Despliega el menú
Ocio y Cultura

CINE

Los libaneses no podrán ver el filme de animación "Persépolis"

Según fuentes gubernamentales, la Seguridad Nacional libanesa decidió vetar la película "para no irritar al integrismo", en referencia velada al grupo chií Hizbulá, de tendencia pro iraní.

Las protestas se han intensificado en el Líbano tras la prohibición por la Seguridad Nacional del filme franco-iraní "Persépolis", que relata el deterioro de las condiciones de vida en Irán bajo el régimen de los ayatolás.

El ministro libanés de Cultura, Tarek Mitri, después de protestar contra la prohibición, anunció su intención de "combatir" hasta obtener la supresión del veto sobre esta película de animación de la iraní Marjane Satrapi. "Lucharé para que se suprima la prohibición", declaró Mitri al periódico "L'Orient-Le Jour", y aseguró que "Persépolis" no puede ser censurada ya que no vulnera ninguno de los criterios en vigor para tomar dicha medida.

Entre estos criterios, señaló "incitar a las disensiones confesionales, atentar contra las buenas costumbres o la autoridad del estado o favorecer la propaganda israelí".

Recientemente, el ministro luchó para obtener la supresión de una medida similar tomada por la Seguridad Nacional contra una pieza de teatro de Rabieh Mroue, un dialogo entre milicianos durante la guerra civil libanesa.

Por su parte, los artistas libanesas se declararon "sorprendidos" y "decepcionados" por la prohibición de la difusión de "Persépolis". "Las autoridades libanesas son campeonas en ser más papistas que el papa", declararon al mismo diario los cineastas Jaled Muzannar y Nadin Labaki.

Según fuentes gubernamentales que pidieron no ser identificadas, la Seguridad Nacional decidió vetar la película "para no irritar al integrismo", en referencia velada al grupo chií Hizbulá, de tendencia pro iraní. Sin embargo, pese a las protestas de las autoridades de Teherán, "Persépolis" fue proyectada en Irán, aunque con algunos cortes.

Muzannar agregó que "todo el mundo sabe por qué el filme fue prohibido, es una reacción tercermundista". "Creíamos que después de la salida de los sirios del Líbano (en 2005) ya no habría este problema", añadió, en alusión a que el jefe de la Seguridad Nacional es una persona cercana a Hizbulá.

Por su parte, la artista Nidal Ackhar dijo "no comprender" la medida tomada por dicha institución. "(Persépolis) es la historia de una joven que atraviesa los cambios sociopolíticos que tienen lugar en su país, a través de cuatro generaciones. Es el punto de vista de una mujer, de una artista que además cree que la revolución era normal y tenia que llegar", expresó Ackhar.

Hasta aeste miércoles, "Persépolis" estaba disponible en el "blog" del "L'Orient-Le Jour", pero desde primeras horas de la noche fue imposible descargar la película y el diario se pregunta si eso se debe también a la censura.

Las copias piratas en DVD de "Persépolis" se venden en los barrios sur beirutíes, de mayoría chií, y en los campamentos de refugiados palestinos a 2 dólares.

Etiquetas