Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

TERRORISMO

Rubalcaba: "Ha habido demasiadas declaraciones"

No ha habido apenas un día, desde que José Luis Rodríguez Zapatero afirmó que los movimientos de la izquierda abertzale no serían "en balde", en el que su nuevo vicepresidente primero no se haya afanado en calmar los temores del PP.

No ha habido apenas un día, desde que José Luis Rodríguez Zapatero afirmó que los movimientos de la izquierda abertzale no serían "en balde", en el que su nuevo vicepresidente primero no se haya afanado en la tarea de calmar los temores del PP ante un posible cambio en la estrategia antiterrorista. El ministro del Interior volvió ayer a la carga con un mensaje dirigido a múltiples frentes: la oposición, el PSOE y, también, la ilegalizada Batasuna que, según afirmó, "va de un sitio a otro y habla y habla" pero no ha sido capaz de producir "grandes novedades". "Que se muevan ellos, nosotros no tenemos que hacer nada -señaló-; por eso conviene estar tranquilos, firmes y perseverantes".

El número dos del Ejecutivo tuvo que hacer un verdadero esfuerzo pedagógico para frenar la avalancha de testimonios que apuntan hacia un fin de legislatura centrado en la desaparición de ETA y hacia la recuperación de algunas de las fórmulas ensayadas en el anterior proceso de paz, fundamentalmente, la de los contactos discretos con el mundo de la izquierda 'pro terrorista'. No solo es que dirigentes de este mundo, como Tasio Erkizia, hayan afirmado que existen "vías de comunicación" con los socialistas o que el PNV afirme que nunca se han roto los canales de comunicación, sino que, en el PSOE y el Gobierno, dirigentes como José Blanco o Trinidad Jiménez se han lanzado a difundir la delicada idea de que la desaparición de la organización terrorista está próxima.

La ocurrencia de los 15 portavoces para explicar lo que hace el Ejecutivo ha acabado convertida en un arma peligrosa. "Ha habido declaraciones, muchas, demasiadas ", rumió Rubalcaba en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Lo único cierto de todo, conforme a su versión, es que en el mundo de Batasuna y ETA se ha abierto un debate sobre cuáles deben ser sus pautas de actuación, pero nada que permita modificar la situación de ilegalidad en la que se mantiene la organización. Ni eso ni lo contrario. Porque el vicepresidente también rechazó, de manera implícita, que sea preciso endurecer las exigencias incluidas en la Ley de Partidos para la ex formación política vuelva a las instituciones.

Seguimiento del pacto PP-PSE

Mientras tanto, el PP solicitó la convocatoria "urgente" de la comisión de seguimiento del pacto PP-PSE, para aclarar si hubo contactos entre miembros socialistas con la izquierda abertzale, ya que, si es así, supondría una "violación grave" del pacto de ambas formaciones. Por su parte, los socialistas vascos desmintieron "tajantamente" cualquier reunión entre miembros de su partido con dirigentes de Batasuna.

Por otro lado, el Gobierno no se plantea dudas sobre la idoneidad de que el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, declare como testigo pedido por la defensa de Arnaldo Otegi ante la Audiencia Nacional. "¿Qué va a decir? ¿que no va? Le han mandado una citación y cuando a alguien le citan tiene que ir; se llama colaboración con la justicia", espetó Rubalcaba.

Etiquetas