figura del pintor aragonés Francisco Goya, tras la cual se proyectan algunos de sus dibujos sobre la revuelta.

Sentimiento de nación

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, presentó ayer la exposición como una "magnífica recreación de una jornada muy importante para Madrid en la que los españoles, además de sacar a la luz ese sentimiento latente de pertenencia a una nación, también tomaron conciencia de que esa nación les pertenecía".

"Los españoles tomaron conciencia de que la nación era la suma de sus voluntades, que en aquellos momentos se manifestaba en su designio de no tolerar el yugo extranjero y de luchar con todas sus fuerzas por sacudírselo", añadió Aguirre.

A su juicio, la exposición es una oportunidad de comprender por qué muchos de nuestros antepasados "lucharon casi sin armas y sin organización contra la más poderosa máquina bélica de la época".

La presidenta de Madrid aseguró que los madrileños están orgullosos de que su fiesta sea el 2 de mayo, puesto que es una fecha que significa mucho para la capital y para España. Consideró que fue "un gran acierto" de sus antecesores en el cargo, especialmente de Joaquín Leguina, haber elegido esa fecha para celebrar el día de la Comunidad.

Lección de dignidad y decencia

Por su parte, el comisario de la muestra, Arturo Pérez Reverte, destacó que el levantamiento del 2 de mayo "no fue un alzamiento masivo de toda una nación" sino que en un principio se sublevaron los rufianes, los humildes y los pobres, dando "una lección de dignidad y decencia".

El escritor anunció que cuatro periódicos de tirada nacional ("El País", "ABC", "El Mundo" y "La Razón") han realizado una edición especial para el día 3 de mayo en la que se cuenta cómo ocurrieron los hechos de la noche anterior, todo ello apoyado con imágenes, algunas de ellas de Goya.

Reverte también indicó que el diseño de la exposición es obra de Félix Murcia (premio Nacional de Cinematografía y ganador de cinco Goya) y que el diseño gráfico es de Manuel Estrada.

Etiquetas