Despliega el menú
Nacional
Suscríbete

PAÍS VASCO

Miles de personas apoyan una marcha aberzale en Bilbao que culmina en ataques al PNV

Marlaska había permitido la manifestación, pero prohibió que miembros de ANV tomaran la palabra.

Miles de personas secundaron la marcha convocada este viernes por la autodenominada izquierda aberzale que, bajo el lema 'Stop al Estado de excepción. Autodeterminación para Euskal Herria', recorrió las calles de Bilbao en el primer día de la Semana Grande de la capital vizcaína. El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska, quien debía decidir sobre la legalidad de la convocatoria terminó por permitir la manifestación, aunque prohibió que miembros de ANV tomaran la palabra durante la lectura del comunicado final, que se sustentó en los ataques al PNV por su "sumisión" al Estado español.

Antes del comienzo de la marcha, a las 12.15 horas en la plaza Moyúa de Bilbao, miembros de las Ertzaintza procedieron a la identificación de los responsables de la convocatoria, así como de los que iban a leer el comunicado con el que se daba fin al acto. Tras comprobar que se cumplían los requisitos y tras advertir a los convocantes de que si intervenía en el acto otra persona diferente a la anunciada se incurriría en un delito y se producirían detenciones, los agentes permitieron el inicio de la manifestación.

Los convocantes de la marcha y el histórico dirigente de Herri Batasuna Tasio Erkizia encabezaron la manifestación que, con el lema 'Stop al Estado de excepción. Autodeterminación para Euskal Herria, recorrió las calles de Bilbao en el primer día de fiesta bajo la vigilancia de un fuerte dispositivo policial con seis dotaciones y un helicóptero de la Ertzaintza. Durante el trayecto se corearon lemas en favor de la independencia, de la ikurriña, de los presos de ETA y en contra de la bandera española y del PNV.

La marcha concluyó en el Ayuntamiento, en cuya balconada intervino el portavoz del colectivo de vecinos de Bilbao que el pasado martes convocaron una rueda de prensa en apoyo de la marcha, Iker Uriguen, quien arremetió contra el PNV por "rebajar" su Consulta hasta convertirla en una "simple encuesta" y "dejando claro que va a respetar la legalidad española". Por ello, acusó al Gobierno vaso y Aralar de ejercer "sumisión y rendir pleitesía al Estado español, reconociendo que su intención no es modificar el ordenamiento jurídico español".

De Loyola a la cárcel

Entre gritos contra el PNV y en apoyo de Batasuna, Uriguen aseguró que la izquierda abertzale "tiene determinación para defender todos los derechos de los ciudadanos de los siete territorios de Euskal Herria" y "por ello, a unos les han llevado de la mesa de Loyola a la cárcel, mientras a los sumisos del Estado les han llevado a la Presidencia de Petronor", en referencia a Josu Jon Imaz. También tomó la palabra Erkizia, quien advirtió que la izquierda aberzale está dispuesta a defender su propuesta y a poner "toda la carne en el asador para llevar a este país a un escenario democrático".

Tras la manifestación, la Consejería vasca de Interior, a través de un comunicado, afirmó que tanto el desarrollo de la manifestación como "todo lo acontecido los últimos días" demuestra que su planteamiento, al no prohibir la marcha, "era el correcto". Además, el Departamento que dirige Javier Balza exigió a los dirigentes del PP vasco -que solicitó en varias ocasiones la prohibición de la marcha- que mantengan "un mínimo de responsabilidad política a la hora de abordar el ejercicio de derechos fundamentales por parte de los ciudadanos".

En opinión del consejero, la actitud mantenida por los populares ha sido la contraria, ya que han intentado "poner constantemente en entredicho la labor del Departamento de Interior y las decisiones de la Ertzaintza en su calidad de policía judicial, en relación con la manifestación convocada para hoy en Bilbao". Balza afirmó que ambos dirigentes populares "se han empeñado en obstruir el ejercicio de un derecho fundamental, como es el de manifestación, por simple conveniencia política, sin aportar argumento legal alguno y en clara contradicción con las propias posturas del fiscal y del Juez de la Audiencia Nacional".

Marcha permitida, pero controlada

Horas antes de la marcha, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska estimó "proporcional no suspender la manifestación", pero daba las órdenes necesarias a la Ertzaintza para que identificara a los convocantes y a los que fueran a tomar la palabra en el acto. "Para el caso de que la presona que pretenda tomar la palabra en la citada alocución sea representante electo en las pasadas elecciones municipales o candidato de ANV, se le impedirá tomar la palabra, sin perjuicio de permitir el desarrollo" de la marcha, ordenó.

Igualmente, Grande-Marlaska requirió a la Ertzaintza que adoptara "las medidas necesarias para prevenir cualquier actividad delictiva y promueva la persecución de los delitos que pudieran cometerse, bien el quebrantamiento de la medida de suspensión de actividades de ANV, bien la materalización de un delito de enaltecimiento del terrorismo". Por último, y con el objeto de detectar posibles irregularidades, el juez instó también a la Ertzaintza, la Policía Nacional y a la Guardia Civil a que elaboraranm un informe sobre el desarrollo del acto.

Etiquetas