Despliega el menú
Ocio y Cultura

PATRIMONIO-ARAGÓN

Las fachadas del Pilar estarán restauradas y libres de andamios el 11 de junio

El Gobierno de Aragón destina 99.000 euros a recuperar las campanas de la Torre Alta.

Las obras de restauración de la basílica del Pilar ya tienen su Día D: el próximo 11 de junio. Será entonces, apenas 72 horas antes de que se inaugure la Exposición Internacional, cuando se presente a los zaragozanos el resultado de los trabajos que se han realizado en los últimos meses. Y, especialmente, la nueva iluminación nocturna del edificio, mucho más respetuosa con el patrimonio que guarda.

El vicepresidente de Aragón, José Ángel Biel; el consejero de Política Territorial, Justicia e Interior, Rogelio Silva; y el arzobispo de Zaragoza, Manuel Ureña, firmaron ayer un convenio por el que el Gobierno regional se compromete a aportar 99.000 euros para la recuperación de las campanas de la Torre Alta de la basílica (la que da a la plaza y está más cerca de San Juan de los Panetes). Paralelamente, se está trabajando en las fachadas exteriores del edificio y en la otra torre que da a la plaza, y cuyas campanas -entre ellas la que se ubicaba en la Torre Nueva, y que es del municipio- también se van a restaurar.

Ante esta situación, y con más de 150 personas trabajando permanentemente en las obras, la duda es patente. ¿Se llegará a tiempo? ¿Habrán desaparecido los andamios cuando se inaugure la Expo? Ayer, Manuel Ureña lo veía claro. "He tenido una reunión con el arquitecto y otra con el propietario de Horcona, la empresa constructora que está realizando las obras, y los dos me han confirmado que se va a llegar a tiempo. Es palabra de hombre -dijo-. Creo que los zaragozanos se van a quedar muy sorprendidos, porque van a ver 'otro' Pilar". Para ello, se está trabajando a ritmo febril. "Con este convenio se cierra el círculo -subrayaba José Ángel Biel-. Nosotros lo que queremos es que el Pilar sea cada día más espléndido". Y al vicepresidente aún le quedaban ganas de bromear: "Porque cuando pasen las polémicas (en referencia al trasvase y a Gran Scala) el Pilar seguirá estando ahí, en su sitio".

El año pasado el Gobierno de Aragón realizó una aportación de de dos millones, dinero con el que se está terminando la restauración de las fachadas según el proyecto elaborado por el arquitecto Teodoro Ríos, centrándose en la consolidación, limpieza y reposición de los ladrillos dañados. También se está interviniendo directamente en la Torre Baja, de la que ya se ha restaurado el chapitel, y donde muy pronto se empezarán a desmontar los andamios.

Asimismo, el pasado año el Ejecutivo autónomo firmó un convenio por el que aportaba otros 360.000 euros para la mejora de la iluminación exterior de la basílica, una actuación que tiene un coste total de 1.200.000 y que cuenta con la participación de Endesa e Ibercaja. Será este nuevo sistema de iluminación el que se presente al público el 11 de junio.

Etiquetas