Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

EDUCACIÓN

PISA dice que las barreras socioculturales en educación no son insoslayables

En la evaluación de la OCDE del 2009, que indica qué estudiantes están más capacitados para el futuro, los escolares de Finlandia y Corea del Sur alcanzaron los mejores resultados en conocimientos científicos, matemáticos y comprensión lectora.

Las barreras socioculturales no constituyen un factor insalvable para que un país obtenga un buen rendimiento educativo, según dijo en Londres Andreas Schleicher, responsable del último informe del Programa de Evaluación Internacional de los Estudiantes (PISA).

En la evaluación de la OCDE del 2009, que indica qué estudiantes están más capacitados para el futuro, los escolares de Finlandia y Corea del Sur alcanzaron los mejores resultados en conocimientos científicos, matemáticos y comprensión lectora.

También lograron buenas posiciones Hong Kong-China, Singapur, Canadá, Nueva Zelanda y Japón en dicho informe, que mostró las conclusiones de un test de dos horas al que se sometieron medio millón de alumnos de 15 años de 74 países de la OCDE y otras economías.

"Una parte muy importante del programa es determinar si los alumnos son capaces de extrapolar sus conocimientos a entornos nuevos y extraños", afirmó Schleicher.

El autor del documento recordó que la idea del PISA versaba "básicamente en ver lo que se puede conseguir en materia de educación y observar lo que se hace en otros países".

Este programa supervisa desde el 2000, y cada tres años, los sistemas educativos de esos países con el fin de promover la reflexión de los participantes respecto a sus políticas y objetivos educativos.

"Un principio básico del PISA es que no nos fiamos tan sólo de un único enfoque, sino que tenemos en cuenta diversos factores para sacar conclusiones", explicó el director de indicadores y análisis educativos de la OCDE, para el que "el gran secreto es siempre lo que ocurre dentro de las aulas".

De estas conclusiones se deduce también que aunque la mayoría de estudiantes que obtuvieron un bajo rendimiento procedían de entornos desfavorecidos, otros lograron sobresalir, "lo que demuestra que es posible superar las barreras socioeconómicas".

El hecho de que la provincia china de Shangai, que participó por primera vez y logró la primera posición en comprensión lectora, demostró, según Schleicher, que la "cultura no es el factor más determinante" para definir los resultados.

En el caso del Reino Unido, "la disciplina es un desafío pendiente" en este país, así como "la relación profesor-alumno", dijo.

En cuanto al sistema educativo español, éste se mueve "en la dirección adecuada" con respecto a hace tres años, aunque el rendimiento escolar en general no logró alcanzar los resultados de la evaluación del programa en el 2000, según indicó, por su parte, Michael Davidson, analista de educación de la OCDE.

España, un país que se sitúa en general "estadísticamente por debajo de la media de la OCDE", de acuerdo con el documento, registró su mayor cambio en "comprensión lectora" de los participantes y, en cambio, apenas mostró variaciones en las conclusiones relativas al rendimiento en matemáticas frente a otros test.

"Comparado con el 2000 y con la última valoración, el rendimiento (en capacidad lectora) en el 2009 es bajo, pero es mayor que el registrado en la evaluación previa (del 2006)", explicó este experto.

A un nivel global, Davidson concluyó que "frente al año 2000 (España) no muestra un buen resultado, pero al menos la tendencia se mueve ahora en la dirección adecuada comparada con el 2006. Ha dado la vuelta, con lo que el rendimiento se encuentra ahora un paso por delante, y eso es una buena señal".

Otros participantes que realizaron progresos sobre la capacidad lectora de sus alumnos de forma notable fueron Chile, Israel y Polonia, pero también Portugal, Corea, Hungría y Alemania.

Por otro lado, México, Turquía, Grecia, Portugal, Italia y Alemania registraron rápidas mejorías mientras que en ciencia destacaron Turquía, Portugal, Corea, Italia, Noruega, EEUU y Polonia.

En base a esto, se detectó también que las niñas leen mejor que los niños en todos los países y que los países donde los alumnos repiten curso con mayor frecuencia, como es el caso de España, Bélgica, Francia, Luxemburgo y Portugal, obtienen peores resultados en general, y en ellos se detectan las mayores diferencias entre niños de entornos familiares pobres y otros más acomodados.

Por primera vez, este informe tuvo en cuenta las capacidades de los estudiantes para leer, entender y utilizar textos digitales.

Etiquetas