Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

FUERZAS ARMADAS

Rubalcaba ejerce de presidente en Afganistán

Hasta hoy, solo el titular de Defensa, el jefe del Ejecutivo o a la Familia Real habían felicitado la Navidad a las tropas.

Rubalcaba ejerce de presidente en Afganistán
Rubalcaba ejerce de presidente en Afganistán
KOTE RODRIGO/EFE

Omnipresente. También en Afganistán. Tras gestionar estos días, y en primera persona, la crisis aérea o las medidas anticrisis y participar en los principales mítines del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba se convirtió ayer en el primer vicepresidente en viajar a una misión internacional para felicitar a las tropas por Navidad, una visita ya tradicional y que hasta ahora, por su significado, estaba reservada al presidente del Gobierno, al titular de Defensa o a la Familia Real.

Desde Vicepresidencia se insistió en que el motivo de viaje sorpresa era cumplir el "viejo sueño" del entonces solo ministro del Interior de conocer de primera mano el trabajo de los 45 guardias civiles desplegados en la misión de la OTAN, especialmente tras el atentado talibán que el 25 de agosto costó la vida a los agentes José María Galera y Abraham Leoncio Bravo y al intérprete Ata'ulláh Taefy Kalili, mientras instruían a los futuros policías afganos.

Pero lo cierto es que Pérez Rubalcaba no fue solo a ver a los funcionarios del Interior. El vicepresidente primero ejerció de presidente in pectore: revista a las tropas en las bases de Herat y Qala-i-Naw, arengas ante buena parte de los 1.521 militares españoles encuadrados en la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), visitas a hospitales, presentaciones de armamento y entrevistas con las principales autoridades militares y civiles, incluida una reunión con el gobernador de la provincia de Badghis, donde se concentra el grueso del contingente, Dilbar Jan Arman. Y todo ello en apenas siete horas.

Pérez Rubalcaba llegó al árido país asiático en secreto (por motivos de seguridad) y junto a la cúpula del Interior, incluidos sus dos hombres de confianza: el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, y el director de las fuerzas de seguridad, Francisco Velázquez. Pero también se hizo acompañar de algunos de los máximos responsables del Ejército, entre ellos el jefe de Estado Mayor de la Defensa (Jemad), Julio Rodríguez, comitiva habitual de Rodríguez Zapatero en las visitas a las tropas en el extranjero.

"Seguridad y libertad"

En loor de multitudes -Rubalcaba se hizo fotos con varios cientos de militares y guardias civiles- cumplió con el ritual de felicitar la Navidad a las tropas. Eso sí, lo hizo también en nombre de Rodríguez Zapatero y de don Juan Carlos.

Entre café y café y charlas informales, el vicepresidente quiso en Herat dejar clara desde el principio la importancia que el Gobierno da a esta misión que en enero cumplirá nueve años. "La seguridad y la libertad de Afganistán es también la seguridad y la libertad de los españoles", apuntó. "Estamos profundamente agradecidos y orgullosos de que seáis nuestros compatriotas. Vuestra fama os precede", señaló ante los mandos y la tropa, antes de agradecerles su "durísimo trabajo".

Pero el centro de este viaje fue Qala-i-Naw, la mayor base de España en Afganistán y donde trabajan un millar de militares en los planes de reconstrucción y seguridad de la zona. Fue una visita emotiva a la nueva base Rui González Clavijo, inaugurada solo días después de que en las antiguas instalaciones murieran los dos guardias y el intérprete. Pérez Rubalcaba se reunió con los compañeros de los fallecidos. A ellos le explicó que durante el encuentro con el gobernador le exigió que "apriete" en la investigación sobre el atentado para que todos los cómplices del asesino terminen en la cárcel.

También visitó el nuevo hospital de Badghis, construido gracias a la cooperación española en esta provincia, en la que ya se han invertido 160 millones de euros.

Homenaje

Pero sin duda el momento más emotivo fue el homenaje a los caídos en la misión de la ISAF, 94 fallecidos, la mayor cifra de bajas en los veinte años de presencia de las Fuerzas Armadas en el extranjero. "Ellos fueron más allá del cumplimiento del deber. Son los mejores y no los vamos a olvidar", garantizó Pérez Rubalcaba al millar de militares con los que almorzó, a los que recordó que "esta es la misión más importante y más difícil" a la que nunca se hayan enfrentado las tropas españolas.

El vicepresidente hizo suyas las palabras de Zapatero hace un mes ("no hemos venido para quedarnos"), pero prometió que el contingente no se marchará hasta no ver su "misión cumplida": impedir que el país vuelve a caer en las garras de Al Qaeda. "No podemos permitirnos que, una vez nos vayamos, Afganistán vuelva a ser un país que exporte odio y terror. La seguridad de Afganistán es también la nuestra", apostilló.

Etiquetas